El quién es quién en la guerra interna de Izquierda Unida y sus principales causas
  1. España
LA COALICIÓN SE JUEGA SU FUTURO

El quién es quién en la guerra interna de Izquierda Unida y sus principales causas

La guerra sin cuartel en el seno de IU en Madrid se ha extendido a nivel federal y amenaza con contagiar al resto de territorios. Su futuro pasa por la escisión

placeholder Foto: El líder de IU, Cayo Lara (EFE)
El líder de IU, Cayo Lara (EFE)

La guerra sin cuartel en el seno de Izquierda Unida en Madrid se ha extendido a nivel federal y amenaza con contagiar al resto de territorios. El efecto Podemos ha puesto contra las cuerdas al bipartidismo, pero también se ha dejado sentir con fuerza en IU, amenazada electoralmente por este partido y dividida en cuanto a la revisión de su estrategia para hacer frente al nuevo escenario político. Tender o no la mano a un Pablo Iglesias que ya ha rechazado cualquier tipo de pacto con todo aquello que se identifique con el concepto de “izquierda”, emprender o no un relevo generacional en los órganos internos de IU, y confluir o no con las plataformas ciudadanas Ganemos/Mareas y, de hacerlo, bajo qué condiciones.

La organización liderada por Cayo Lara atraviesa por su peor momento histórico desde su fundación en 1986. La inminente escisión en Madrid por parte del sector de Tania Sánchez, que “estará sí o sí en Ganemos” en contra de las últimas resoluciones federales, no es asimilable a otras rupturas previas de la coalición, como la de los ecosocialistas, encabezados por Inés Sabanés y que luego crearon Equo, o la de Espacio Alternativo, liderado por Jaime Pastor para posteriormente refundarse en Izquierda Anticapitalista, el sector más activo en la génesis de Podemos.

El espacio electoral de la izquierda se ha achicado con la omnipresencia de Podemos y una fuga interna hacia esta organización o hacia la nueva política que defiende Ganemos en los municipios pondría en grave riesgo la supervivencia de las siglas IU. Siguiendo con la moda de comparar el escenario político griego con el español, el futuro de IU, la “izquierda real frente a la indefinición ideológica y el marketing de Podemos”, podría equiparase al del KKE, el partido comunista griego que ha caído en la marginalidad debido al auge de Syriza.

A las tesis lideradas por los candidatos madrileños, Tania Sánchez y Mauricio Valiente, se han sumado pesos pesados del partido, como el del diputado Alberto Garzón, candidato a las elecciones generales, los europarlamentarios Javier Couso y Marina Albiol, la secretaria de Programas, Marga Ferré,o el histórico Manuel Monereo, actualmente al cargo de las actividades formativas. Todos ellos cuentan con un respaldo más o menos explícito de José Luis Centella y el PCE, del que este último es secretario general.

Enfrente tienen a una buena parte de los militantes “de toda la vida”, como es el caso de los portavoces municipal y autonómicos de Madrid, Ángel Pérez y Gregorio Gordo, respectivamente, al número dos de Cayo Lara, Miguel Reneses, que ha decidido apartarse de la ejecutiva por sus “diferencias estratégicas” con Garzón, así como a la mayor parte de la actual ejecutiva madrileña. Tanto en lo político como en lo personal han llegado a un punto de no retorno en el que admiten que la reconciliación con la vieja guardia, “el partido de Bankia” según su terminología, es irreconciliable. La misma impresión mantienen estos últimos.

De las tarjetas opacas a la querella de Tania Sánchez

Las acusaciones cruzadas y las piedras en las ruedas del contrario se han convertido en la norma, al igual que la instrumentalización de los conflictos internos para desprestigiarse mutuamente o cuando no para pedir directamente la dimisión de un compañero. Así, desde el sector liderado por Tania Sánchez se ha interpretado la filtración a la prensa del ‘caso Rivas’ como una puñalada interna. Asimismo, la querella interpuesta por el PP ante un supuesto trato de favor a la cooperativa de su hermano durante la época en la que ella y su padre eran concejales, se ha criticado como un revival del tamayazo. Pinza entre IU y PP para echarlos, puesto que el código ético de la formación impide a un imputado convertirse en candidato.

Desde el otro sector también interpretan la investigación interna del caso de las tarjetas VIP de Caja Madrid como una excusa para pedir su dimisión, al estar dirigida por Ramón Luque, secretario electoral y alineado con la rama rupturista, y al haber dimitido ya los tres consejeros de IU implicados: José Antonio Moral SantínyJosé Luis Acero. Sin embargo, la comisión de investigación se orientó hacia los que fueron coordinadores regionales del partido durante estos años, al entender que conocían el asunto y habían actuado como cómplices. Finalmente, se decidió la expulsión de parte de la vieja guardia, pero la ejecutiva madrileña volvió a ratificarlos en sus cargos. Como consecuencia, el sector crítico madrileño no reconoce a la ejecutiva saliente.

Mientras tanto, Tania Sánchez sigue haciendo precampaña sin siglas, ni símbolos, ni ningún otro referente estético que pueda asociarse a Izquierda Unida. El único lema es “recuperar Madrid”y los únicos símbolos son la bandera de la Comunidad de Madrid. Tampoco han elegido las sedes oficiales del partido para sus actos. Una situación que amenaza con explotar en los próximos días, en los que se dirimirá el futuro de IU. Eso sí, a Cayo Lara lo cogerá en Grecia, a donde se ha desplazado para apoyar a Alexis Tsipras, líder de Syriza, hasta la celebración de las elecciones griegas el próximo domingo.

Izquierda Unida Cayo Lara Tania Sánchez Alberto Garzón Noticias de Podemos
El redactor recomienda