las candidaturas del pp, fuera de cuentas

Continuidad forzada en Valencia y Murcia y dudas sobre el tándem Aguirre-González

Después del disgusto del CIS, en el PP esperan una primera remesa de candidatos para las municipales con mucha continuidad y algna sorpresa en Madrid

Foto: La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre (d), junto al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre (d), junto al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González

El barómetro del CIS da la razón a los dirigentes del Partido Popular alarmados con el retraso de Mariano Rajoy en decidir candidaturas fundamentales. Buena parte de su electorado sigue instalado en la abstención y la intención de voto cae al 27 por ciento. Visto el panorama, en la sede de Génova creen ahora que el parto se acerca (apuntan a  la semana próxima), reconocen que ya no queda tiempo para hacer cambios, que habrá mucha continuidad; pero dudan que sea completa en el caso de Madrid: Esperanza Aguirre más Ignacio González.

En fuentes del PP aseguran que no se han registrado movimientos internos sobre las candidaturas pendientes después de la Convención Nacional del último fin de semana de enero. El adelanto de los comicios en Andalucía a marzo les ha dado prioridad sobre las previsiones de las elecciones municipales y autonómicas. De hecho, Rajoy vuelve esta semana a la actividad de partido para presentar el sábado en Torremolinos las listas de los populares que encabezará Juan Manuel Moreno.

El presidente del Gobierno ha convocado para el día 16 la reunión del comité ejecutivo del partido correspondiente a este mes, cita también reservada para preparativos preelectorales. El hecho de que el tiempo apremie y que Rajoy tendrá que concentrarse después en el debate sobre el estado de la Nación de los días 24 y 25 de este mismo mes presenta la próxima semana como el único hueco que tendrá el jefe del Ejecutivo para despachar este mes su fallo sobre las listas. Febrero es el plazo que se fijó él mismo.

El presidente de la Generalitat de Valencia, Alberto Fabra. (EFE)
El presidente de la Generalitat de Valencia, Alberto Fabra. (EFE)

En Génova creen que la próxima semana podría haber alguna reunión del comité electoral que preside Alicia Sánchez-Camacho para aprobar una primera remesa de candidaturas, las más urgentes.

Los principales afectados por las dudas de su jefe (Esperanza Aguirre, Ignacio González, Alberto Fabra, Alberto Garre y Juan Vicente Herrera) siguen a la espera de la llamada oficial de última hora y “de los nervios” o “cansados de esperar”, según reconocen sus colaboradores.

Madrid es el problema más complejo para la dirección del PP. En Génova, después de poner todo tipo de pegas, empiezan a digerir que Rajoy termine por aceptar la pretensión de Esperanza Aguirre de presentarse como aspirante a la alcaldía de la capital. El argumento resignado es la obsesión compartida por todo el partido: es imprescindible reconciliarse con el electorado más fiel del PP, en Madrid la candidata preferida por ese sector es la actual presidenta del partido y la plaza no puede ser más clave para toda la formación.

La nueva teoría que añaden en medios del PP es que si Aguirre es al final la candidata a la alcaldía, la figura de Ignacio González al frente de la Comunidad sería un exceso de “continuismo”, y que es posible que Rajoy prefiera equilibrar ese cartel. Ahí entraría una figura nueva alejada del pasado y de las posibles salpicaduras del caso Gürtel. Por ejemplo, alguien como Cristina Cifuentes, con recorrido para encabezar en un futuro próximo al partido en Madrid.

En Castilla y León, el principal cambio que ha experimentado su presidente es que ya no repite que está pendiente de una conversación con Rajoy para saber si sigue o no. En fuentes del PP, en Génova y en el ámbito regional, dan por hecho que acatará las instrucciones de continuar, dado que no ofrece alternativa de recambio claro ni ha procedido a promover un heredero de consenso entre las distintas organizaciones provinciales.

El presidente de la Región de Murcia, Alberto Garre. (EFE)
El presidente de la Región de Murcia, Alberto Garre. (EFE)

En el caso de Murcia, el actual presidente de la Comunidad, Alberto Garre sigue sin convencer a la dirección nacional. Pero el único candidato alternativo, el consejero de Cultura Pedro Antonio Sánchez, está imputado por la Fiscalía provincial en un caso de presunta corrupción. En el PP dan por hecho que se librará de ese título, pero no antes de que empiece la campaña. Garre tiene todas las papeletas para encabezar la lista porque los populares no tienen rival en la región, según aseguran en medios del partido.

Una situación distinta es la de la Comunidad Valenciana. Fabra tampoco gusta en Génova, Rita Barberá se niega a dejar la alcaldía de Valencia y la opción del cambio que representaría la consejera Isabel Bonig es una apuesta arriesgada por la falta de tiempo para lanzar su candidatura la presidencia de la Generalitat. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios