EL GRUPO HA PEDIDO EL CONCURSO DE ACREEDORES

Los trabajadores de Arturo Fernández convocarán paros para reclamar sus nóminas

El grupo empresarial del presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, va camino del colapso.

Foto: Arturo Fernández, el pasado mes de marzo, después de imponerse en las elecciones de la patronal madrileña. (EFE)
Arturo Fernández, el pasado mes de marzo, después de imponerse en las elecciones de la patronal madrileña. (EFE)

El grupo empresarial del presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, va camino del colapso. Los empleados de su grupo de hostelería Arturo Cantoblanco han acordado realizar paros durante los próximos días para reclamar el abono de sus nóminas y defender la continuidad de sus puestos de trabajo, amenazados por la delicada situación económica que atraviesa la compañía. Las medidas se concretarán esta misma semana. 

Los retrasos en el pago de los salarios comenzaron a producirse en enero y desde entonces no han dejado de repetirse. Hasta ahora, los trabajadores se habían limitado a protestar formalmente ante la compañía y a repartir octavillas en los diferentes centros de Arturo Cantoblanco para concienciar a los usuarios de sus comedores de la situación en la que se encuentran. Pero el escaso éxito de la iniciativa ha llevado a la plantilla a acordar medidas más contundentes.

La decisión de convocar los paros se adoptó este miércoles en una nueva asamblea convocada en la sede de Comisiones Obreras de Madrid. La compañía de Arturo Fernández gestiona el servicio de restauración de la Asamblea de Madrid, Radio Televisión Española (RTVE), el Ministerio de Economía y el Teatro Real, entre otras organizaciones. Aunque el tiempo de retraso en el abono de los salarios varía de un centro a otro, los empleados denuncian que desde el inicio del año se producen de forma generalizada.   

 

Los paros tendrán una duración de dos horas y se convocarán previsiblemente durante el almuerzo, el momento de mayor actividad en los comedores. Los trabajadores no descartan iniciar huelgas si la protesta no da resultado. Además del abono de las nóminas, reclaman que, en caso de que Arturo Cantoblanco pierda las concesiones que tiene por el incumplimiento de sus obligaciones, las contratas que lleguen para reemplazarle asuman sus puestos de trabajo.

Una trayectoria cuesta abajo

La situación del grupo de Fernández se ha deteriorado sensiblemente en los últimos meses. El pasado mes de noviembre perdió el servicio de cafetería del Congreso de los Diputados, uno de los más valiosos que prestaba. Era el responsable de la restauración de la Cámara Baja desde hacía 20 años, pero los diputados se inclinaron por otorgarle el contrato a un nuevo operador. Semanas después también se vio obligado a salir de Ifema por las deudas que había contraído con la institución. Y hace sólo unas semanas perdió la concesión del Club de Campo de Madrid por el mismo motivo.

Ante esta situación, el presidente de la patronal madrileña se ha visto obligado a presentar el concurso de acreedores, una figura que debería permitirle disponer de los ingresos ordinarios que genere Arturo Cantoblanco para abonar las nóminas de los trabajadores y proveedores. En paralelo, Fernández tiene decidido reestructurar su negocio para prescindir de las líneas menos rentables. Su plan pasa asimismo por reducir su plantilla, que se sitúa en torno a 1.800 trabajadores, que tratarán de impedirlo. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios