Informe de Alertas: Teresa Romero informó que sí había superado los 38,6 de fiebre
  1. España
falló el protocolo del ébola

Informe de Alertas: Teresa Romero informó que sí había superado los 38,6 de fiebre

Teresa Romero superó el umbral de 38,6 grados de temperatura, necesario para activar el protocolo de alerta por ébola, y así quedó registrado por Sanidad

placeholder Foto: La auxiliar de enfermería Teresa Romero, junto a su marido. (EFE)
La auxiliar de enfermería Teresa Romero, junto a su marido. (EFE)

Teresa Romero superó el umbral de 38,6º de temperatura necesario para activar el protocolo de alerta por el virus del ébola, y así lo notificó a su médico de Atención Primaria seis días antes de ser ingresada. Una información que volvióa recalcar a los servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid cinco horasantes de ser internada en el Hospital Carlos III, tal y como consta en el Informe de Alertas sanitarias al que ha tenido acceso este diario, fechado el pasado día 6de octubre. A pesar de los síntomas evidentes que presentaba, y que fueron subrayados en las observaciones del informe,se solicitó suvaloración, por un médico de urgencias, "con precauciones estándar".

La auxiliar gallega, quelogró vencerel virus el pasado 21 de octubre, comunicó hasta en dos ocasiones una serie de síntomas propios de haber contraído la enfermedad,como registró el propio Servicio de Alerta Sanitaria de la Comunidad de Madrid. Además de fiebre, el documento indica que la paciente también tenía astenia, malestar general, náuseas sin vómitos y tos, mientras que se identifica como agente un "virus respiratorio".La llamada fue atendida a las cuatro de la mañana y quedó registrada en la base de datos regional de alertas, aunque no consta la hora de cierre de dicha incidencia. Así lo acredita el Informe de Alertas al que tenido acceso este periódico. Se trata del documento que redacta la persona en servicio al recibir la llamada.

Mientras atendía a Teresa Romero, el profesional del Servicio de Alertas apuntó, negro sobre blanco: "El martes pasado tuvo un pico febril, de 38,7º". Ese 'martes pasado'era el 2 de octubre, seis días antes de que fuera ingresada. Hasta el día de hoy, la consejeríade Sanidad, que dirige Javier Rodríguez,ha defendido que Teresa nunca notificó haber superado el umbral de alerta. Una portavoz de esta consejería ha vuelto a reiterara este diario que"en ningún momento anterior había dicho haber superado el límite, ni siquiera cuando fue atendida en el centro de salud el día 2 de octubre".

Como recoge el documento, la auxiliar de enfermería contagiada"consultó a su médico de AP y le pautó paracetamol", un episodioque se ha descrito en lacrónica sobre la enfermedad de Teresa.El profesional queatiende la llamada apunta que Teresa es "un paciente en seguimiento por ser contacto de bajo riesgo del último caso de ébola. Se toma la temperatura a diario y le siguen en el Servicio de Riesgos Laborales de la Paz", lo que pone en entredicho la coordinación entre ambos servicios.

Siempretelefónicamente, el trabajadorsanitario pide a la afectada que "se tome la temperatura de nuevo: 37,3", como apunta en el parte de la llamada. La enfermerahabía realizado dicha llamada"por encontrarse con mal estado general, con náuseasy vómito”, pero la valoración es “mandar un médico de urgencias (con precaución estándar)”. Por tanto, todo parece indicar que losresponsables de estos serviciospudieron haber incurrido así en un delito contra la salud pública, además de otros incumplimientos relacionados con la normativa sobre riesgos laborales y con los protocolos sanitarios de actuación en caso de alerta epidemiológica.

A raíz de esta descripción, el profesional de la Unidad de Atención Domiciliaria se presentó a casa de Teresa RomeroyJavier Limón, su marido, sin tomar ninguna medida deprecaución contrala enfermedad, una falta de protección que ha motivadola demanda del sindicato CSIF. Su querella contra los responsables del SUMA asegura que habríapuesto en peligro a sus trabajadores.

Riesgos laborales

El Servicio de Riesgos Laborales de La Pazestaba siguiendo la situación de Teresa, al igual que la del resto de compañeros voluntarios que atendieron a los religiosos infectados con ébola. Sin embargo,no había notificado en ningún momento esta situación. Fuentes cercanas a la auxiliar gallega aseguran que, a pesar de estar bajo seguimiento, sólo podía llamar al teléfono fijo de este servicio entre las 8 y las 15 horas. Después de esa hora, era derivada al 061, número del servicio de urgencias. Ha sido justamente con el caso de Teresa que, según estas fuentes, se ha habilitado un teléfono móvil para atender las llamadas fuera de esta franja horaria.

El entorno de la enfermera mantiene que ella incluso llegó a comunicar a los encargados de su seguimiento que había registrado más de 38,6º, una afirmaciónque la Consejería, por su parte, sigue desmintiendo. En este sentido, elpasado 8 de octubre, Javier Rodríguez realizó unas declaraciones públicas en lasque acusó a laenfermera infectada con ébola de "ocultar" al médico de Atención Primaria que había estado en contacto con el misioneroManuel García Viejo.Por otra parte, el máximo responsable de la Consejería de Sanidad insistió en que Teresa "pudo haber estado mintiendo" sobre su fiebre.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Virus del Ébola Teresa Romero Javier Rodríguez Sanidad Protocolo
El redactor recomienda