Es noticia
Menú
Primera querella contra el 'pequeño Nicolás' y el coordinador de Seguridad de Madrid
  1. España
MANOS LIMPIAS SE PERSONA EN LA CAUSA

Primera querella contra el 'pequeño Nicolás' y el coordinador de Seguridad de Madrid

Manos Limpias presenta una querella al Juzgado Número 2 de Madrid. Acusa al estudiante de Cunefn de tres delitos y a Emilio García Grande de malversación.

Foto: El empresario Arturo Fernández junto al pequeño Nicolás
El empresario Arturo Fernández junto al pequeño Nicolás

Primera querella que llega al juzgado por el caso del ‘pequeño Nicolás’. Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, ha presentado esta mañana en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Madrid una doble querella criminal. Una contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el joven de 20 años detenido el 14 de octubre acusado de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones y, otra, contra el coordinador de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Grande. A los dos, el sindicato les pide una fianza de 15.000 euros y la retirada del pasaporte de García Grande ante el riesgo de fuga.

El sindicato pide hasta 12 años de cárcel para el estudiante de por “falsificación documental, usurpación de funciones públicas e intrusismo”, además del delito de “descubrimiento y revelación de secretos”. Por otra parte, Manos Limpias acusa al número dos de Enrique Núñez, delegado de Seguridad del consistorio madrileño, de un delito de malversación, por haber servido supuestamente al 'pequeño Nicolás' los vehículos oficiales y los chóferes para desarrollar su frenética actividad. Según consta en la demanda, a la que ha tenido acceso El Confidencial, el ‘pequeño Nicolás’ se servía de un vehículo oficial todoterreno Nissan XDd Trail, perteneciente al cuerpo policial de Madrid, asignado al grupo de escoltas del Ayuntamiento.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias fue detenido el 14 de octubre y, tras 72 horas retenido, fue puesto en libertad. Se le acusó de haberse hecho pasar instintivamente por miembro del CNI, asesor de Vicepresidencia o dueño de diversas empresas. Su objetivo era impresionar a su interlocutor, normalmente empresarios a los que les pedía una cantidad de dinero a cambio de un futuro negocio que nunca llegaba.

El sindicato argumenta en su escrito, que al menos desde 2013, desde hace más de un año, Francisco Nicolás vino desenvolviendo una intensa actividad en actos públicos, con presencia de altas personalidades, tanto políticas como financieras, tal y como lo hemos ido descubriendo en las últimas semanas en infinidad de imágenes. Para lograr entrar en estos actos, el ‘pequeño Nicolás’ se hacía pasar por diversos cargos dentro de la vida política, llegando incluso a ir acompañado de escoltas proporcionados por el coordinador general de seguridad, García Grande, o sirviéndose de coches y vehículos oficiales.

Según el sindicato, ha habido una conducta ilícita continuada en el tiempo que, “aunque aparentemente venga configurada por actos independientes entre sí, converge en un mismo iter criminis”. Además, Manos Limpias acusa a Francisco Nicolás Gómez de ser autor de un delito de falsificación documental. “Todos y cada uno de los documentos de los que el imputado se sirve para llevar a cabo sus engaños y acercamientos representan distinto con la verdad de los hechos contrastados: ni es miembro del Cuerpo Nacional de Investigación, ni asesor de Vicepresidencia y, muchos menos, actúa en nombre y representación de Zarzuela y el Gobierno”, recoge la demanda.

Un sinfín de testigos

Por último, Gómez Iglesias se enfrenta a un delito de usurpación de funciones, ya que “sobre su persona no descansa ninguna de las características ni requisitos que se requieren para tener esa designación jurídica y, por otro, en el desarrollo de toda su actividad delictiva de suplantación, no deja de atribuirse falsamente dicho carácter de oficialidad”.

Manos Limpias pide al juez que cite a declarar como testigos a empresarios y políticos que en las últimas semanas han salido a la luz por haber mantenido una supuesta estrecha amistad con el impostor mientras éste perpetraba sus engaños. Así, el sindicato pide la comparecencia de Emilio Monteagudo, ex inspector jefe de la Policía de Madrid y actual responsable de relaciones internacionales de la Policía Municipal de Madrid; del jefe directo de García Grande, Enrique Núñez, concejal delegado del área de Seguridad y Emergencias de Madrid; de Arturo Fernández, presidente de CEIM; del secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz; de César Chiva, presidente de Executive Forum y de José Luis Balbás, jefe de la corriente interna del PSOE Renovadores por la Base.

El sindicato también pide que acuda a los juzgados Catalina Hoffman, empresaria y dueña de las residencias Vitalia, por su supuesta involucración en dejar entrar al besamanos organizado en la Coronación de Felipe VI a Francisco Nicolás; Félix Sanz Roldán, director del CNI y su jefa de gabinete, por haber recibido al chaval en compañía de Chiva. El objetivo de aquella reunión era convencer a Sanz para que protagonizase un desayuno informativo organizado por éstos.

Manos Limpias también busca el testimonio de las constructoras relacionadas con el chalé de El Viso donde el joven maniobraba. Por parte de la empresa que firmó el contrato de arrendamiento de la vivienda, Asistencia y Consultores de Obras, el sindicato reclama a Ángel Martín, Miguel Sanz y Beatriz Carrera. También pide la comparecencia en calidad de testigos de Manuel y Pedro Francisco Buendía de Lera, propietarios de la empresa Edhinor, además de los apoderados de esta constructora: Ignacio Sánchez, Enrique Martín, José Antonio Abad, José Antonio Hernández y Carlos Ángel Peña.

Primera querella que llega al juzgado por el caso del ‘pequeño Nicolás’. Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, ha presentado esta mañana en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Madrid una doble querella criminal. Una contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el joven de 20 años detenido el 14 de octubre acusado de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones y, otra, contra el coordinador de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Grande. A los dos, el sindicato les pide una fianza de 15.000 euros y la retirada del pasaporte de García Grande ante el riesgo de fuga.

Enrique Núñez Manos Limpias
El redactor recomienda