detenido por PRESUNTO blanqueo y delito fiscal

El pequeño de los Pujol que probó fortuna en la City

Tras su paso por Morgan Stanley y JP Morgan, el hijo pequeño del expresident se unió a su amigo Luis Iglesias para desarrollar la gestora de fondos Drago Capital

Foto: Foto de archivo de la familia Pujol. (EFE)
Foto de archivo de la familia Pujol. (EFE)

Es el pequeño de la saga. Nacido en 1972, el menor de los siete hijos de Jordi Pujol y Marta Ferrusola hizo carrera profesional fuera de Cataluña, lejos de la sombra de sus progenitores y de sus hermanos mayores. Su paso por Londres en el mundo de la banca de negocios le sirvió para curtirse como financiero y trabar algunas buenas relaciones profesionales que le permitirían, con el tiempo, volver a España y hacerse un hueco destacado en la capital.

Tras su paso por Morgan Stanley y JP Morgan, el hijo pequeño del expresidente catalán se unió a su amigo Luis Iglesias para desarrollar la gestora de fondos Drago Capital, especializada en inversiones y gestión de activos inmobiliarios. Había pasado la fiebre de las puntocom y los dos treintañeros querían hacer negocios por su cuenta, tirando de una sólida base financiera y de una mejor agenda internacional de contactos para arrancar.

A pesar de su apellido, Oleguer Pujol pasó bastante desapercibido durante su etapa en Drago Capital. A medio camino entre Madrid y Barcelona, la cara visible del negocio era siempre su socio y colega Luis Iglesias. Ni siquiera las primeras inversiones realizadas formato sale and lease back de las 1.150 oficinas del Banco Santander (2.000 millones), tres edificios de Prisa (300 millones) o 100 sucursales de Bankia (100 millones) le dieron notoriedad.

Fotografía de archivo de Oleguer Pujol Ferrusola.
Fotografía de archivo de Oleguer Pujol Ferrusola.

Todo comenzó a torcerse en su prometedora carrera como bróker inmobiliario con las primeras pesquisas públicas sobre el patrimonio del clan Pujol. El cerco sobre sus progenitores y varios de sus hermanos terminó salpicando también a Oleguer, que a comienzos de 2013 optó por desvincularse de Drago Capital para no perjudicar el pujante negocio de inversión que había sacado adelante con su compañero Luis Iglesias. Era el fin de sus días en la capital.

Desde entonces, las informaciones sobre el dinero oculto de los Pujol, confesión mediante del propio patriarca, ha jalonado la actualidad familiar. En el caso de Oleguer, su paso por la gestora de fondos ha despertado las sospechas de policías y fiscales. Existen indicios fundados de que parte del dinero invertido por él mismo como gestor o parte del dinero de los inversores institucionales canalizado por el bróker puede corresponder al clan.

A partir de este punto, la operativa común de la industria financiera ha convertido en constitutivo de sospecha cualquiera de las responsabilidades que Oleguer Pujol ha desempeñado al frente de la firma, bien sea por operar vehículos de inversión desde paraísos fiscales, emplear abogados como apoderados de las sociedades… Lo común en el mundo de los negocios a esos niveles. La clave está, sin embargo, en descubrir si detrás hay dinero de la familia.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios