El pequeño Nicolás iba a llevarse otros 10.000 € el mismo día de su detención
  1. España
habría engañado al dueño de la finca de toledo

El pequeño Nicolás iba a llevarse otros 10.000 € el mismo día de su detención

El Grupo IX de Asuntos Internos de la Policía Nacional intervino antes de que el chico consiguiera un nuevo pago de 10.000 euros por su supuesta intermediación

La presunta carrera delictiva del pequeño Nicolás se prolongó hasta el último minuto. El joven impostor había quedado el pasado 14 de octubre con el dueño de la finca de Toledo que se había ofrecido a vender con la supuesta ayuda de Moncloa y el CNI para solicitarle otros 10.000 euros. Sin embargo, el Grupo IX de Asuntos Internos de la Policía Nacional intervino antes de que se formaliza ese nuevo pago. El mismo día 14 por la mañana, a las 9.45 horas, un grupo de agentes interceptó al pequeño Nicolás cuando ya se disponía a visitar al presunto estafado para recoger esa cantidad. Así consta en el sumario del caso que instruye en estos momentos el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid, al que ha tenido acceso El Confidencial.

El propio dueño de la finca, Javier Martínez de Lahidalga, un jubilado de 73 años que trabajóen el sector de la banca, relató a los investigadores de la Policía las numerosas reuniones que había mantenido con el chico en esos días. Según explicó en sede policial, el joven le había hecho creer que era “asesor de la Vicepresidencia del Gobierno de España y se comprometió a ayudarle” en la venta de su inmueble, valorado en más de 20 millones de euros. Tras ganarse su confianza, Martínez de Lahidalga confesó que le pagó al chico 25.000 euros en concepto de adelanto por su supuesta labor de intermediación ante las altas instituciones del Estado para agilizar el traspaso de la propiedad.

Asfixiado por las deudas

Sin embargo, el dueño de la finca explicó a los investigadores que, sólo unos días después, pidió al joven que le devolviera esos fondos ante el temor de que en lugar de ser un intermediario bien conectado fuera en realidad un simple estafador. El pequeño Nicolás accedió a devolverle 10.000 euros pero, “poniendo excusas continuamente”, se negó a entregar el resto. Según declaró la presunta víctima, el chico le aseguró que reintegrar por completo esos fondos habría sido una “deshonra para el Gobierno español”, que supuestamente era el último destinatario del pago.

La realidad era bien distinta. El pequeño Nicolás reconoció en su declaración en Comisaría que no pudo devolver todo el dinero porque se lo había gastado en sólo dos días, “ya que necesitaba pagar sus deudas pendientes, concretamente 10.000 euros en pagar el alquiler de coches con conductor a la empresa Cabify, aproximadamente 2.000 euros a un empresario y el resto en vida cotidiana”. La imagen de rico que se había inventado estaba asfixiándole lentamente.

Un último intento

Su situación era tan desesperada que, según detallan los investigadores en el sumario, intentó presuntamente sacarle más dinero a Martínez de Lahidalga el día antes de ser detenido construyendo un nuevo engaño aún más rocambolesco. El 13 de octubre, el chico convocó al dueño de la finca de Toledo en el exclusivo Hotel Villamagna de Madrid a la hora de la comida y le aseguró que esa misma tarde ambos iban a reunirse con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para abordar directamente la venta de la propiedad.

La supuesta reunión iba a tener lugar nada menos que en el domicilio particular de la dirigente del PP. Pero la cita, obviamente, no se produjo. Martínez de Lahidalga declaró en Comisaría que el chico simuló que recibía una llamada de Moncloa en la que le comunicaban que se había hecho demasiado tarde y que, lamentablemente, la reunión con Sáenz de Santamaría debía aplazarse.

El falso informe

El joven impostor puso en marcha a continuación la segunda fase de su plan. Le entregó a la presunta víctima un informe de 27 páginas sobre la venta de su finca que parecía haber sido elaborado por Vicepresidencia del Gobierno y el CNI. El documento, le aseguró el pequeño Nicolás, demostraba que sus gestiones ante las altas instituciones del Estado para agilizar la transacción estaban funcionando. Sin embargo, afirmó que para garantizar su total éxitonecesitaba urgentemente otros 10.000 euros.

Tras la petición, el pequeño Nicolás condujo a Martínez de Lahidalga a su domicilio en el centro de Madrid en uno de sus coches de alquiler. Los agentes de Asuntos Internos interceptaron al hombre antes de que subiera las escaleras del portal y le informaron de que estaba siendo víctima de un engaño. Con todo, los investigadores decidieron dejar en libertad al joven y esperar a la mañana siguiente para detenerle.

Eso fue lo que ocurrió, tal y como recoge el sumario, al que ha accedido El Confidencial. A las 9.45 horas del 14 de octubre, cuando el pequeño Nicolás ya estaba frente al portal Martínez de Lahidalga y se disponía a recoger otros 10.000 euros, fue detenido y conducido a la comisaría del Distrito de Chamberí. La trayectoria criminal del joven había terminado, aunque trató de estirarla hasta el último instante.

Policía Nacional Moncloa Caso del Pequeño Nicolás Familia Real Española Soraya Sáenz de Santamaría
El redactor recomienda