POR TENER UN FONDO DE PENSIONES EN UNA SICAV

Willy Meyer dimite como eurodiputado un mes después de las elecciones europeas

El eurodiputado de IU ha querido resarcir la polémica dándose de baja en un dudoso plan de pensiones que aceptó. Pero no podrá tocarlo hasta los 63 años.

Foto: El eurodiputado Willy Meyer. (EFE)
El eurodiputado Willy Meyer. (EFE)

No ha podido a las presiones. El eurodiputado de IU, Willy Meyer, ha presentado su baja como europarlamentario justo un mes después de las elecciones del 25-M. El parlamentario participó en un fondo de pensiones privados gestionado por una sicav en Luxemburgo en nombre del Parlamento Europeo. Ayer mismo, cuando saltó la polémica, renunció a dicha pensión, pero no fue suficiente. El sillón del ya ex eurodiputado lo ocupará su compañero Javier Couso.

Meller, junto a un número aún por determinar de eurodiputados, accedieron, de forma voluntaria, a un fondo de pensiones formalizada a través de una sicav con sede en Luxemburgo, según desveló ayer Infolibre. Las supuestas buenas intenciones del europarlamentario tras su amago de querer retirar sus aportaciones por parecerle inmoral se iban a quedar sólo en eso: en buenas intenciones.

Cuando la noticia trascendió, los propios militantes de Izquierda Unida pedían explicaciones a una formación que siempre ha criticado duramente este tipo de inversiones, ya que entienden que se meten fondos públicos en mecanismos de inversión opacos. El eurodiputado reaccionó inmediatamente al incendio que provocó en su partido y envió una carta al director general de Finanzas y Pensiones de la Eurocámara dándose de baja en el sistema. “Teniendo en cuenta que las sicavs son entidades que pretenden burlar las obligaciones fiscales de las empresas, el eurodiputado ha decidido darse de baja del mismo”, recogía la nota de prensa distribuida por la formación.

El fuego pareció amainar ya que ni PSOE ni PP han querido pronunciarse sobre la pensión que la Eurocámara estuvo ofreciendo a sus miembros desde 1994 hasta 2009. El método recogía que, por cada euro que aportaba la institución, los abonados destinaban de su nómina dos euros a este dudoso plan de pensiones con sede en Luxemburgo. El Parlamento Europeo operó con esta sociedad hasta 2009, año en el que se apartó por completo de la gestión de la sicav. Sin embargo, según el Estatuto, los antiguos diputados tendrán derecho a recibir esta pensión de jubilación cuando cumplan los 63 años. Antes de Meyer, ya hubo intentos de varios eurodiputados que quisieron retirar el dinero, pero no pudieron, por las cláusulas del contrato, por lo que la baja voluntaria de Meyer es totalmente inválida ante el Parlamento Europeo, que dejó de gestionar la sicav hace cinco años.

El diputado Alberto Garzón utilizó las redes sociales para salir en defensa de las duras críticas que recibió ayer su formación y recordó que fueron ellos los “primeros que renunciamos en el Congreso a una aportación de 14.000 euros a un fondo privado de pensiones”. El malagueño también criticó duramente el polémico fondo de pensiones que firmó su compañero de filas. “No es ético que existan fondos de pensiones privados financiados con dinero público. Hay que combatirlo desde todos los ámbitos”, zanjó.

La pensión ascenderá a un 3,5% del importe de la asignación parlamentaria por cada año completo de ejercicio del mandato, sin que el importe resultante pueda superar el 70% de la misma. El coste de estas pensiones se cubrirá con cargo al presupuesto del Parlamento Europeo. Los nuevos diputados, sin embargo, no pueden afiliarse a este polémico fondo de pensiones, ya que se está suprimiendo progresivamente.

El PSOE se pone de perfil

El partido socialista ha optado por ponerse de perfil en este caso, y sólo Soraya Rodríguez se atrevió a pronunciarse cuando su compañera de filas ya había admitido que participó en el fondo. La cabeza de lista del PSOE para el Parlamento Europeo ya fue eurodiputada durante nueve años, de 1999 hasta 2008, y fue durante ese período cuando participó en el fondo secreto. Ayer, la portavoz socialista en el Congreso salió en defensa de Valenciano y señaló al Parlamento Europeo como la institución que debe dar explicaciones sobre el caso, ya que es ella quien lo ofreció a sus miembros.

Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, antes del debate televisado para las elecciones europeas. (EFE)
Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, antes del debate televisado para las elecciones europeas. (EFE)

Según los mismos documentos, sería Miguel Arias Cañete, el número uno en las listas del PP en las elecciones del 25-M, el administrador de la sicav localizada en Luxemburgo, el país con mayor opacidad financiera de la Unión Europea. El Partido Popular también ha preferido ser cauto a la hora de postularse en el tema. Alfonso Alonso, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, se limitó a decir que no conocía la noticia, por eso no podía opinar sobre ella. “Estamos analizándolo y se actuará en consecuencia”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios