gastó 173.000 EUROS CON SU visa 'BLACK'

La 'otra' fundación de Cafranga: dejó Caja Madrid, sigue en la Pardo-Valcarce

Carmen Cafranga, beneficiaria de una 'black' de Caja Madrid y expresidenta de su fundación, sigue al frente de la Pardo-Valcarce, un referente en discapacidad

Foto: Carmen Cafranga.
Carmen Cafranga.

Un total de 173.568,46 euros. Es lo que Carmen Cafranga, presidenta de la Fundación Caja Madrid hasta hace poco más de tres semanas, gastó con su tarjeta VIP de la entidad (la suya, una 'business plata'), entre octubre de 2003 y diciembre de 2011. Cafranga dejó su puesto -que, como marca la Ley de Fundaciones, no tiene remuneración- el pasado día 2, "con el fin de preservar los intereses de la fundación" y con la "firme convicción" de haber actuado siempre "con plena legalidad". La misma convicción mantienen en la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, que fundó y también preside, para desechar que pueda dar un paso atrás y renunciar a su puesto en ella: "Desde hace más de 25 años, Carmen Cafranga ha estado al frente de nuestra fundación consiguiendo que haya llegado a ser un referente nacional en la ayuda a las personas con discapacidad intelectual, por lo que ni el patronato ni ningún comité ha siquiera pensado ni planteado remotamente que Carmen Cafranga deje de ser nuestra presidenta", recalcan, y añaden: "Carmen Cafranga no ha considerado dimitir, pues considera haber actuado correctamente y no tiene conciencia de haber cometido irregularidad alguna".

Para Carmen Cafranga la Pardo-Valcarce es, según comentan en la fundación, su vida. Podría calificarse, de hecho, de fundación 'familiar': tiene sus orígenes en 1948, con la creación por parte de la mujer que le da nombre, Carmen Pardo-Valcarce, de su antecedente, el Patronato del Niño Jesús del Remedio, para los hijos de enfermos de lepra. Siguió su labor su hija, Rosario Cavestany, que amplió la atención a niños sin arraigo familiar, y llegó, después, su nieta, Carmen Cafranga, que puso el foco en la discapacidad y creó como tal, en 1990, la Fundación Pardo-Valcarce. Su propia hija, Almudena Martorell, es la directora actual.

'Ni el patronato ni ningún comité ha siquiera pensado ni planteado remotamente que Carmen Cafranga deje de ser nuestra presidenta', señalan en la fundación. Ella 'no ha considerado dimitir'

Ambas cobraron el pasado año un sueldo de la fundación, Carmen Cafranga como gerente, de 50.997,64 euros brutos (y 7.740 de Seguridad Social, cantidades que mantiene en la actualidad), y Almudena Martorell como psicóloga y directora psicosocial, de 44.032 euros. El sueldo de Carmen Cafranga, por el mismo concepto, fue de 50.447 euros en 2010, año en el que su remuneración como miembro del Consejo de Administración de Caja Madrid fue de 30.770 euros, según datos que constan en la CNMV. Con su tarjeta black, gastó ese mismo 2010 24.986 euros. Cafranga entró en la Comisión de Control de Caja Madrid en 2003, en representación de su propia fundación, y en 2010 pasó a formar parte del Consejo de Administración, a propuesta del PP. En enero de 2012 fue elegida presidenta del patronato de la Fundación Especial Caja Madrid.

Una institución de renombre

La Pardo-Valcarce "empezó prácticamente con nada, con unos terrenos y una escuela, y mira lo que es hoy. Carmen se lo ha trabajado muchísimo", comenta una persona que conoce a Cafranga. Hoy es, según recalcan en la institución, "un referente" en la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual, incluido en 2007 en la Business Guide de Naciones Unidas como una de las 85 organizaciones de la sociedad civil más fiables y sólidas para establecer alianzas con el sector privado. Mantiene, de hecho, una colaboración estrecha con empresas y organizaciones de renombre, guiadas por su labor social.

Vídeo: Spot de la Fundación Pardo-Valcarce. 

 

La fundación maneja un presupuesto superior a los 11 millones de euros anuales y atiende a unas mil personas cada año. "Un 53% de sus ingresos procede de actividades propias [gestión de su patrimonio e ingresos de sus tres centros especiales de empleo]; el resto, de convenios con la administración, subvenciones públicas, acuerdos con otras fundaciones y donaciones de empresas y particulares", según señalan fuentes de la institución. Como explicita entre sus proyectos para el presente año, la fundación mantiene, entre otros, el Colegio de Educación Especial Niño Jesús del Remedio, el Centro Ocupacional Pardo-Valcarce (ambos concertados con la Comunidad de Madrid), tres Centros Especiales de Empleo (subvencionados por la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid), un huerto urbano (en terrenos cedidos por el Ayuntamiento de la capital), un Centro de Día (concertado con la Consejería de Asuntos Sociales), varias viviendas, la Unidad de Atención a las Víctimas con Discapacidad Intelectual y varios proyectos de cooperación internacional (también con subvenciones de la Comunidad), entre otros. En 2013, según las cuentas de la propia fundación presentadas este junio, los ingresos por subvenciones públicas ascendieron a 540.129 euros. Los conciertos, a 3.432.976. Le llegan, en buena parte, de la Comunidad de Madrid, y también de otras administraciones, como el Ministerio de Educación y el Fondo Social Europeo.

En 2013, según las cuentas de la propia Fundación, los ingresos por subvenciones públicas ascendieron a 540.129 euros. Los conciertos, a 3.432.976. Le llegan, en su mayoría, de la Comunidad de Madrid, y también de otras administraciones, como el Ministerio de Educación y el Fondo Social EuropeoParte de los ingresos de la fundación provienen de su participación en tres sociedades limitadas, creadas como Centros Especiales de Empleo: Cadespain, Cademadrid (en ambas, con un 80%, el restante 20% es de la propia Cafranga) y Las Higueras del Tambor (50% de la fundación; 28% de Cafranga). "Todos los recursos que generan estas sociedades van íntegros a la fundación", recalca un portavoz de la Pardo-Valcarce. Cadespain lleva a cabo actividades de manipulados (como el lavado, reparación y clasificación de elementos de Correos, por un contrato con la Sociedad Estatal); Cademadrid es una imprenta; y Las Higueras del Tambor prepara y celebra eventos (bodas, comidas de empresa, grabación de anuncios) en la llamada Quinta de la Muñoza, ubicada a la entrada de El Pardo.

Ecologistas en Acción tiene desde hace tiempo en su punto de mira estas actividades en La Muñoza. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló en abril de 2013 la licencia (del Ayuntamiento) para celebrar este tipo de actos en la finca, una sentencia contra la que la Comunidad de Madrid presentó un incidente de nulidad, que fue desestimado: "La pretensión [de la comunidad] es jurídicamente insostenible, ya que no ha ido dirigida a la defensa de los intereses generales. [...]. En ningún caso hay un interés público sino netamente privado", explicitaba el auto del TSJM. Meses más tarde, según denunciaba la ONG, la comunidad modificaba la Ley del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, permitiendo el uso dado a la finca. Hoy, continúan los recursos de la organización ecologista: "A cada paso que da Carmen Cafranga, a cada problema que encuentra, la comunidad y el ayuntamiento le allanan el camino. Desde 2005, han estado emitiendo licencias o cambiando leyes a la carta. Y muchas de esas modificaciones se incluyen por enmiendas del PP presentadas a última hora", señala Mª Ángeles Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción Madrid.

Carmen Cafranga y Ana Botella, en una imagen de archivo.
Carmen Cafranga y Ana Botella, en una imagen de archivo.

Orgullosa de sus amigos

Es de sobra conocido que Carmen Cafranga es consejera -así figura en el Registro Mercantil-, de la firma Subastas Segre, propiedad de la esposa de Ignacio González, Lourdes Cavero, y en algún momento se han relacionado las subvenciones otorgadas a la fundación y sus sociedades y sus lazos con la mujer del hoy presidente de la Comunidad de Madrid. "La fundación recibe ayudas públicas de acuerdo con la normativa vigente", recalcan en la Pardo-Valcarce. En el mismo sentido, la propia Cafranga ha defendido públicamente que la fundación tiene derecho a ellas por sus propias actividades, que nació bajo gobiernos socialistas y que desde entonces ha sido subvencionada por las diferentes administraciones públicas.

"Me enorgullezco enormemente de tener los amigos que tengo, tanto en el Partido Popular [se dice que es "íntima" de Esperanza Aguirre y Ana Botella] como en el Partido Socialista", escribía Carmen Cafranga en enero de 2009. Hoy, en este octubre de 2014 en el que se han conocido los detalles de sus compras con la tarjeta 'opaca' de Caja Madrid por valor de 173.568,46 euros -en ropa (más de 14.000 euros en Berlín Boutique de Madrid), restaurantes (en El Balcón, más de 20.000 euros, con pagos de hasta 1.000 en un solo día), viajes, hoteles, muebles... y hasta dos abonos para la Feria de Otoño de Las Ventas-, el esposo de su compañera en Subastas Segre, Ignacio González, recomedó que abandonara la presidencia de la Fundación Caja Madrid. Cafranga tardó apenas unas horas en dimitir. Tres semanas después, en su propia fundación, la Carmen Pardo-Valcarce, nadie se plantea, "ni remotamente" que pueda dejar su puesto.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios