Es noticia
Menú
Felipe VI devuelve la normalidad al desfile de la Fiesta Nacional
  1. España
La Princesa y la Infanta se estrenaron en acto solemne

Felipe VI devuelve la normalidad al desfile de la Fiesta Nacional

El relevo en la Monarquía ha devuelto la normalidad al desfile de la Fiesta Nacional

El relevo en la Monarquía ha devuelto la normalidad al desfile de la Fiesta Nacional. Después de cinco ediciones de un acto marcado por los abucheos a José Luis Rodríguez Zapatero o la incertidumbre por la salud del Rey (si podía asistir o cómo iba a aguantar el mismo), Felipe VI ha presidido su primera gran parada militar de forma y desarrollo impecables. Ha faltado Don Juan Carlos y se han estrenado la Princesa de Asturias y la Infanta Doña Sofía, que han dado un nuevo ambiente en la tribuna y en los saludos.

Su Majestad el Rey, vestido de capitán general con uniforme del Ejército del Aire (que cumple este año los 75 años), ha tenido todo el protagonismo institucional que requería su estreno en la parada. El año pasado presidió el desfile como Príncipe de Asturias pero con las dos estrellas de teniente coronel en la bocamanga de la guerrera. Los guiones de las unidades que participaron en el desfile no se inclinaron al pasar a la altura de la tribuna porque faltaba su jefe supremo, el capitán general de los Ejércitos que estaba convaleciente de su última operación de cadera.

Esta vez la ceremonia se ha podido cumplir al detalle, incluidos los ritmos y los tiempos fijados. Don Felipe ha recibido honores, pasado revista, colocado la corona de laurel en memoria de los caídos por España y saludado a las autoridades políticas y mandos militares, sin parar o a paso marcial, según correspondía. Nada que ver con los esfuerzos, a veces dolorosos, que tenía que hacer Don Juan Carlos en las últimas ediciones para cumplir con los distintos pasos de la ceremonia.

El Rey, seguido por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, el almirante general Fernando García Sánchez, ha refrescado todos los ritos. La novedad es que mientras estaba en la tribuna presidencial también estaba pendiente de que sus hijas, Doña Leonor y Doña Sofía, guardaran la compostura. La Princesa y la Infanta, vigiladas por la Reina, respondieron en todo momento, (parecían muy interesadas en el desfile); aunque se les veían algo desconcertadas cuando los generales y almirantes se cuadraban para saludarles.

En el apartado institucional, la representación casi en pleno del Estado tampoco quiso perderse el estreno de Don Felipe. Rajoy con todos sus ministros menos Luis de Guindos, los presidentes del Congreso y del Senado, los representantes del Tribunal Constitucional y del Supremo, más la mayoría de los presidentes de las Comunidades autónomas estuvieron en el acto. Sólo faltaron los habituales, los dos nacionalistas, y se agregó esta vez el socialista asturiano Javier Fernández. Por el PSOE hubo otro debut, el del secretario general Pedro Sánchez, sentado en primera posición junto con los portavoces parlamentarios.

La otra novedad en la parada fue la recuperación del desfile de aeronaves: una exhibición de 34 aparatos españoles e italianas que abrió la Patrulla Águila dibujando los colores de la bandera sobre el cielo de Madrid, azul en el momento de la parada pero amenazado antes por las nubes durante toda la mañana.

El relevo en la Monarquía ha devuelto la normalidad al desfile de la Fiesta Nacional. Después de cinco ediciones de un acto marcado por los abucheos a José Luis Rodríguez Zapatero o la incertidumbre por la salud del Rey (si podía asistir o cómo iba a aguantar el mismo), Felipe VI ha presidido su primera gran parada militar de forma y desarrollo impecables. Ha faltado Don Juan Carlos y se han estrenado la Princesa de Asturias y la Infanta Doña Sofía, que han dado un nuevo ambiente en la tribuna y en los saludos.

Rey Felipe VI
El redactor recomienda