HACE SÓLO 14 DÍAS, con gafas, gorra y pelo teñido

El pequeño Nicolás fue a un hotel en busca de un vídeo de un alto cargo con menores

El pequeño Nicolás está buscando un salvoconducto que le libre de las acusaciones a las que se enfrenta, y ha decidido bucear en las cloacas del sistema para obtenerlo

Foto: Francisco Nicolás, durante la ceremonia de proclamación de Felipe VI.
Francisco Nicolás, durante la ceremonia de proclamación de Felipe VI.

El pequeño Nicolás está buscando un salvoconducto que le libre de las graves acusaciones a las que se enfrenta, y ha decidido bucear en las cloacas del sistema para intentar conseguirlo. Según ha podido saber El Confidencial, el pasado viernes 14 de noviembre, es decir, hace únicamente dos semanas, el joven impostor acudió a un conocido hotel de cinco estrellas de la capital, el Meliá Castilla, para tratar de obtener unas supuestas imágenes de elevado contenido erótico que comprometerían a un alto cargo de la Administración del Estado.

La visita del pequeño Nicolás al hotel se produjo en torno a las 16 horas de ese viernes. El chico acudió disfrazado para intentar que no le reconocieran ni los viandantes ni los clientes del establecimiento. Según fuentes consultadas por este diario, se presentó en el hall con vaqueros oscuros, una sudadera deportiva de color azul con capucha y una inscripción en el pecho con grandes letras blancas, una gorra también azul con un emblema amarillo, gafas de ver con montura negra, una débil barba de varios días y el pelo teñido de castaño. No quería que nadie supiera que había salido de su casa.

Coincidió con Ana Mato

Sin embargo, a pesar de esas medidas de precaución, el pequeño Nicolás no logró pasar desapercibido. Su visita al Meliá Castilla coincidió casualmente con la de un miembro del Gobierno, la recién dimitida ministra de Sanidad Ana Mato, que ese mismo día y a esa misma hora debía realizar la conferencia inaugural de un congreso médico que se celebraba en uno de los salones del complejo de lujo, la IV Convención de la Profesión Médica. Según ha podido saber este diario, algunas de las personas que acompañaban a Mato advirtieron la presencia del joven. No era difícil que le reconocieran, incluso con ese camuflaje, porque su rostro ya había aparecido en ese momento en centenares de noticias.  

Hotel Meliá Castilla.
Hotel Meliá Castilla.

Como ya ha quedado acreditado, al pequeño Nicolás le encantaba fotografiarse con famosos para utilizar luego las imágenes como carta de presentación. Pero esa tarde no intentó acercarse a la ministra, con la que ya había coincidido en otros actos. La visita del joven al Meliá Castilla respondía en realidad a un motivo aún más espurio.

Un elemento de presión

Según han revelado fuentes conocedoras de ese episodio, el ahora acusado por los delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones públicas se presentó en el establecimiento preguntando por unas supuestas imágenes que habría protagonizado un alto cargo de la Administración. En concreto, el joven se interesó por una grabación en la que saldría una destacada autoridad pública manteniendo relaciones con chicos menores de edad. El objetivo del pequeño Nicolás no era otro que llevarse una copia de la supuesta cinta.

La visita al hotel tuvo lugar hace dos semanas, pero el pequeño Nicolás busca esas imágenes desde hace más tiempo. La supuesta existencia de esa cinta le fue comunicada por varias personas que formaban parte de su círculo más cercano, como ha podido acreditar este diario. De hecho, el chico no es el único que está intentando conseguir esa grabación en estos momentos. Fue su delicada situación procesal la que le empujó a presentarse a la desesperada en el Meliá Castilla para tratar de localizarla.

El CNI busca la fórmula para querellarse contra Francisco Nicolás

Vídeo: El CNI busca la fórmula para querellarse contra Francisco Nicolás

 

Las gestiones del pequeño Nicolás se saldaron sin resultados. Ni siquiera pudo recabar ninguna información sobre la existencia de las supuestas imágenes, según han confirmado fuentes cercanas a esa escena. Con todo, el joven sigue buscando la presunta cinta para utilizarla como un elemento de presión contra los mandatarios que, a su juicio, provocaron el final de su intensa carrera delictiva el pasado 14 de octubre.

Complicado futuro judicial

Pero el chico necesita algo más que un escándalo para revertir su complicado futuro judicial. Por ahora se enfrenta a los delitos de estafa, falsedad y usurpación de funciones públicas. Sin embargo, en las próximas semanas podría ver cómo crece la acusación que le imputa el instructor del caso, el titular del Juzgado de Primera Instancia de Madrid número 2, Arturo Zamarriego, que ha decidido volver a prorrogar el secreto de sumario.

Esa medida no es casual. Como reveló El Confidencial este miércoles, la Policía Nacional ha puesto en marcha una ambiciosa investigación para tratar de esclarecer todas las presuntas estafas y chantajes en los que habría participado el joven durante los últimos meses. Algunos ya han aparecido en los medios de comunicación, pero los agentes de la sección de Asuntos Internos rastrean la participación del chico en otras operaciones fraudulentas. Las pesquisas no sólo se centran en el pequeño Nicolás. También están afectando a todos los dirigentes y empresarios que integraban su círculo de amistades. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
78 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios