El juez impone una fianza de 16 millones para Blesa y 3 millones para Rodrigo Rato
  1. España
por el dinero gastado en las tarjetas 'b'

El juez impone una fianza de 16 millones para Blesa y 3 millones para Rodrigo Rato

El juez de la Audiencia Fernando Andreu ha impuesto una fianza civil de 16 millones de euros para Blesa y 3 millones para Rato por las tarjetas opacas de Caja Madrid

placeholder Foto: El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a su salida de la Audiencia Nacional. (Reuters)
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a su salida de la Audiencia Nacional. (Reuters)

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha fijado 16 millones de euros para Miguel Blesa y 3 millones para Rodrigo Rato como fianza para posible responsabilidad civil por las tarjetas opacas de Caja Madrid. Les da tres días de plazo para pagar o se procederá al embargo de sus bienes.

El magistrado ha tenido en cuenta lo que se gastó de forma presuntamente ilícita durante su mandato más el 25% que se puede añadir a la imposición de la fianza. Andreu habla de delito continuado de administración desleal por un posible abuso de sus funciones.

La Fiscalía Anticorrupción había solicitado que tanto Miguel Blesa como Rodrigo Rato se hicieran responsables civiles de los 15 millones de euros cargados a las tarjetas 'b' por todos los directivos y consejeros, según fuentes jurídicas. Cada uno de ellos tendrá que hacerse cargo de lo gastado mientras presidían Caja Madrid.

Tanto Blesa como Rato han tirado balones fuera en la declaración. Han asegurado que de las tarjetas se encargaba el comité de fiscalidad y que el dinero que se permitía gastar de esas tarjetas era parte del salario, aunque han reconocido que como tal no lo habían declarado a Hacienda. Fuentes presentes en el interrogatorio han explicado que la Ley de Cajas de 2003 sostiene la obligación de cotizar las indemnizaciones o salarios y en caso de esto último debía ser justificado, algo que no se hizo.

Vídeo: Blesa llega a la Audiencia

“No puedo controlar todos los departamentos”, ha declarado Rato ante el juez. Éste ha devuelto todo el dinero gastado cuando ha saltado el escándalo. "En julio de 2014, Bankia me comunicó que la tarjeta en cuestión había sido emitida sin el soporte ni la contabilización adecuadas. Ante ello, consigné la cantidad que me reclamaban desde noviembre de 2010 a mayo de 2012", ha señalado. Pero Blesa ha apuntado que él entiende que no tiene por qué devolverlo. Ambos han mantenido que desconocían que los gastos de esta tarjeta, que era de libre disposición para fines privados, debían ser declarados a Hacienda.

Asimismo, han justificado este uso porque se venía haciendo desde los años 80 y en ningún momento Hacienda había puesto ningún problema. Los gastos aparecían como errores del servidor internos recogida en la circular 50/99, lo que para algunas fuentes demuestra que había ánimo de ocultarlo. Además, han explicado que ni los auditores internos, ni externos ni el Banco de España reflejaban estas retribuciones.

"La tarjeta era entregada a cada beneficiario a iniciativa de la entidad como instrumento de pago de una parte de sus retribuciones. La entidad conocía el uso detallado de la tarjeta y tenía en su poder, como se ha comprobado, el detalle de cada operación. El departamento tributario y fiscal era el responsable y el encargado de aplicar las retenciones correspondientes a las retribuciones y, por tanto, de las tarjetas", ha explicado Rato, quien ha manifestado su "total disposición a colaborar con las entidades legales o regulatorias pertinentes para aclarar cualquier aspecto".

Barcoj declara que fueron "gastos de representación"

Por su parte, el ex director general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj ha negado ante el juez que las tarjetas ‘black’ fueran para uso personal. Según fuentes presentes en el interrogatorio, ha mantenido que los gastos, que sumaron 484.200 euros, fueron por cargo a su puesto, es decir, se trataban de gastos de representación.

Vídeo: Rodrigo Rato llega a la Audiencia

“No hay nada que ocultar”, ha insistido durante la hora que ha durado el interrogatorio ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. Tanto los viajes como los demás cargos eran necesarios para su puesto.

Sánchez Barcoj, que ha contestado únicamente al magistrado y al fiscal Anticorrupción, también ha negado ser el ideólogo de este tipo de tarjetas. Ha asegurado que él ni siquiera estaba en Madrid cuando comenzó su funcionamiento.

Sánchez Barcoj cargó a su tarjeta opaca de Caja Madrid un total de 484.200 euros, que remitió el pasado día 10 en un cheque a la Audiencia Nacional, y otros 90.879 euros que reintegró en julio a Bankia. Entre sus gastos se encuentran salidas de efectivo por valor de 135.000 euros y un viaje en las navidades de 2009 por casi 17.000 euros.

Vídeo: Blesa, Barcoj y Rato gastarón más de un millón de euros

El ex director general ya sostuvo en un escrito remitido al juzgado antes de ir a declarar que las tarjetas constituían una "asignación retributiva complementaria" que suponía "un aumento muy poco significativo" en relación con su sueldo y que estaban sustentadas por su "relación contractual" con la entidad. El imputado también argumenta que él no era responsable de las retenciones que deberían haberse practicado.

El siguiente en declarar es el expresidente de la entidad, Miguel Blesa, y después su sucesor Rodrigo Rato. El fiscal entiende que han podido cometer un delito de apropiación indebida y otro de administración desleal. Por ahora, el instructor sólo ha imputado a estos tres directivos y no al resto de consejeros que utilizaron estas tarjetas y que gastaron de la caja de la entidad madrileña más de 15 millones de euros. Los tres han sido recibidos por un grupo de afectados de Caja Madrid al son de pitidos y gritos.

Vídeo: Decenas de preferentistas se manifiestan en la Audiencia Nacional

El magistrado, que investiga la fusión y salida a Bolsa de Bankia, realiza estos interrogatorios en una pieza separada en la que persigue la utilización de estas tarjetas, a las que los consejeros de Caja Madrid y Bankia cargaron gastos personales entre los años 1999 y 2012. Los interrogatorios están siendo en torno al soporte contractual que tenían las tarjetas y a averiguar quién diseñó este sistema de pago y quién lo supervisaba.

Mercadona, Canal +, gasolina...

Barcoj, el mayor beneficiario de las tarjetas 'b', la usaba prácticamente a diario y para todos tipo de conceptos. Compras en supermercados, regalos de Reyes para los niños, gasolina, peajes, fruterías, copas nocturnas, el Canal Plus y, disposiciones de efectivos.

Los gastos de Sánchez Barcoj, que según varias fuentes era el inventor de este sistema de remuneración, dejan bien claro que entendía que se trataba de una tarjeta de uso estrictamente personal, puesto que apenas algunas comidas, billetes de avión o estancias en hoteles podrían calificarse como gastos de empresa. Además, no tenía ningún reparo en usar la tarjeta constantemente -varias veces al día en muchas ocasiones- para pagar gastos incluso inferiores a un euro, como peajes de acceso a Madrid.

placeholder Pinche para ver el listado completo.
Pinche para ver el listado completo.

Así, hacía la compra semanal, normalmente en El Corte Inglés, una frutería y una bodega de su confianza, aunque también visitaba con frecuencia el Mercadona. También echaba gasolina al coche y pagaba sus comidas individuales. También la usaba para adquirir muebles, objetos de decoración y flores para la casa, donde también disfrutaba de Canal Plus a cuenta de Caja Madrid. Asimismo, adquiría numerosos artículos para la práctica del golf. También compraba entradas para espectáculos con gran frecuencia e incluso abonaba las copas con la tarjeta cuando salía algún fin de semana.

Tampoco se privaba de hacer regalos cuando llegaba la época navideña, con compras en Imaginarium para los niños de la familia y en tiendas de lujo como Loewe para los seres más queridos. En esta época solía hacer un viaje todos los años con cargo a la tarjeta opaca, incluyendo avión, hotel, alquiler de coche, comidas y regalos. El más llamativo es uno realizado en enero de 2004 a Tenerife, que le costó 5.283 euros en Viajes El Corte Inglés y otros 1.250 en el lujoso hotel Bahía del Duque de esta isla.

Ildefonso Sánchez Barcoj Caja Madrid Audiencia Nacional Miguel Blesa Rodrigo Rato
El redactor recomienda