LA ACUSACIÓN PARTICULAR DESMIENTE SU VERSIÓN

Esperanza Aguirre ante el juez: “Iba sola, vi a mucha gente y tuve miedo”

Aguirre se sentó ayer ante el juez para negar que se fugara de la Policía y de los agentes de Movilidad que le estaban multando por aparcar en un carril bus

Foto: Esperanza Aguirre, a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)
Esperanza Aguirre, a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, se sentó ayer ante el juez de instrucción para negar de manera contundente que se fugara de la Policía Municipal y de los agentes de Movilidad que la estaban multando por aparcar en un carril bus. Según su versión, vio "que empezaba a acumularse un montón de gente" y dado que "venía de un acto privado e iba sin escolta", empezó a "tener miedo" por si le podía "pasar algo", tal y como sostienen fuentes presentes en el interrogatorio. Tampoco vio a la patrulla de Policía Municipal que le fue dando el alto en varias ocasiones desde la madrileña calle Gran Vía hasta su domicilio. Dice que no se dio cuenta.

Sin embargo, fuentes de la acusación particular que representa a uno de los agentes han desmentido cada una de las afirmaciones que realizó ayer la dirigente ‘popular’. Ella aseguró ante el juez Carlos Valle que, cuando pidió retirarse en el momento en el que procedían a multarla, los agentes le espetaron que si no le gustaba el modo de actuar se lo dijera a “su amiguita la Botella”, en referencia a Ana Botella, la actual alcaldesa de Madrid. Mentira, para la acusación, que asegura que uno de los agentes se limitó a saludarla y el otro únicamente le comunicó la infracción. Aguirre pidió que se modificara hasta tres veces su declaración antes de firmarla.

Gritos a la salida

Tampoco vio a los policías municipales que fueron tras ella una vez que se dio a la fuga de los agentes. Ni los vio ni le dieron el alto. Esa versión queda desmontada por las imágenes del momento, que se captaron por las cámaras de seguridad de la zona y en las que se ve cómo una patrulla de la Policía se pone en paralelo al coche de la presidenta y llega hasta su casa.

Aguirre, tratada “de tú”

Se quejó la expresidenta madrileña de que los agentes la habían tratado “de tú” ante el magistrado, que la ha tenido que imputar por un delito de desobediencia por orden de la Audiencia Provincial de Madrid. Aguirre atacó en su interrogatorio a los agentes que procedieron a notificarle un boletín de denuncia por aparcar en una zona prohibida y por no entregarles la documentación requerida, algo que ella ha desmentido al asegurar que les dio una carpeta negra. Es más, preguntó a la abogada de la acusación que qué buscaba su cliente: “Justicia”, respondió.

 

Pocas horas después de los hechos, Aguirre declaró en varios medios de comunicación que los agentes eran “bastante machistas” y aseguró que no se había dado a la fuga, sino que se había negado a aceptar la copia de la multa de los agentes de movilidad, a quienes calificó de "viciosos de las multas" y definió como “agentes de (in)movilidad".

La dirigente ‘popular’ centró su declaración, que duró algo menos de una hora, en desmentir reiteradamente que se dio a la fuga, que no vio al agente al que casi arrolla al arrancar el coche, y a desacreditar a los funcionarios que procedían a multarla. Los agentes, cuando la vieron, se pusieron “muy contentos”, aseguró Aguirre en la sala de declaraciones donde estaba siendo interrogada. Es más, según ella, uno de ellos sacó el teléfono nada más verla para llamar a la prensa. Al ver los hechos, ella pidió retirarse a una zona donde no hubiera tanta gente mirando, aunque en las imágenes de los hechos no se percibe que existiera ningún grupo concentrado observándola.

Cuando decidió marcharse sin recoger los boletines de denuncia, no vio al agente que tenía delante de su coche porque este estaba varios carriles a la izquierda. Ahora bien, en la causa judicial consta un parte firmado por la propia Aguirre de colisión de su coche contra una moto. El parte, que fue firmado en el domicilio de ella –según fuentes del caso– después de seguirla hasta allí, se reconoce que el golpe tuvo como consecuencia una víctima aunque fuera leve y el propio agente incorporó a la causa un parte de Asepeyo por una contusión en una rodilla por el impacto de la moto al caerse.

Ni fiscal ni acusación popular preguntan

Tras su declaración, Aguirre se mostró contenta por poder dar su versión al juez y aseguró que había contestado a todas las preguntas que le realizaron. Es decir, las del instructor y de la acusación particular. Ni la Fiscalía ni el abogado de la acusación popular, representada por la asociación Transparencia y Justicia, realizaron ninguna pregunta al entender, según fuentes fiscales, que ya se había preguntado todo lo necesario.

El siguiente paso en este caso, en el que se investiga un presunto delito de desobediencia por unos hechos ocurridos el pasado 3 de abril, será la declaración la próxima semana de los agentes que la multaron y de los policías que la persiguieron hasta su casa. A partir de entonces, el instructor del Juzgado número 14 de Plaza Castilla tendrá que decidir si sienta a Aguirre en el banquillo de los acusados por un delito de desobediencia, si vuelve a convertirlo en falta por falta de pruebas o si lo archiva.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios