Es noticia
Menú
Rajoy, a doblar el pulso a Mas, sin candidata en Madrid y pendiente de Sánchez y Cañete
  1. España
una semana de frentes abiertos

Rajoy, a doblar el pulso a Mas, sin candidata en Madrid y pendiente de Sánchez y Cañete

Rajoy lidia esta semana con Esperanza Aguirre, Pedro Sánchez, Juncker y Mas. Duran tiene el detalle de preguntarle por la recuperación la vispera de la Diada

Foto: Mariano Rajoy. (Reuters)
Mariano Rajoy. (Reuters)

El lunes Esperanza Aguirre en el PP, el miércoles Pedro Sánchez en el Congreso y Jean-Claude Juncker en Bruselas, el jueves Artur Mas y Oriol Junqueras en su Diada. Son los nombres propios que ocupan esta semana los afanes de Mariano Rajoy como presidente del PP, como jefe del Ejecutivo y como responsable de “cumplir y hacer cumplir” la Constitución. Son fechas clave para que la lideresa aclare si quiere o puede aspirar a la alcaldía de Madrid, para saber si el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba lo es más de José Luis Rodríguez Zapatero que del exministro del Interior, para conocer si Miguel Arias Cañete será comisario de primera y si la pareja independentista lo será hasta la muerte (de CiU).

Este arranque de curso empieza con examen de repaso. Repite el PSOE, aunque con nuevo jefe de filas: Sánchez se estrena como jefe del principal partido de la oposición en pleno de control al Ejecutivo para preguntar a Rajoy sobre “la situación social y política actual de los españoles”. El Partido Popular sigue pendiente de las reflexiones y nombramientos de su jefe sobre la reactivación interna y los candidatos por elegir, los de Madrid para empezar.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. (Reuters)En fuentes de la sede de Génova no son capaces de adivinar si el juicio al que se verá sometida Esperanza Aguirre con los policías municipales aclara o complica la decisión de Rajoy sobre la lista a la alcaldía, si es que estaba tomada. “Si es la mejor opción y de verdad quiere, se la nombra para que se ponga a ello, pero que deje de incordiar”, decían en la dirección nacional antes de saber que la expresidenta de la Comunidad será juzgada por un posible delito de desobediencia. Y en plena precampaña electoral.

Y encima el ático de Ignacio González

Antes, la cuestión en el PP era saber si aspiraba de verdad a presentarse a las elecciones para ser alcaldesa; ahora el asunto es si podría hacerlo. “La una con el juicio por desobediencia y el otro con el ático de Marbella pendiente”, recuerdan en los mismos medios, nada esperancistas, en alusión a Ignacio González por si el episodio de sus inversiones inmobiliarias en la Costa del Sol rebrota en plena precampaña.

Si Rajoy iba a aceptar, aunque fuera a regañadientes, que Aguirre fuera la cabeza de lista del PP en Madrid, el juez le complica mucho la decisión. Si ese mensaje (repicado desde Génova) era puro tanteo para quedar bien, ya está de más. La expresidenta de la Comunidad desconcierta hasta a sus más fieles partidarios. Ante la reunión del comité ejecutivo nacional de hoy, donde podía salir la cuestión de sus aspiraciones, a unos les dijo que no iba aparecer, que iba a seguir de vacaciones. Luego informó que haría lo posible para estar en la reunión. Ahora no podrá faltar para que no se interprete como huida.

Rajoy durante una visita de Aguirre cuando estuvo en la presidencia de Madrid. (Efe)Los dirigentes del PP esperan que Rajoy concrete hoy sus planes de negociación con el PSOE sobre las medidas de regeneración democrática, elección directa de alcaldes incluida. Es la primera prueba para ver cómo pueden ser las relaciones con el nuevo secretario general de los socialistas. Los populares le piden que al menos mantenga el entendimiento básico con el PP frente al desafío separatista en Cataluña, que siga la línea de Rubalcaba cuando empujó al PSC a alejarse de la apuesta por la consulta.

Sánchez, entre el duelo con Rajoy y la competencia con Iglesias

Las preguntas previstas para el pleno de control del miércoles indican las preocupaciones del PSOE y de CiU en el arranque del curso. Sánchez se va a estrenar con el discurso de negar la recuperación económica y el catastrofismo al describir la situación social. Hay que ver si se mide más con Rajoy o con la competencia de Podemos. La novedad es que el jefe del Ejecutivo tendrá más difícil identificar a su adversario con el Gobierno de Zapatero que llevó a España al borde de la quiebra. Sánchez estaba entonces en la Asamblea de Madrid.

Es todo un símbolo de la división en CiU y del desmarque de UDC la pregunta que su portavoz parlamentario, Josep Antoni Duran, hará a Rajoy en el Congreso la víspera de la Diada más independentista: “¿Cómo valora la evolución de la economía?”. El diputado nacionalista, como buena parte de su grupo parlamentario, hace en la Cámara vida aparte del desafío independentista de Mas.

En la misma jornada que el presidente del Gobierno lidie con Sánchez y Duran estará pendiente del equipo formado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. De la comisaría asignada a Miguel Arias Cañete depende el éxito o el fracaso de la ofensiva de Rajoy para mejorar posiciones en la UE. La prevista de Investigación es de segunda en jerarquía, aunque magra en inversiones. Pero hasta en el Ejecutivo reconocen que sabe a poco. Y menos si hay que esperar 9 meses para colocar a Luis de Guindos en la presidencia del Eurogrupo.

El lunes Esperanza Aguirre en el PP, el miércoles Pedro Sánchez en el Congreso y Jean-Claude Juncker en Bruselas, el jueves Artur Mas y Oriol Junqueras en su Diada. Son los nombres propios que ocupan esta semana los afanes de Mariano Rajoy como presidente del PP, como jefe del Ejecutivo y como responsable de “cumplir y hacer cumplir” la Constitución. Son fechas clave para que la lideresa aclare si quiere o puede aspirar a la alcaldía de Madrid, para saber si el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba lo es más de José Luis Rodríguez Zapatero que del exministro del Interior, para conocer si Miguel Arias Cañete será comisario de primera y si la pareja independentista lo será hasta la muerte (de CiU).

Alfredo Pérez Rubalcaba Mariano Rajoy Ignacio González Jean-Claude Juncker Miguel Arias Cañete Artur Mas Pedro Sánchez
El redactor recomienda