Los ciudadanos votan, los partidos mandan: 56 diputados electos ya han sido sustituidos
  1. España
el 16% de la cámara ha cambiado en tres años

Los ciudadanos votan, los partidos mandan: 56 diputados electos ya han sido sustituidos

En tres años de legislatura, los partidos ya han sustituido a 56 diputados de los 350 que fueron elegidos por los ciudadanos el 20 de noviembre de 2011

El debate sobre las listas electorales abiertas, para que cada votante pueda elegir a sus representantes sin el corsé que imponen los partidos, sigue sobre la mesa aunque no se haya producido ningún avance. Pero antes de lanzarse a ese objetivo habría que considerar otras conquistas. En tres años de legislatura, los partidos ya han sustituido a 56 dirigentes de los 350 elegidos el 20 de noviembre de 2011 gracias a una potestad que, de nuevo, deja al margen las preferencias de los ciudadanos.

El Partido Popular es la formación que más ha abusado de esta figura. Por ahora, 34 de los 186 diputados del partido seleccionados en las últimas elecciones generales han sido sustituidos por otros dirigentes de la misma formación. En su mayoría, los cambios han venido motivados por la victoria electoral del PP. Dirigentes de la formación que concurrieron en las listas han ido abandonando progresivamente la Cámara Baja para asumir responsabilidades de Gobierno.

Diputados para ganar

Su reverso se produjo en las filas del PSOE. Todos aquellos dirigentes de Ferraz que concurrieron a los comicios de 2011 con la esperanza de ganar la elecciones y mantenerse en el poder no tardaron demasiado en abandonar el barco cuando vieron que les esperaban cuatro duros años de andadura por el desierto de la oposición. Es el caso del exministro de Defensa e Interior José Antonio Alonso, que dejó su escaño sólo un año después de salir elegido; del exministro de Justicia Francisco Caamaño, que decidió volcarse en Galicia; y de la exministra de Sanidad Leire Pajín, que se fue de cooperante a la ONU.

En total, desde que se constituyó la Cámara, se ha producido el relevo del 16% de los representantes elegidos originalmente en las elecciones. Junto a los resultados del 20-N, el otro gran factor de cambio en la Cámara Baja han sido los reequilibrios en las direcciones de los partidos. El pasado verano abandonó su silla el hasta entonces presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, como consecuencia de su salida de la Secretaría General del partido. Su renuncia también provocó la de alguno de sus colaboradores, como la del exministro de Interior Antonio Camacho. Y un año antes, en el verano de 2013, fue la exministra de Vivienda y Defensa Carme Chacón la que renunció a la Cámara Baja para marcharse a dar clases en Miami, tras asumir que no podía conseguir mayor cuota de poder dentro del PSOE.

El baile de escaños ha permitido ocupar un asiento al actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que llegó al Congreso gracias a la marcha al Consejo de Seguridad Nuclear de la exministra socialista Cristina Narbona. Sánchez, que concurrió en la undécima posición en la lista del PSOE la Comunidad de Madrid, se habría quedado fuera si el mandato de los ciudadanos se hubiera mantenido hasta el final de la legislatura.

Unas listas flexibles

Sánchez era el siguiente en la lista del PSOE, pero los partidos también han retorcido la ley en otras ocasiones para alterar el orden de sus propias papeletas. El último caso se produjo este verano tras la renuncia de Pérez Rubalcaba. El siguiente en la lista por la Comunidad de Madrid era Carlos Mulas, el exdirector de la Fundación Ideas que tuvo que dimitir del cargo por el escándalo Amy Martin. Lo último que quería Ferraz es que Mulas pudiera aprovechar esa oportunidad para tener un asiento en la Carrera de San Jerónimo. Así que el partido le pidió que renunciara a ese derecho. Mulas accedió y el escaño de Rubalcaba acabó siendo asumido finalmente por la diputada siguiente, María Virtudes Cediel. Las listas no son abiertas para los ciudadanos. Para los partidos no se cierran nunca.

El último dirigente que ha dimitido por un escándalo es el diputado del PP por Teruel Carlos Muñoz, que presentó su renuncia hace dos semanas tras conocerse que había utilizado el abono para viajes ilimitados del que disponen todos los miembros de la Cámara Baja para visitar a su novia en Canarias.

Alfredo Pérez Rubalcaba Santiago Cervera Periodismo de datos PSC Leire Pajín Ramón Jáuregui Cristina Narbona Miguel Arias Cañete Carlos Mulas Elena Valenciano Parlamento Europeo Pedro Sánchez Policía Nacional
El redactor recomienda