gÉnova cita en cÁceres a todos sus presidentes

El PP busca una foto de cierre de filas de los barones con Rajoy frente al malestar interno

La dirección del PP se afana en cerrar una foto de cierre de filas de sus barones con Rajoy con el fin de atajar el mar de fondo en el partido

Foto: Rajoy (3i), el vicesecretario de Política Autonómica y Local Javier Arenas (i), Núñez Feijóo (c), Cospedal (4d), Pedro Sanz (2i), Ignacio González (3d), José Antonio Monago (2d) y Juan Vicente Herrera. (EFE)
Rajoy (3i), el vicesecretario de Política Autonómica y Local Javier Arenas (i), Núñez Feijóo (c), Cospedal (4d), Pedro Sanz (2i), Ignacio González (3d), José Antonio Monago (2d) y Juan Vicente Herrera. (EFE)

La dirección del PP se afana en ultimar para el próximo fin de semana una foto de cierre de filas con Mariano Rajoy con el fin de atajar el mar de fondo en el partido por los últimos casos de corrupción y las malas perspectivas electorales. La cita es el sábado en Cáceres y los invitados principales de la ceremonia de unidad, los llamados barones: los presidentes de los Gobiernos autonómicos que, salvo Alberto Núñez Feijóo, se enfrentan al examen de las urnas el próximo mes de mayo.

En la sede central de Génova intentan garantizar que todos sus jefes de Ejecutivos regionales acudan a unas jornadas que se titulan "de buen gobierno" y que deben servir para preparar los próximos comicios autonómicos, hacer balance de la gestión realizada y avanzar mensajes para la campaña.

Los organizadores llevan con especial celo la confección del programa de actos y reuniones para que el partido dé una imagen de unidad como respuesta al malestar interno, aún soterrado y concentrado en los dirigentes críticos con el marianismo, ante la respuesta del Gobierno y la dirección del partido a los escándalos de corrupción, a su juicio tibia.

En fuentes del comité ejecutivo aseguran que tienen comprometida la presencia de casi todos sus barones, pero no quieren concretar nombres y formato de los actos a los que asistirá cada uno para evitar interpretaciones de falta de interés cuando el problema –dicen– está en sus "agendas de presidentes de comunidad autónoma". A los que no puedan asistir a la sesión de clausura que presidirá Rajoy el sábado por la mañana se les busca hueco en la sesión del viernes por la tarde o tendrán que enviar a sus vicepresidentes o segundos en el Ejecutivo regional si es necesario.

Núñez Feijóo (i), Luisa Fernanda Rudi (2i), Monago (3i), José Ramón Bauzá (c), Alberto Fabra (3d), Ignacio González (2d), y Alberto Garre.
Núñez Feijóo (i), Luisa Fernanda Rudi (2i), Monago (3i), José Ramón Bauzá (c), Alberto Fabra (3d), Ignacio González (2d), y Alberto Garre.

No obstante, en medios del PP consultados por El Confidencial dan por hecho la presencia de los principales pesos pesados del partido junto a Rajoy en Cáceres para "la foto del cierre de filas". Son los barones más próximos al presidente del Gobierno, los que no se suelen perder las citas de partido al estilo de la convención nacional como la de Cáceres y los que han expresado su alarma en los órganos del partido ante la inestabilidad política que producen los últimos acontecimientos, tales como la crisis del ébola, los casos de corrupción o los presagios de avance del populismo y los antisistema. Los que han confesado sus temores son Alberto Núñez Feijóo, Luisa Fernanda Rudi, Juan Vicente Herrera o José Antonio Monago (el anfitrión).

Completa el núcleo de principales pilares del poder autonómico del PP la secretaria general y presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, quien intervendrá y se sentará al lado de Rajoy en las jornadas. Todos los citados, más Pedro Sanz (La Rioja) y José Ramón Bauzá (Baleares), tienen la credencial de haber ganado las últimas elecciones en sus respectivas comunidades. Por otro lado están el presidente del Gobierno regional de Madrid, Ignacio González, que también ha confirmado su presencia para el sábado, y el de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra

González y Fabra no han encabezado las listas electorales. El primero accedió al cargo cuando Esperanza Aguirre dejó la presidencia de la Comunidad llegada la hora de los recortes presupuestarios, y el segundo tuvo que ponerse al frente del Gobierno autonómico a los dos meses de que Francisco Camps ganara los comicios de mayo de 2011. En julio, el caso de los trajes obligó al relevo.

Los actuales presidentes autonómicos de Madrid y la Comunidad Valenciana aspiran a presentarse a los próximos comicios al frente de las listas del PP, pero Rajoy todavía no ha dado el visto bueno. González parecía tener su candidatura encarrilada hasta que estalló la Operación Púnica, pero la segunda trama de corrupción que aparece en el PP de Esperanza Aguirre (como dicen en Génova) le perjudica de rebote porque, si la lideresa no puede ser ya candidata a alcaldesa de Madrid (como también sostienen en medios de la dirección), aducen que igual conviene pensar en una renovación total de las listas.

A favor de las bazas del actual presidente de la Comunidad de Madrid juega su progresivo desmarque de Aguirre, sobre todo de las críticas a Rajoy, y el hecho de haber sido enemigo de Francisco Granados en el pasado.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios