Es noticia
Menú
El PP diseña una Convención Nacional con un desfile de barones pendientes de destino
  1. España
Fabra, garre, herrera y gonzález, en el aire

El PP diseña una Convención Nacional con un desfile de barones pendientes de destino

El PP diseña una Convención Nacional con desfile de barones autonómicos, incluidos los que no saben si estarán en las listas: Fabra, Garre, Herrera y González

Foto: Ignacio González, Alberto Fabra y José Ramón Bauzá, este lunes. (Efe)
Ignacio González, Alberto Fabra y José Ramón Bauzá, este lunes. (Efe)

Mariano Rajoy repite el proceso para poner de los nervios a los dirigentes de su partido en trance de saber si seguirán o no al frente de las candidaturas para las elecciones municipales y autonómicas de mayo. En la sede de Génova tienen ya diseñado un programa de la Convención Nacional del partido dando por hecho (tienen instrucciones) de que para el próximo viernes día 23, cuando arranque la asamblea anual, nada sabrán de las listas: ni los que aspiran a repetir ni los que quieren estrenarse ni los que quieren retirarse. El desfile de barones autonómicos será el habitual, como si no hubiera comicios este año.

Hasta la pasada semana había cierta expectación en el PP ante la posibilidad de que Rajoy se animara a adelantar algunos nombres de las candidaturas principales, como la correspondiente a la alcaldía de Madrid o la previsible confirmación de Ignacio González para la Comunidad. En clave regional o local, como la dirección del Partido Popular ha elegido la capital de España para celebrar la Convención Nacional (es más barato) y por deferencia con el PP de Madrid como anfitrión, en medios populares confiaban que se despejaran antes las incógnitas de sus propias listas.

La lógica de que convenía tener aclarado ese cartel electoral o que la asamblea podía aprovecharse para lanzar a los nuevos aspirantes, ya que tiene un contenido meramente programático, ha sido desechada. Rajoy quiere una Convención Nacional ordinaria, dedicada a hacer balance del pasado año, fijar objetivos para lo que queda de legislatura y elaborar un programa marco para los comicios municipales y autonómicos de mayo. Las candidaturas quedan para febrero, solo dos meses antes de que arranque la campaña oficial y aunque ya está nombrado el equipo para dirigirla.

En fuentes de Génova, además de confirmar que en la asamblea seguirán sin conocerse los nombres de los candidatos, aducen que no se pueden hacer distingos y anunciar sólo los de Madrid aunque el que tenga un papelón mayor será Ignacio González. Su caso no es el único ni el más complejo. No está mal visto por la dirección del partido, pero la decisión final depende de quién sea la candidata a la alcaldía.

González participará en el desfile de barones autonómicos en que consistirá buena parte de la asamblea. Del presidente de la Comunidad de Madrid para abajo, los demás tendrán la misma cuota de protagonismo. La situación más delicada se presenta en la Comunidad Valenciana, donde Alberto Fabra quiere repetir, pero en Génova no les convence su candidatura ni se decantan por alternativa alguna fuera de Rita Barberá (que se niega).

Algo parecido ocurre en Murcia con el presidente de la Autonomía Alberto Garre, elegido por su antecesor, Ramón Luis Valcárcel, para el cargo una vez que él se fue de eurodiputado a Bruselas. En Génova quieren renovación, otro candidato distinto, pero no abrir una crisis interna en uno de sus principales feudos.

El caso más peculiar es el del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el único que dice que no quiere repetir en los comicios. Así se lo comunica a todos los enviados de la dirección nacional para que se lo hagan llegar a Rajoy, pero el presidente del partido no quiere cambios en la región donde los pronósticos de repetir mayoría absoluta son más claros. Herrera no tiene un heredero claro ni incontestable y el PP en Castilla y León está tan provincializado como la Comunidad autónoma en su origen.

Elogios mutuos entre Esperanza Aguirre y Cospedal

Los cuatro barones con sus candidaturas en el aire pasarán el trago de la Convención sin saber qué puede decidir Rajoy sobre su futuro inmediato y tentados de hacer evidente su inquietud. Además, estará Esperanza Aguirre dispuesta a insistir en postularse para encabezar la lista a la alcaldía de Madrid pese al indisimulado rechazo del aparato nacional del partido.

Como si no pasara nada, la presidenta del PP de Madrid intercambió ayer elogios públicos y hasta casi personales (al oído) con María Dolores de Cospedal por sus discursos en las jornadas sobre Seguridad organizadas por el PP. La secretaria general tiene el encargo de Rajoy de hacer estos días las últimas consultas en el partido antes de que el comité electoral tome en febrero las decisiones pendientes sobre las listas.

Mariano Rajoy repite el proceso para poner de los nervios a los dirigentes de su partido en trance de saber si seguirán o no al frente de las candidaturas para las elecciones municipales y autonómicas de mayo. En la sede de Génova tienen ya diseñado un programa de la Convención Nacional del partido dando por hecho (tienen instrucciones) de que para el próximo viernes día 23, cuando arranque la asamblea anual, nada sabrán de las listas: ni los que aspiran a repetir ni los que quieren estrenarse ni los que quieren retirarse. El desfile de barones autonómicos será el habitual, como si no hubiera comicios este año.

Mariano Rajoy María Dolores de Cospedal Ramón Luis Valcárcel Ignacio González
El redactor recomienda