Es noticia
Menú
El PP, frente a otra humillación de Bárcenas: exige 900.000 € por su “despido diferido”
  1. España
EL JUICIO SE CELEBRARÁ ESTE VIERNES

El PP, frente a otra humillación de Bárcenas: exige 900.000 € por su “despido diferido”

Luis Bárcenas ajustará cuentas con el Partido Popular este próximo viernes, un año y medio después de que la formación decidiera prescindir de sus servicios después de 32 años de fecunda relación profesional

Foto: María Dolores de Cospedal, en el juicio por la demanda que presentó contra Luis Bárcenas. (EFE)
María Dolores de Cospedal, en el juicio por la demanda que presentó contra Luis Bárcenas. (EFE)

Luis Bárcenas ajustará cuentas con el Partido Popular este próximo viernes en el juicio por su despido, un año y medio después de que la formación prescindiera de sus servicios tras la difusión de los papeles con su presunta contabilidad B. El extesorero reclamará a Génova el pago de una indemnización de 900.000 euros por haberle puesto en la calle de forma improcedente, algo que los populares rechazan desde que se produjo su salida. Según fuentes cercanas al partido, mantendrán ante el juez que ya abonaron a Bárcenas el dinero que le correspondía mediante el extraño “pago en diferido” que reveló en una peculiar rueda de prensa María Dolores de Cospedal.

La vista, que se celebrará a las 10 horas de este viernes en el Juzgado de lo Social número 16 de Madrid, es el resultado de la demanda que presentó Bárcenas el 19 de febrero de 2013 para reclamar su indemnización por 32 años de relación laboral. El extesorero y exsenador del PP sostiene que fue despedido de forma improcedente el 31 de enero de 2013 sin recibir ninguna compensación. Según su defensa, sus últimos salarios mensuales con las pagas extraordinarias ya prorrateadas ascendieron a 21.300,08 euros. Por ello, Bárcenas exige al PP el pago de una cantidad cercana a los 905.000 euros.

Pero el PP se niega a abonarle nada. Alega que Bárcenas no fue despedido en enero de 2013, sino en abril de 2010, cuando el extesorero se vio salpicado por la primera fase del caso Gürtel y renunció a su acta de senador. La formación ha admitido que siguió pagándole una nómina durante tres años más, pero sostiene que esos pagos eran la “simulación en diferido” de la indemnización por su salida.

Sin acuerdo previo

Será el juez quien decida. Las partes no lograron un acuerdo amistoso en el arbitraje que se celebra en los conflictos laborales antes de llegar a juicio. Y tampoco va a producirse ese pacto antes de la vista del viernes. Fuentes de Génova aseguran que no contemplan la posibilidad de negociar una solución de última hora con la defensa de Bárcenas. Las mismas fuentes afirman que sus abogados están convencidos de que lograrán demostrar que el extesorero fue efectivamente despedido en abril de 2010 y que el dinero que le siguieron abonando hasta enero de 2013 era fruto de un “acuerdo entre partes” para “simular la indemnización” por su salida, como declaró públicamente Cospedal.

Pero el entorno de Bárcenas va a presentar documentos para desmontar esa versión. Según fuentes cercanas al extesorero, su defensa aportará en el juzgado pruebas de que entre abril de 2010 y enero de 2013 siguió trabajando para el partido. En concreto, intentará demostrar que seguía manejando documentación del partido, que mantenía a través del correo electrónico una relación fluida con Génova y que le enviaban a casa hasta los periódicos a los que estaba suscrito como asesor del PP, el puesto que habría estado desempeñando hasta que los populares dejaron de sufragar sus cotizaciones a la Seguridad Social a comienzos del pasado ejercicio, cuando la investigación sobre Gürtel experimentó un crucial avance. Además, su letrado recordará que Bárcenas siguió disponiendo de una estancia en el cuartel general del PP en la que guardaba todas sus pertenencias.

Retenciones a cuenta del IRPF

Con todo, la prueba más evidente que aportará el principal protagonista de la pieza separada del caso Gürtel serán los justificantes de los ingresos en concepto de salario que le realizó el PP durante los tres años en litigio. Los documentos demostrarían que Génova realizó retenciones a cuenta del IRPF del extesorero, algo que no se efectúa en caso de indemnización por despido. A falta de un dictamen, Bárcenas parece tenerlo todo en su mano para asestarle otro golpe al PP desde su retiro forzoso en la cárcel de Soto del Real, donde cumple prisión preventiva desde el 27 de junio de 2013.

A pesar de la elevada cuantía de la indemnización, el daño en las filas populares no afectaría tanto a sus cuentas como a su credibilidad. Una sentencia contraria al PP serviría para acreditar que, a pesar de las informaciones que desde 2009 vinculaban al exresponsable de sus finanzas con la trama Gürtel, el partido fingió su marcha y siguió teniéndolo en nómina hasta que los papeles con la presunta contabilidad B hicieron completamente insostenible esa relación.

Luis Bárcenas ajustará cuentas con el Partido Popular este próximo viernes en el juicio por su despido, un año y medio después de que la formación prescindiera de sus servicios tras la difusión de los papeles con su presunta contabilidad B. El extesorero reclamará a Génova el pago de una indemnización de 900.000 euros por haberle puesto en la calle de forma improcedente, algo que los populares rechazan desde que se produjo su salida. Según fuentes cercanas al partido, mantendrán ante el juez que ya abonaron a Bárcenas el dinero que le correspondía mediante el extraño “pago en diferido” que reveló en una peculiar rueda de prensa María Dolores de Cospedal.

Luis Bárcenas Caso Gürtel Seguridad Social María Dolores de Cospedal
El redactor recomienda