niega depender del partido de pablo iglesias

La fundación en la que trabajan dirigentes de Podemos se defiende enseñando las cuentas

El Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) al que pertenecen o han pertenecido los fundadores de la formación niega financiación ilegal de los gobiernos bolivarianos

Foto: Los dirigentes de Podemos durante el acto de proclamación de Pablo Iglesias como secretario general. (EFE)
Los dirigentes de Podemos durante el acto de proclamación de Pablo Iglesias como secretario general. (EFE)

El Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) para el que trabajaron como asesores de distintos países latinoamericanos Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa, Íñigo Errejón, Luis Alegre o Alberto Montero ha hecho públicas sus cuentas para desmentir las informaciones sobre la supuesta financiación de Podemos por parte de gobiernos bolivarianos. La fundación ofreció servicios de asesoría política al ejecutivo de Hugo Chávez desde su llegada al poder en 1999, así como a los procesos constituyentes de Bolivia y Ecuador y otros proyectos de “cooperación técnica internacional para el desarrollo”, aunque las cuentas que se han revelado pertenecen a los últimos tres años, todas ellas con un balance negativo.

La fundación cerró el ejercicio de 2011 con unas pérdidas de 182.500 euros, el de 2012 con un saldo negativo de 139.000 y el de 2013 de 2.100. Unas cifras que son el resultado de aplicar los gastos a los ingresos que ascendieron a 442.838 euros, 778.963 y 798.000 durante el trienio señalado. Según el comunicado de la entidad, esta ha destinado prácticamente el 100% de sus ingresos o rentas al cumplimiento de fines propios. Por tanto, aclaran que “no hay financiación ilegal, ni intento de fraude a las administraciones, ni mal uso de dinero público, ni lujos impropios de una entidad sin ánimo de lucro que se ha hecho a sí misma y que se precia de no haber dependido nunca de partido político alguno”.

En la actualidad, el responsable económico de Podemos, Alberto Montero, ejerce como vicepresidente de la fundación, mientras que Íñigo Errejón es uno de sus cinco vocales. Asimismo, Àngela Ballester, responsable del Área de Sensibilización y Cooperación y del Área de América Latina, pertenece a la ejecutiva estatal del partido.

Para el cumplimiento sus fines, CEPS ha contado tanto con financiación pública (AECI, Diputaciones, Ayuntamientos o Gobiernos autonómicos) como privada. Asimismo, sus responsables aseguran en el comunicado que han rendido cuentas desde su inicio a las entidades financiadoras y al Protectorado de Fundaciones, “al que como exige la norma le ha presentado todos los planes de actuación, memoria de actividades y cuentas anuales, así como elaborado y presentado los correspondientes libros contables”. Por último, añaden también que han atendido sus obligaciones con Hacienda y con la Seguridad social.

Pablo Iglesias, Sacha Llorenti, embajador bolivano en EEUU, y Pablo Bustinduy, ayer, en Nueva York. (EFE)
Pablo Iglesias, Sacha Llorenti, embajador bolivano en EEUU, y Pablo Bustinduy, ayer, en Nueva York. (EFE)

 

“Falsedades interesadas” y “daño interesado a la reputación”

La entidad sin ánimo de lucro, que se fundó hace ahora 15 años, ha informado que en sus filas no solo hay miembros ligados a Podemos, sino también a otras organizaciones políticas como el PSOE, IU y Compromís. Debido a ello, apuntan que no puede justificarse “el ataque continuo y el aluvión de difamaciones" por “el hecho de que algunos miembros de Podemos hayan pertenecido o pertenezcan a la Fundación CEPS, y que incluso hayan podido colaborar en proyectos que la entidad ha tenido o tiene en el exterior”. En este sentido, aclaran que se trata de “falsedades interesadas”.

Entre los años 2011 y 2013, CEPS ha contratado a un total de 52 personas. Colaboradores que eran desplazados al exterior acarreando “considerables gastos de seguros médicos, alojamientos, desplazamientos internacionales e internos, secretaría y gestión, entre otros”, argumentan. Información con la que quieren desmentir que ninguno de sus trabajadores se alojó “en instalaciones del Country Club (lujoso establecimiento en Caracas) como de forma gratuita e infundada” habrían afirmado algunos medios de comunicación.

“Desde la Fundación CEPS somos conscientes de la instrumentalización de nuestra entidad como un arma con la que tratar de debilitar a Podemos”, por lo que advierten que solicitarán rectificaciones y que tomarán medidas legales para preservar su honorabilidad. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios