EL ESCRITO SE CURSÓ EN JULIO

El personal de La Paz denunció hace tres meses ante el juez la falta de protocolos

Las numerosas deficiencias relatadas en el escrito, que se presentó en los juzgados de Plaza Castilla, hacen hincapié en el incumplimiento de la normativa

Foto: Trabajadores de La Paz piden la dimisión de Ana Mato e Ignacio González. (EFE)
Trabajadores de La Paz piden la dimisión de Ana Mato e Ignacio González. (EFE)

El personal del servicio de urgencias e intensivos del hospital La Paz, designado como centro de referencia para el tratamiento de posibles casos de ébola, notificó en los juzgados la falta de medios, protocolos y entrenamiento para atender a este tipo de pacientes. Las numerosas deficiencias relatadas en el escrito, que se presentó en los juzgados de Plaza Castilla, hacen hincapié en el “incumplimiento flagrante de la normativa vigente por la forma de proceder con inexistencia de protocolos adecuados y falta de información y formación a los trabajadores”.

La denuncia se cursó el pasado mes de julio, después de llevar dos meses exigiendo a la gerencia más cursos de formación e información sobre prevención de riesgos. Otra de las deficiencias que los sanitarios pusieron en conocimiento del juez tiene que ver con el espacio destinado para el cribaje de estos pacientes, “situado en la entrada general de las urgencias, lugar altamente transitado tanto por pacientes, personal y familiares, lo que nos preocupa enormemente”. Según relataba a este diario un celador del centro, con respecto a un caso sospechoso que delata la improvisación y falta de protocolos, “se ha habilitado la conserjería, donde se dejaban los paquetes, para ingresar a los posibles infectados, aunque sólo han cambiado el aire acondicionado”.

La secretaria de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME), Amaia Batanero, explicó que “el personal de enfermería de cuidados intensivos de La Paz llevamos pidiendo formación adecuada y entrenamiento desde el mes de mayo, cuando nos dijeron que nos teníamos que encargar de tratar a estos pacientes si se daba algún caso”; sin embargo, lo único que consiguieron fue un curso de quince minutos para aprender a ponerse el traje correctamente. “Creo que no han sabido ver la dimensión del problema (las autoridades sanitarias y gerencia del hospital), y prefirieron ahorrarse el dinero en formación debido a los recortes”, critica.

Evitar la comisión de delitos por imprudencia

Los trabajadores del hospital consideran que se ha incumplido la ley de prevención de riesgos laborales y se ha puesto en peligro a la comunidad médica y a los pacientes. Asimismo, concluían que “ante la nefata gestión generada por la activación de la alerta por el virus del ébola, no nos sentimos capacitados para atender con las garantías suficientes a posibles casos, por la falta de información y formación adecuada al respecto y por la carencia de recursos y desconocimiento de protocolos, que no sólo ponen en peligro la seguridad y salud de los profesionales, sino que pueden ser un problema de salud pública para el resto de población si no somos capaces de contener una enfermedad de estas características”.

El escrito presentado ante los juzgados el pasado mes de julio concluía solicitando la apertura de diligencias oportunas para delimitar la responsabilidad que pueda derivarse de los hechos expuestos, y pedía que se adoptasen medidas de tipo cautelar para evitar la comisión de delitos o faltas por imprudencia. Asimismo, la denuncia hacía referencia al desmantelamiento del Hospital Carlos III por parte de la Consejería de Sanidad de Madrid, centro de referencia para el estudio, la investigación y el tratamiento de enfermedades infecciosas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios