Es noticia
Menú
Ni el Rey ni Rajoy: Santamaría visita a las tropas españolas destinadas en Afganistán
  1. España
AMPLÍA SU PROTAGONISMO POLÍTICO

Ni el Rey ni Rajoy: Santamaría visita a las tropas españolas destinadas en Afganistán

Las tropas españolas destacadas en Afganistán se han encontrado esta mañana una sorpresa relativa, como es la visita de una alta autoridad del Estado en fechas

Las tropas españolas destacadas en Afganistán se han encontrado esta mañana una sorpresa relativa, como es la visita de una alta autoridad del Estado en fechas prenavideñas, y otra absoluta: no era el Rey ni el presidente del Gobierno como marca la tradición, sino Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta del Ejecutivo amplía su protagonismo político por delegación de Mariano Rajoy y se extiende también al área de Defensa.

Poco después del amanecer, la número dos del Gobierno, aterrizaba en la base de apoyo avanzado de Herat, donde está el grueso de los 450 militares españoles que permanecen en Afganistán después del repliegue oficial de la Operación de la OTAN en el país (Isaf). Estaba acompañada por el ministro de Defensa, Pedro Morenés; del Jefe de Estado Mayor, el almirante general Fernando García Sánchez, y demás altos mandos de las operaciones en el exterior.

Sáenz de Santamaría se estrena en funciones hasta ahora ajenas a su control al margen de la coordinación general del Gobierno. Aunque ya una de las primeras decisiones de Rajoy nada más llegar al poder fue colocar el Centro Nacional de Inteligencia bajo la tutela absoluta de Presidencia para que dejara de depender también de Defensa.

Vídeo: Soraya viaja a Afganistán

La vicepresidenta del Gobierno explicó que se encontraba de visita en Herat porque Morenés le había invitado hacía pocos días y que estaba muy agradecida ante la experiencia de poder comprobar en persona la gran labor de las Fuerzas Armadas en Afganistán. En concreto, se refirió al hospital que acababa de recorrer, “un ejemplo de solidaridad y del alto nivel de la Sanidad española, una de las mejores del mundo”. Allí había visto a Setara, la mujer afgana con la cara destrozada por su marido que los médicos españoles han reconstruido.

Sáenz de Santamaría, que no fue recibida con honores a su llegada a la base aérea, bajo mando oficial italiano hasta fin de este mes, se acercó después con el ministro a un montículo repleto de placas en memoria de la cuarentena de militares españoles muertos en aquellas tierras dentro de la misión desde 2005. Unidad por unidad y cambiando la fórmula para el recuerdo (atentado, accidente, caídos en combate o en acto de servicio) están los nombres de los oficiales, suboficiales, soldados y guardias civiles e intérpretes que se han dejado la vida en Afganistán.

La vicepresidenta y Morenés se pusieron firmes ante el túmulo y permanecieron unos segundos en actitud de recogimiento. Pero sin oración ni corona de flores. Tampoco era un homenaje a los caídos. El ministro de Defensa informó que la nueva misión de las tropas españolas al quedarse el 1 de enero con el mando de la base de Herat concluirá con el año natural y que, probablemente, en 2016 las fuerzas españolas que queden en el país se irán a Kabul.

Rajoy tenía una semana apretada y ha vuelto a delegar en su vicepresidenta, que en menos de un mes ha sido ministra interina de Sanidad, al asumir las funciones de ese departamento entre la dimisión de Ana Mato y el nombramiento de Alfonso Alonso, y delegada del presidente del Gobierno para felicitar las fiestas a las tropas españolas. El presidente del Gobierno asiste esta mañana en la Moncloa la firma de un plan de empleo acordado con patronales y sindicatos y por la noche acude una cena del PP de Madrid, donde tiene pendiente de nombrar a los candidatos a la alcaldía de la capital y a la Comunidad.

El jefe del Ejecutivo ya estuvo en Afganistán días antes de la Navidad de 2012, y en la del pasado año visitó al contingente de las FAS desplegado en la Operación Atalanta de lucha contra la piratería. Pero en 2014 no tiene previsto repetir desplazamiento a otras operaciones.

En años anteriores, Don Juan Carlos también ha estado por estas fechas con los militares españoles destacados en zona de conflicto. De momento, el Rey Felipe VI, después de seis meses de reinado, no tiene anunciada visita alguna a las tropas destinadas en el exterior. Sáenz de Santamaría acomete hoy en Herat esas funciones hasta ahora desempeñadas por el Rey o el presidente del Gobierno.

Después de 12 años en la zona y de dejar un centenar de muertos en el conflicto, el esfuerzo del Ejército se concentra en la gestión del aeropuerto civil y militar de la ciudad y el mantenimiento de un destacamento logístico y de apoyo que incluye un hospital (Role 2) que está al mando de la teniente coronel médico Ana Betegón. Un grupo táctico compuesto por 217 militares se encarga de dar protección a la base. La vicepresidenta del Gobierno ha recorrido todas las instalaciones del acuartelamiento y la base, conversado con sus mandos y, en especial, con Betegón.

Afganistán ha sido la principal operación en el exterior desempeñada por el Ejército español desde la entrada en la OTAN. Empezó en 2002 con un contingente muy similar al actual, unos 450 soldados, pera la retirada de Irak ordenada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 obligó después al Gobierno español a compensar la espantada con un mayor esfuerzo frente a los talibanes en defensa del régimen de Karzai. Hasta 1.600 militares llegaron a estar destinados en el conflicto, una guerra abierta con emboscadas, escaramuzas, tiroteos, sabotajes y atentados con artefactos caseros.

Las tropas españolas destacadas en Afganistán se han encontrado esta mañana una sorpresa relativa, como es la visita de una alta autoridad del Estado en fechas prenavideñas, y otra absoluta: no era el Rey ni el presidente del Gobierno como marca la tradición, sino Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta del Ejecutivo amplía su protagonismo político por delegación de Mariano Rajoy y se extiende también al área de Defensa.

Mariano Rajoy OTAN Rey Felipe VI Pedro Morenés
El redactor recomienda