TRAS SU IMPUTACIÓN FORMAL EN LOS ERE

De Guindos hizo piña con Portugal para forzar la dimisión de Álvarez en el BEI

Cuestionada desde su imputación en el caso ERE, la vicepresidenta del BEI no tuvo más remedio que presentar finalmente este miércoles su dimisión

Foto: La exvicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Magdalena Álvarez. (EFE)
La exvicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Magdalena Álvarez. (EFE)

Cuestionada desde su imputación hace casi un año en el caso ERE, la vicepresidenta del BEI, Magdalena Álvarez, no tuvo más remedio que presentar ayer su dimisión al frente del Banco Europeo de Inversiones a pesar de que había insistido una y otra vez tanto en público como en privado que se mantendría en el cargo para demostrar su inocencia. Estaba ahora más dispuesta que nunca a seguir fiel a su lema: “Antes partía que doblá”.

Como el Ejecutivo de Rajoy sabía de las intenciones numantinas de Álvarez, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, cambió de estrategia. De solicitar que cesara pasó a la acción. Forzó su dimisión ejerciendo una tenaz y contundente presión al presidente del banco, Werner Hoyer, en alianza con el Gobierno de Portugal sobre la inconveniencia de mantener como número 2 del BEI a una imputada implicada en un caso de corrupción gigantesco como el de las falsas prejubilaciones.

De Guindos destacó en octubre de 2013 que existía “un código de conducta que cumplir por todos los empleados; es un puesto muy importante para España y el Gobierno, en función de las conclusiones de ese informe, tomará su posición". El código del BEI exige a sus miembros “respecto a la ley, que mantengan una actitud digna e irreprochable y eviten comportamientos que puedan avergonzar a la institución”.

Luis de Guindos (d) conversa con el presidente del BEI, Werner Hoyer. (EFE)
Luis de Guindos (d) conversa con el presidente del BEI, Werner Hoyer. (EFE)

Maleni, que cobra 22.963 euros al mes, más unas dietas por residencia del 15% de su sueldo y unos gastos de representación de 991 euros mensuales, sustituyó en julio de 2010 a Carlos da Silva Costa tras asumir este el cargo de gobernador del Banco de Portugal. “Guindos ha movido hilos junto a Portugal para presionar al BEI”, señala a El Confidencial un dirigente del Partido Popular. “Magdalena está ya amortizada, por edad y por estar abierta una causa judicial tan importante como la de los ERE”, apunta este político que descarta un futuro en la política o en el sector financiero para Álvarez.

Aunque eso sí, tratándose de una exministra y exconsejera de Economía y Hacienda de la Junta pocos dudan que, en caso de que pida acomodo, el PSOE tratará de buscarle otro puesto. De hecho, el consejero de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo, José Sánchez Maldonado, no tardó ni dos horas en respaldar a Álvarez. “Lleva 20 años de amor a Andalucía”, glosó, sin sonrojo alguno, el polémico político.

El hecho es que Álvarez se encontraba contra las cuerdas. Mucho más tras perder los recursos ante la Audiencia Provincial de Sevilla que confirmaron su imputación en el caso de los ERE y tras embargar el juzgado de Mercedes Alaya seis bienes inmuebles y cinco cuentas corrientes, una de ellas en Luxemburgo, así como todos sus saldos bancarios a fin de cubrir la fianza de responsabilidad civil de 29,5 millones de euros que le impuso la magistrada sevillana.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios