CONTRATADO POR JAVIER COUSO

El hermano de Alberto Garzón, colocado como asistente de otro eurodiputado de IU

Nuevos dirigentes y viejas formas de hacer política. El joven diputado Alberto Garzón ya cuenta con un familiar directo ‘enchufado’ en un cargo de confianza a dedo

Foto: Eduardo Garzón en el marco de los Cursos de Verano de Torres en Jaén organizados por Universidad de Jaén y la Fundación Internacional Baltasar Garzón. (FIBGAR©)
Eduardo Garzón en el marco de los Cursos de Verano de Torres en Jaén organizados por Universidad de Jaén y la Fundación Internacional Baltasar Garzón. (FIBGAR©)

Nuevos dirigentes y viejas formas de hacer política. El primer candidato confirmado a las primarias de Izquierda Unida, el joven diputado Alberto Garzón (Logroño, 1985), ya cuenta con un familiar directo ‘enchufado’ en un cargo de confianza del parlamento europeo: su hermano Eduardo Garzón Espinosa, tres años menor. Economista, investigador y miembro del Consejo Científico de Attac España, Garzón es, desde mayo, uno de los cuatro asistentes locales fichados por el eurodiputado de IU, Javier Couso.

Licenciado en Economía y LADE por la Universidad de Málaga y doctorando en Economía por la Complutense, entre otros méritos académicos, Eduardo Garzón omitía a este viernes en su currículo oficial -Garzón ha modificado su CV a raíz de la publicación de esta información por El Confidencial- su trabajo como asistente local del Parlamento Europeo al servicio de Couso. Un trabajo que sí reconoce la eurocámara en su lista oficial de asistentes y cuyo sueldo corre a cargo del Fondo de Asistencia Parlamentaria -21.379 euros mensuales- que cada eurodiputado puede emplear para contratar a sus asistentes. Fondos que en ningún caso se pagan de forma directa al eurodiputado al ser partidas presupuestarias bloqueadas y gestionadas por la institución.

El Parlamento europeo tiene 3.715 asistentes acreditados y 2.129 asistentes locales. Los primeros tienen su puesto de trabajo en uno de las tres sedes del Parlamento Europeo (Bruselas, Luxemburgo o Estrasburgo) mientras que, los segundos, categoría en la que está contratado Garzón, desempeñan su labor desde el país de origen del eurodiputado y han firmado con él un contrato de empleo de Derecho privado sujeto a la legislación del Estado de que se trate.

Javier Couso, hermano de José Couso, y su madre. (EFE)
Javier Couso, hermano de José Couso, y su madre. (EFE)

Garzón no es, sin embargo, el único joven cachorro de IU que ha entrado dentro de esta categoría que permite cargar al Parlamento europeo las nóminas de gente cuyo principal trabajo se desarrolla en las sedes nacionales de cada partido. Con él, han sido fichados también otros dirigentes de la misma corriente interna que encabeza Alberto Garzón como Lara Hernández García (Madrid, 1986), responsable de Convergencia de IU y asistenta parlamentaria, también, de Couso, o Clara Alonso Jiménez (Córdoba, 1984), miembro de la Comisión Ejecutiva Federal, máxima responsable de la secretaría de Comunicación Interna del partido y asistente local de la eurodiputada Paloma López Bermejo. En total, los cinco eurodiputados de IU cuentan con 9 asistentes acreditados en Bruselas frente a los 16 asistentes locales que trabajan para ellos desde España.

El salto de Couso a la política institucional fue motivado por la “ilusión” que despertó en él un documento sobre regeneración democrática impulsado por Garzón y José Luis Centella, como reconocería él mismo al hacer pública su candidatura al Parlamento Europeo. Alberto Garzón se convertiría desde entonces en su padrino político, arropándolo en los actos electorales y convirtiéndolo en caballo de Troya para forzar la “necesaria renovación de IU” que clamaban las nuevas generaciones del partido de corte más quincemayista.

El relevo generacional en IU y el anuncio de Cayo Lara de que no será candidato en 2015 comenzó a producirse, precisamente, a raíz de las elecciones europeas. La corriente liderada por Garzón había acertado en su diagnóstico y la cúpula se vio en la obligación de darles entrada en la ejecutiva federal. Alberto Garzón y Clara Alonso adquirieron así importantes responsabilidades internas, al tiempo que, desde Bruselas, se compensaba con sueldos europeos a los mayores exponentes de esta nueva corriente que pisa con fuerza en IU.

'Liberados políticos’ con sueldo europeo

Pero Izquierda Unida no es el único partido que sigue esta pauta de endosar al parlamento europeo las nóminas de trabajadores del partido que desempeñan sus funciones a miles de kilómetros de Bruselas. En opinión de UPyD, esto supone algo parecido a la creación de “liberados políticos” a sueldo de la cámara.

Sesión parlamentaria en Estrasburgo. (EFE)
Sesión parlamentaria en Estrasburgo. (EFE)

El partido que más recurre a esta fórmula es Podemos, que cuenta con 9 asistentes acreditados y 21 asistentes locales. Le sigue el Partido Popular, con 38 asistentes en el parlamento y 16 que trabajan desde España aunque en este partido se da la paradoja, por ejemplo, de que el diputado Carlos Iturgaiz es el único que no tiene asistentes de ningún tipo.

El eurodiputado de Compromis, Jordi Sebastia, tiene hasta 6 asistentes locales en Valencia frente a los dos que le acompañan en su trabajo en Bruselas. El exconseller Ernest Maragall, de Nova Esquerra, cuenta, por su parte, con solo un asistente en el parlamento y 4 en Cataluña, al igual que su compañero de ERC, Josep María Terricabres.

El PSOE, en el otro extremo, es el partido que menos recurre a esta figura. Tiene 32 asistentes en Bruselas y solo uno en España. Los cuatro eurodiputados de UPyD disponen de 9 asistentes acreditados y 3 locales y los dos de Ciudadanos cuentan con 5 asistentes allí y 2 en España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios