NO HAY "INTROMISIÓN AL HONOR" en su artículo

Aznar Jr. pierde su guerra judicial contra la diputada de UPyD Irene Lozano

José María Aznar Botella pierde la demanda que presentó en enero contra la diputada de UPyD por el artículo 'Blesaleaks' que Lozano publicó en este diario

Foto: José María Aznar Botella, junto a su padre, el expresidente del Gobierno (Efe).
José María Aznar Botella, junto a su padre, el expresidente del Gobierno (Efe).

Ni intromisión ilegítima en su derecho al honor ni mucho menos los 50.000 euros de indemnización que reclamaba a la diputada de UPyD, Irene Lozano. José María Aznar Botella, hijo del expresidente del Gobierno y de la alcaldesa de Madrid, ha perdido en todos los términos de la demanda que presentó el pasado 30 de enero contra la diputada de UPyD por el artículo “Blesaleaks” que Lozano publicó en este diario a raíz de que se diesen a conocer los llamados correos de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid. El juzgado de primera instancia número 59 de Madrid acaba de desestimar su demanda y ha condenado a Aznar junior al pago de las costas del proceso.

“La consideración de las circunstancias concurrentes conduce a estimar que las manifestaciones enjuiciadas no tienen entidad suficiente para considerar que se ha vulnerado el derecho al honor, pues el grado de afectación de éste es muy débil”. Así de tajante se muestra la sentencia dictada por la magistrada María Serántes, que ha echado por tierra toda la argumentación de Aznar Botella al estimar que se trata de, por un lado, un “personaje público” y, por otro lado, del derecho a la libertad de expresión que comprende la crítica de la conducta de otro aun cuando ésta sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar.

El origen de este caso se remonta al artículo titulado “Blesaleaks” que Lozano publicó en su sección semanal en este diario y en el que ironizaba sobre los “pinitos en las artes mafiosas del chantaje” del hijo de Aznar a raíz de sus exigencias a Miguel Blesa para que Caja Madrid adquiriera una colección completa del escultor Gerardo Rueda. Según la defensa de Aznar Botella, aquel artículo y esa referencia concreta supuso una intromisión ilegítima en su derecho al honor que superaba “el límite de lo humana y personalmente razonable”. Pedía por ello 50.000 euros de indemnización, casi 3.000 euros por cada palabra del texto.

La diputada de UPyD Irene Lozano (Efe).
La diputada de UPyD Irene Lozano (Efe).

La juez del caso entiende desproporcionada esa cifra por daños y perjuicios máxime, alega, “cuando ninguna afección se produjo en su reputación por el artículo publicado dada la previa difusión de determinados SMS”.

Es un "personaje público"

Como ya informó este diario, Aznar Botella argumentaba que no puede ser considerado un personaje público o como una persona que suscite el interés general. Pretensión que también ha tumbado la jueza “pues mantiene el carácter notorio de su filiación y el interés que para determinados medios de comunicación suscita cualquier noticia relacionada con su persona”, destaca la sentencia. “En base a tales consideraciones ha consentido la comunicación pública de noticias que afectaban a su vida privada, extremo que además aparece justificado por la documental acompañada al escrito de contestación”. UPyD aportó, en este sentido, un amplio dossier de artículos publicados en prensa sobre Aznar Jr. como su boda o las columnas que publica en el diario La Razón, entre otros textos.

José María Aznar Botella (Gtres)
José María Aznar Botella (Gtres)

Aznar dirigó su demanda exclusivamente hacia la autora del artículo y no contra El Confidencial, medio en el que todavía se puede seguir leyendo ese artículo. El hecho de que Aznar no incluyera a este diario en su demanda o que no emprendiera acciones judiciales contra todos los medios que publicaron los denominados correos de Blesa también llama la atención de la jueza. “En este caso es objeto de consideración, como ya se ha indicado, la falta de ejercicio por el demandante de acción alguna tendente a evitar o en su caso a hacer cesar la comunicación pública de las comunicaciones previas en las que se basa el comentario ahora enjuiciado”. 

“Tampoco desde el ángulo del posible carácter injurioso, insultante o desproporcionado del comentario empleado cabe apreciar la pretendida vulneración”, añade. “La lectura del texto puesta en relación con las circunstancias temporales y materiales de su comunicación pública revela que no es intención de la autora ni se justifica del contenido del artículo informar de hecho alguno, limitándose a valorar determinada información que la propia demanda admite ha sido objeto de previa comunicación pública, sin que frente a su publicación haya ejercitado el hoy actor acción alguna en protección de su derecho al honor o intimidad”.

El artículo ”Blesaleaks” fue publicado el pasado 20 de diciembre tras difundirse los correos del expresidente de Caja Madrid. En ellos quedaba patente el intento a toda costa de que la entidad financiera adquiriera una colección completa del escultor Gerardo Rueda por importe de 54 millones de euros. “Un precio disparatado”, en opinión de Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa Real y en aquel momento era secretario general de la Fundación Caja Madrid. La operación quedó finalmente en nada y, entonces, un Aznar junior enfadado le reprochó amargamente a Blesa su actitud para con el expresidente del Gobierno: “Con los pelos que se ha dejado por ti, es impresentable lo que has hecho”. Aznar Botella deberá pagar las costas del juicio aunque pueda recurrir el fallo. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios