TARDARÁ UN AÑO EN SABER SU FUTURO

La infanta Cristina tiene aún dos balas con la 'doctrina Botín' para ser apartada de la causa

Cristina de Borbón tiene aún dos oportunidades antes de verse enjuiciada por dos delitos fiscales en el caso Nóos y ambas pasan por que se le aplique la doctrina

Foto: La infanta Cristina se aferra a la 'doctrina Botín'. (Gtres)
La infanta Cristina se aferra a la 'doctrina Botín'. (Gtres)

La infanta Cristina de Borbón tiene todavía dos oportunidades antes de verse enjuiciada por dos delitos fiscales en el caso Nóos y ambas giran en un mismo sentido: que se le aplique la conocida 'doctrina Botín' y quede apartada de la causa. La primera ocasión que le queda será en las próximas semanas, cuando el juez de Palma José Castro dicte finalmente el auto de apertura de juicio oral. En esta resolución, ya tendrá que anunciar si aplica la doctrina del Tribunal Supremo por la que si ni la acusación particular ni la Fiscalía acusan a una persona por un delito fiscal no se la puede sentar en el banquillo aunque haya una acusación popular. La siguiente posibilidad ya sería en el inicio del juicio, en la fase de cuestiones previas.

El fiscal anticorrupción encargado del caso instó ayer en su escrito de acusación que se aplique la 'doctrina Botín' ante la sospecha de que Castro no lo hará y sentará a la hermana del rey Felipe VI ante el tribunal. La principal razón de esta conjetura es que la Audiencia Provincial de Palma dejó la puerta abierta al instructor para que no aplique la jurisprudencia al entender que hay “matices” respecto de la sentencia por la que se fijó en 2007 esa doctrina, a raíz de una resolución sobre el banquero fallecido Emilio Botín.

El banquero fallecido, Emilio botín (Reuters)
El banquero fallecido, Emilio botín (Reuters)

Para Pedro Horrach esos matices de los que hablan los tres magistrados de la Sala que acordaron la imputación por dos delitos fiscales para la Infanta no existen. Es más, entiende que esa afirmación “choca frontalmente” con la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que ordena aplicar la doctrina jurisprudencial. “No es posible legalmente, bajo la excusa de matices interpretativos, orillar la aplicación” de la ley. “El respeto al principio de igualdad debe impedir que los criterios interpretativos de las leyes penales y procesales se conviertan en 'cajones de sastre' donde todo vale”, recoge el escrito del fiscal.

Ataque a los “matices” de la Audiencia

Precisamente, eso es lo que cree que ha hecho la Audiencia Provincial de Palma al hablar de “matices” cuando la sentencia del Tribunal Supremo es clara. La Sala consideró que podía haber una opción para sentar en el banquillo a la Infanta porque en este caso aunque ni la acusación particular (la Abogacía del Estado en representación de la Agencia Tributaria) ni el fiscal acusen del delito fiscal a Cristina de Borbón, sí lo hacen contra otras personas, lo que podría entenderse que, al haber un caso abierto por delitos contra la Hacienda Pública, la acusación popular sí podría ser parte acusadora.

Ese es el “cajón de sastre” del que habla el fiscal. El Alto Tribunal dice que no se puede actuar contra una persona cuando ni la acusación particular ni la Fiscalía lo hacen. Sólo se puede hacer cuando se trate de delitos que protegen bienes jurídicos colectivos; o que no exista posibilidad de personación de un interés particular. Sin embargo, el Supremo ya aclaraba que el delito fiscal tiene un perjudicado concreto, que es el Estado, defendido por la Abogacía del Estado, así que no se da ninguno de los dos requisitos.

Además, la doctrina habla de personas, no de causas. Explica el fiscal que, aunque haya abierta una causa contra varias personas, los delitos son individuales. Es decir, no puede dejar la puerta abierta a que se pueda enjuiciar a la Infanta con la acusación del sindicato Manos Limpias por delito fiscal porque la Abogacía del Estado y la Fiscalía lo hacen contra su marido, Iñaki Urdangarin.

Respecto a esta circunstancia, el representante de la Fiscalía Anticorrupción pone de ejemplo una decisión de la Audiencia Provincial de Vizcaya que determinó en la fase de cuestiones previas, antes de iniciar un juicio en marzo de este año, que la acusación popular no podía por sí sola actuar contra las personas que no eran objeto de acusación ni por el Ministerio Fiscal ni por la acusación particular por delito contra la Hacienda pública. “No es sostenible, por elementales razones de justicia, igualdad y seguridad jurídica que, en las mismas circunstancias procesales, un ciudadano sometido a los tribunales de Vizcaya no se exponga al juicio oral, y sometido a un juzgado o tribunal de Baleares no sólo se le abra juicio oral, sino que además pueda ser condenado”.

La Infanta esperaría otro año más para conocer su futuro judicial

Si Castro opta por seguir la sugerencia de la Audiencia Provincial de Palma y sentar a la hija de Juan Carlos I como acusada por ayudar a su marido a defraudar a Hacienda a través de la sociedad Aizoon, como parece que así podría ser, según fuentes jurídicas del caso, Cristina de Borbón ya tendría que esperar al inicio del juicio, a finales de 2015 o principios de 2016.

Sería en ese momento cuando su abogado y el fiscal plantearían al tribunal en las cuestiones previas que se aplique la 'doctrina Botín' y sea apartada de la causa. Ahora bien, otras fuentes jurídicas recuerdan que podría darse el caso de que los tres magistrados que compongan la sala enjuiciadora sean los mismos que abrieron la puerta a los “matices” de la sentencia del Supremo, al haber sólo dos Secciones en el orden penal.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios