el confidencial accede al borrador

Sanidad planea limitar al máximo el acceso a los nuevos fármacos contra la hepatitis C

Según un documento al que ha tenido acceso El Confidencial, el ministerio que dirige Ana Mato planea restringir al máximo el acceso a estos nuevos fármacos

Foto: La ministra de Sanidad, Ana Mato (Reuters)
La ministra de Sanidad, Ana Mato (Reuters)

Según un documento al que ha tenido acceso El Confidencial, el ministerio que dirige Ana Mato planea restringir al máximo el acceso a los nuevos fármacos contra la hepatitis C recientemente incluidos en el Sistema Nacional de Salud (SNS). “El tratamiento con agentes antivirales de acción directa de la hepatitis C supone un importante impacto, tanto económico como sanitario para el Sistema Nacional de Salud”, reza el informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT) de cuatro páginas que, aunque a día de hoy sólo es un borrador, fuentes cercanas al ministerio señalan que la Comisión Nacional de Farmacia del Consejo Interterritorial del SNS está a punto de aprobarlo de forma definitiva. Tanto los pacientes como los hepatólogos reclaman al ministerio que no demore durante más tiempo la publicación del IPT. La importancia de este informe radica en que en él se especificarán cuáles son los enfermos que podrán recibir los nuevos tratamientos. 

El elevado coste de los fármacos –unos 25.000 euros por paciente en el caso de Simeprevir y 60.000 en el caso de Sofosbuvir– ha sido y es el principal obstáculo que han tenido que salvar tanto los pacientes como el Gobierno durante las negociaciones con las farmacéuticas. Sin embargo, no son pocos los enfermos que denuncian que, a pesar de encontrarse en situaciones límite, no están recibiendo el tratamiento tras haber sido solicitado por sus médicos. A día de hoy, el sistema sanitario vigente en el país establece que sean las comunidades autónomas las que asuman los costes de los tratamientos. En el caso del Sofosbuvir –el más caro de los dos– Sanidad hizo una estimación de techo de gasto de 125 millones de euros durante su primer año de comercialización. 

De acuerdo al texto citado, el acceso a fármacos como el Sofosbuvir quedaría limitado a tres tipos de pacientes muy específicos: pacientes en lista de espera para trasplante hepático que requieran tratamiento para prevenir la reinfección, los trasplantados que presentan alto riesgo de descompensación o riesgo de muerte y los cirróticos con riesgo inminente de descompensación hepática o muerte. Se trata, por tanto, de casos muy concretos que dejan fuera a cientos de afectados que según las recomendaciones internacionales –entre ellas las de la Organización Mundial de la Saludtambién deberían ser tratados con estos mismos medicamentos. Esta decisión no sorprende a algunas asociaciones y plataformas de afectados, quienes temían desde el principio que el Ministerio estableciese unos criterios muy restrictivos.

El ministerio de Sanidad, por tanto, ignora las principales guias internacionales, en las que se señala que, además de los casos citados, pacientes con hepatitis C con los genotipos 1 –sólo casos de pacientes Naive–, 2, 3 y 4, en lista de espera de trasplante hepático y los coinfectados con VHC/VIH-1 también deben ser tratados con Sofosbuvir. Además, el propio borrador no coincide con algunas de las indicaciones señaladas en la ficha técnica del Sofosbuvir. Por ejemplo, se señala que se podrá llevar a cabo un "tratamiento con Sofosbuvir, asociado o no a otros medicamentos", cuando en la ficha técnica se especifica que el Sofosbuvir siempre debe acompañarse de otros medicamentos.

Mercedes Vinuesa, Ana Mato, Pilar Farjas  y Agustín Rivero durante una reunión (EFE)
Mercedes Vinuesa, Ana Mato, Pilar Farjas y Agustín Rivero durante una reunión (EFE)

Esta noticia se produce tan sólo unos días después de que algunas plataformas de pacientes advirtiesen de que en los próximos años se estima que haya un aumento exponencial del número de casos de hepatitis C en todo el país.

Sofosbuvir y Simeprevir, claves contra la hepatitis C

La existencia de este borrador en manos de Sanidad aviva la polémica entre los pacientes del virus, el Gobierno y las farmacéuticas, quienes tras meses de negociaciones consiguieron alcanzar un acuerdo económico respecto a estos fármacos. En cuestión de dos meses, el ministerio anunció primero en agosto –coincidiendo con el Día Mundial contra la Hepatitis C– la inclusión de Simeprevir en el SNS y un mes más tarde hizo lo propio con Sofosbuvir. Estos dos fármacos son a día de hoy los tratamientos más avanzados que existen contra la hepatitis C con un porcentaje de curación que supera el 80%. Se estima que actualmente el virus afecta a cerca de 800.000 personas en España.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios