TORO YA HA DISFRUTADO DE CUATRO PERMISOS

El juez mantiene en prisión al facilitador de los explosivos del 11-M por no pedir perdón

El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, ha denegado el tercer grado a Antonio Toro, condenado a cuatro años.

Foto: Fotografía de archivo de Antonio Toro.
Fotografía de archivo de Antonio Toro.

El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, ha denegado el tercer grado a Antonio Toro, condenado a cuatro años de prisión por facilitar los explosivos que estallaron el 11-M. El preso, que cumple condena en el centro penitenciario de Lugo-Bonxe por este y otros delitos, seguirá por lo tanto en régimen ordinario (segundo grado) dentro de la misma cárcel y no podrá beneficiarse de las salidas prolongadas que vienen asociadas al tercer grado.

El magistrado entiende que, aunque en este momento Toro está disfrutando de permisos puntuales con cierta regularidad (lleva cuatro hasta el momento), “resulta prematuro” que pase al también denominado régimen abierto, que permite dormir fuera de la cárcel durante todos los fines de semana y 48 días al año.

Castro califica de “muy alto” aún el “pronóstico de reincidencia” del recluso. “Debe el interno asumir su responsabilidad, que no solo requiere buena conducta y oferta laboral, sino una asunción de sus actos frente a las víctimas y mostrar arrepentimiento frente a estas, extremo que el interno no expresa en su recurso”, argumenta el magistrado de Vigilancia Penitenciaria.

Considera también el juez que hay una serie de factores que llevan a pensar que el preso sigue inadaptado. “Larga trayectoria delictiva, escalada delictiva, delito que exige un elevado grado de planificación, versatilidad delictiva, alarma social, cuantía de la condena impuesta o tiempo de condena pendiente de cumplimiento" son algunos de los razonamientos esgrimidos para mantener su actual situación en el auto firmado por Castro el pasado 11 de noviembre.

Toro ha disfrutado hasta el momento de cuatro permisos. Todos ellos concluyeron sin incidentes y el beneficiado los pasó en el domicilio materno. El último, el pasado octubre, cuando la Audiencia Nacional le concedió cinco días por “buen comportamiento”. La Sección Primera de la Sala de lo Penal dio la razón al juez Castro, que había otorgado este permiso, tras recurso de la Fiscalía, al entender que el condenado presentaba “una conducta correcta” y convivía “con normalidad” con el resto de presos.

Además de la pena de cuatro años impuesta por facilitar explosivos (ratificada en 2008 por el Tribunal Supremo), Toro también fue condenado por la Audiencia Provincial de Asturias (2004) a otros seis años por un delito contra la salud pública y a 11 más por el mismo tribunal (2007) por tráfico de explosivos.El traficante permanecerá en prisión hasta 2022, fecha que confirmó el Tribunal Supremo en mayo de 2010 después de rechazar el recurso de la defensa de Toro que pedía reducir la pena. El abogado argumentaba que era justo restar los 1.064 días que Toro había pasado en prisión provisional por el 11-M y los 219 por la operación Pipol, pero el alto tribunal no consideró el razonamiento.
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios