Es noticia
Menú
El militar referente de Podemos aprovecha sus arrestos para hacer proselitismo político
  1. España
partes de los mandos sobre el teniente segura

El militar referente de Podemos aprovecha sus arrestos para hacer proselitismo político

Al teniente Segura de Oro-Pulido le pierde su afición por el comentario político en los medios y en los cuarteles. Acaba de retomar su carrera de arrestos

Foto: El joven teniente Luis Gonzalo Segura (EFE)
El joven teniente Luis Gonzalo Segura (EFE)

Al teniente Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido, autor de la novela Un paso al frente, dedicada a denunciar la corrupción de la “casta militar”, le pierde su afición por el comentario político en los medios y en los cuarteles. Acaba de retomar su carrera de arrestos (interrumpida durante un mes) por un artículo sobre las Fuerzas Armadas ante el reto independentista en Cataluña, mientras en el Ejército se acumulan quejas y partes por la afición al proselitismo político demostrada en su última estancia en el establecimiento disciplinario militar de Colmenar Viejo.

El teniente Segura hizo “comentarios contra la bandera nacional, contra la institución militar y su organización”, además de “manifestaciones políticas de diversa índole y contra los militares que no le siguen el juego” durante su último mes de arresto (entre noviembre y diciembre). Así se aseguraba en el parte que dio un mando molesto con el activismo político de su compañero de armas, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Segura es el militar referente de Podemos por sus denuncias de presuntos casos de corrupción en las Fuerzas Armadas en que basa su libro. Sus principales dirigentes, como Pablo Iglesias, se solidarizan con Segura cuando le llegan los arrestos por acusar sin pruebas o expresar sus opiniones políticas (como si no perteneciera a las Fuerzas Armadas) en las televisiones y demás medios de comunicación que más atención prestan a la nueva formación.

En los informes internos sobre la estancia del oficial arrestado en la base de Colmenar Viejo queda constancia de los constantes conflictos que provocaba, una constante en su carrera. Un oficial le recriminó por aprovechar el campo de baloncesto, donde se reunía con personal de tropa, para adoctrinar a los soldados. El denunciante conminó a Segura a que dejara de “llenar de pájaros la cabeza” a esos mismos soldados “realizando afirmaciones contra el Estado y sus instituciones”.

El teniente no quería tratar con los demás oficiales que cumplían arrestos y solicitó ser trasladado al módulo de tropa. Como se le denegó la petición y no quería ni compartir el comedor, amenazó con dejar de comer. Al final fueron sus compañeros los que prefirieron dejarle solo en una sala aparte.

Los responsables del establecimiento disciplinario también registraron otra queja: su afición a “indisponerse en horas intempestivas, de forma que obligaba a una UVI móvil de Tres Cantos a desplazarse para un simple diagnóstico de dolor de cabeza y paracetamol cada ocho horas, provocando con ello un mal uso de los medios públicos con tal de llamar la atención”.

En La Tuerka con Monedero después de faltar a la cita del juez

En su blog, Segura daba una versión dramática de su estancia en el centro disciplinario, adonde fue conducido por orden del juez togado militar sin que le diera tiempo a recoger ropa y dinero. El teniente había faltado a una cita en el tribunal alegando que estaba enfermo, pero dos días después, resultó que aparecía en el programa de televisión de Juan Carlos Monedero (Podemos) en La Tuerka. Cuando a la semana siguiente se tuvo que presentar ante el mando para resolver una gestión sobre su destino se encontró con la orden del juez. No tenía preparada la maleta. El teniente se quejó después de falta de atención médica y de que le hicieran pagar las medicinas (paracetamol) que le recetaron contra su dolencia.

También en su blog y en declaraciones a varios medios como Público o la agencia Novosti, Segura ha disertado sobre el desafío independentista en Cataluña. Entre sus opiniones está la afirmación de que él no cumpliría una hipotética orden de intervención del Ejército, que tampoco lo harían los militares en su conjunto y que el separatismo es un problema político, no militar. Además, comentó que el triunfo de “un partido de izquierdas como Podemos” crearía “una tensión importante con la cúpula militar, ultraconservadora, sin ningún representante de esa formación”.

Esa afición del teniente a dar doctrina política es la que ha hecho al juez togado imponerle otro arresto, este de dos meses, que será el tercero en menos de un año. El oficial sigue esperando los últimos trámites para su expulsión de las Fuerzas Armadas y mantiene otro pleito con un antiguo socio que hizo una película sobre su libro.

Al teniente Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido, autor de la novela Un paso al frente, dedicada a denunciar la corrupción de la “casta militar”, le pierde su afición por el comentario político en los medios y en los cuarteles. Acaba de retomar su carrera de arrestos (interrumpida durante un mes) por un artículo sobre las Fuerzas Armadas ante el reto independentista en Cataluña, mientras en el Ejército se acumulan quejas y partes por la afición al proselitismo político demostrada en su última estancia en el establecimiento disciplinario militar de Colmenar Viejo.

Militar Juan Carlos Monedero Fuerzas Armadas
El redactor recomienda