Es noticia
Menú
Pacto de no agresión entre Ignacio González y Tomás Gómez hasta atar las candidaturas
  1. España
LOS DOS QUIEREN COMPETIR POR LA CAM

Pacto de no agresión entre Ignacio González y Tomás Gómez hasta atar las candidaturas

El presidente de la Comunidad y el líder del PSM firman un pacto no escrito para aparcar el ático de Marbella y la mala gestión socialista de Parla.

Foto: Tomás Gómez habla desde la tribuna de la Cámara regional. Ignacio González lo escucha. (EFE).
Tomás Gómez habla desde la tribuna de la Cámara regional. Ignacio González lo escucha. (EFE).

Cuchillos en alto. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el líder de la oposición, Tomás Gómez, han firmado un pacto verbal de no agresión hasta que PP y PSOE confirmen que serán ellos los candidatos que se disputarán la presidencia de la Real Casa de Correos en las elecciones autonómicas de 2015. A los dos les interesa que su contrario no saque más a relucir sus trapos sucios y a los dos les conviene mantener cerrada la caja de los truenos durante el tiempo que siga abierta la carrera por las candidaturas. Una vez conseguido el propósito, el pacto González-Gómez saltaría por los aires.

Ni Tomás Gómez ni Ignacio González cuentan con el apoyo incondicional de sus aparatos a nivel nacional, y saben que seguir con un goteo constante de acusaciones mutuas podría perjudicarles ahora, justo cuando los partidos estudian cuál es la mejor opción para ganar Madrid. En los últimos meses, pocos son los plenos semanales en los que el presidente de la Comunidad no haya reprochado desde la Cámara autonómica al líder de la oposición su mala gestión cuando era alcalde de Parla, y viceversa. Gómez también aprovechaba sus intervenciones para afear al sucesor de Aguirre las sombras que sobrevuelan sobre la forma en que adquirió el ático que la familia González-Cavero dispone en Marbella. Sin embargo, en los tres últimos plenos los rifirrafes entre ambos han venido a menos, por no decir que han desaparecido.

A menos de diez meses para las elecciones, los críticos con Gómez en las filas del Partido Socialista de Madrid han lanzado toda una ofensiva en su contra con los datos que el partido cosechó en las elecciones europeas del 25 de mayo: 400.000 votos menos que en los anteriores comicios. Gómez tampoco cuenta con el respaldo firme del nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a quien pidió formar parte de su Ejecutiva para ganarse desde dentro al nuevo núcleo duro del partido. Sin embargo, el ala del PSM más alejada del tomasismo pedirá primarias en Madrid a la vuelta de verano, tanto en el ayuntamiento como en la Comunidad, donde buscan un hombre de confianza del círculo de Sánchez para liderar un nuevo PSM.

A la espera de que en Génova cocine sus propias encuestas sobre qué candidato tiene más apoyo en la calle, Ignacio González ya ha anunciado su intención de presentarse como cabeza de lista del PP a las elecciones de 2015. Ana Botella aún no se ha pronunciado sobre su futuro político, pero esta semana ha insinuado que no tiene miedo a aquellos que quieren moverle la silla, en una clara alusión a la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre y a la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, los nombres que suenan con más fuerza para encabezar la lista del PP en Madrid.

Botella y González, todavía incógnitas

Desde la dirección nacional del partido confían en que sea la propia alcaldesa de Madrid la que dé un paso atrás y diga públicamente a la vuelta de sus vacaciones que no quiere revalidar su puesto. Entonces será mucho más fácil montar una candidatura paralela al trabajo diario de Botella hasta que las urnas decidan quién será el próximo alcalde.

Hasta que Botella no se pronuncie, en el PP trabajan con varios escenarios que variarán según las encuestas que el partido confeccionará en septiembre. Un tándem podría ser mantener a los dos, Botella y González. Otro escenario sería cambiar a los dos y que un candidato fuera afín al PP de Madrid y otro saliese de Génova. Tampoco se descarta mantener solo a uno –tiene más papeletas de seguir el presidente de la Comunidad- y que Rajoy elija al otro. Nadie descarta que el presidente opte por no designar ni a Aguirre ni a Cifuentes y colocar a alguien con tirón y de su máxima confianza. Podría ser algún miembro del Gobierno. No se descarta la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aunque a ella sea la opción que menos le convenza.

Cuchillos en alto. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el líder de la oposición, Tomás Gómez, han firmado un pacto verbal de no agresión hasta que PP y PSOE confirmen que serán ellos los candidatos que se disputarán la presidencia de la Real Casa de Correos en las elecciones autonómicas de 2015. A los dos les interesa que su contrario no saque más a relucir sus trapos sucios y a los dos les conviene mantener cerrada la caja de los truenos durante el tiempo que siga abierta la carrera por las candidaturas. Una vez conseguido el propósito, el pacto González-Gómez saltaría por los aires.

Pedro Sánchez Tomás Gómez
El redactor recomienda