el juicio, dentro de un año

La Infanta seguirá en La Caixa pese a la decisión de Castro de llevarla al banquillo

La infanta Cristina de Borbón tiene un año por delante para preparar su defensa de cara al juicio por el que se enfrentará hasta a cuatro años de cárcel

La infanta Cristina de Borbón tiene un año por delante para preparar su defensa de cara al juicio por el que se enfrentará hasta a cuatro años de cárcel como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales. La semana pasada pagó cerca de 600.000 euros en el Juzgado por la cantidad que le pedía la Fiscalía como partícipe a título lucrativo y en veinte días tiene que pagar 2,7 millones de euros como fianza de responsabilidad civil. Sin embargo, la hermana del Rey tiene una buena noticia: su situación laboral, a día de hoy, no será modificada.

Actualmente se encuentra en Ginebra (Suiza) donde ocupa el cargo de directora del Área Internacional para la Fundación La Caixa. El Código ético de la entidad no contempla las consecuencias por la imputación judicial de sus empleados, a quienes únicamente se les exige que actúen en buen nombre de la empresa.

La situación profesional de Cristina de Borbón no ha cambiado porque el juez de Palma la haya incluido en el auto de apertura de juicio oral, a pesar de que esta resolución judicial no es recurrible y la hija de Juan Carlos I tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados junto a su marido, Iñaki Urdangarín, y otras 15 personas, entre las que se incluye el expresidente balear, Jaume Matas.

Los abogados de la infanta recurrirán y aseguran que está "muy afectada"

Vídeo: Los abogados recurrirán y aseguran que está "muy afectada"

 

Fuentes jurídicas calculan que la vista oral podría celebrarse en el último trimestre de 2015 o en el primero de 2016. Mientras tanto, la infanta no puede hacer nada más que preparar su defensa. Aunque su abogado, Miquel Roca, haya anunciado que recurrirá el auto de apertura de juicio oral ante el Tribunal Supremo, diversas fuentes jurídicas señalan que ningún auto de apertura es recurrible y, por tanto, el Supremo debería inadmitirlo.

Por tanto, no será hasta la fase de cuestiones previas, ya en sesión plenaria y con la infanta sentada ante el tribunal en una vista pública, cuando sus abogados puedan solicitar la nulidad del juicio respecto de ella en aplicación a la 'doctrina Botín' del Tribunal Supremo, por la que queda impedido que un juicio prospere contra alguien por delito fiscal cuando el perjudicado, es decir la Agencia Tributaria, no acusa.

El juez José Castro. (EFE)
El juez José Castro. (EFE)

Castro no da validez a esta doctrina, respecto de la que considera que no ha fijado jurisprudencia y sostiene que aunque la Agencia Tributaria no se sienta perjudicada, “Hacienda somos todos” y por tanto cualquier ciudadano se puede sentir perjudicado, por lo que se debe admitir la única actuación de la acusación popular.

Si la Audiencia Provincial de Palma estimara la cuestión, el juicio quedaría en suspenso en caso que la acusación representada por Manos Limpias optara por recurrir ante el Tribunal Supremo. Sería el primer momento que el alto tribunal tocara el asunto y cuando tendría que confirmar si para la infanta es aplicaba la misma teoría que al fallecido expresidente del Banco Santander, Emilio Botín.

Todavía queda tiempo hasta que llegue esa situación por lo que las consecuencias penales y profesionales que pueda sufrir la infanta tras el juicio son todavía impredecibles.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios