Es noticia
Alarma en la vieja guardia del PSOE por el desmarque para aforar a Don Juan Carlos
  1. España
rubalcaba, de salida, se lava las manos

Alarma en la vieja guardia del PSOE por el desmarque para aforar a Don Juan Carlos

Rajoy y la vieja guardia del PSOE han manifestado su incomprensión ante el desmarque del PSOE de la ley para aforar a Don Juan Carlos

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (EFE)
El expresidente del Gobierno Felipe González. (EFE)

El Gobierno y la vieja guardia del PSOE llevan mal la retirada de Alfredo Pérez Rubalcaba y empiezan a temerse lo peor sobre la actitud de sus posibles sucesores ante los asuntos de Estado. Mariano Rajoy, Alberto Ruiz-Gallardón, Felipe González, exministros y ex altos cargos socialistas de su etapa han manifestado su absoluta incomprensión ante el desmarque del Grupo Parlamentario Socialista de la ley para aforar a Don Juan Carlos y los demás miembros de la Casa Real.

“Suscribimos las posiciones de González, no podemos ir más lejos”, explicaron desde la dirección del Grupo Popular al conocer las declaraciones del expresidente del Gobierno en contra de la decisión de su partido de abstenerse en la votación para el aforamiento. Para el exsecretario general de los socialistas, la reforma propuesta por el Gobierno es necesaria, urgente y justa, y la decisión del PSOE incomprensible. González lo considera incluso una falta de respeto a la historia de su partido en la Transición y a la hoja de servicios de Don Juan Carlos a España y a la democracia, según explicó a El País.

En el PP comprenden que Rubalcaba, de salida, no se haya atrevido a volver a imponer la disciplina en sus filas después de hacerlo para apoyar al Gobierno en la ley de abdicación, su último servicio al Estado. El secretario general del PSOE, que deja el cargo en 20 días, se ha decantado por que su grupo se abstenga con el pretexto de la excesiva prisa del Ejecutivo en arreglar el estatus jurídico de Don Juan Carlos.

Pero esa posición y la idea de alargar la reforma para el aforamiento de los miembros de la Casa Real deja todavía más margen a la campaña antimonárquica abierta desde la extrema izquierda (IU y Podemos), cuestiona la historia reciente del PSOE y deja en mal lugar a los protagonistas del tradicional respeto y apoyo de ese partido a la Monarquía constitucional encarnada por Don Juan Carlos. Es el análisis que destacan en fuentes de esa vieja guardia socialista alarmada por la deriva que apuntan los jóvenes aspirantes a ponerse al frente de la organización.

En la cena privada organizada y celebrada la semana pasada por exministros y ex altos cargos de UCD y del PSOE de homenaje al Rey (a la que asistió Don Juan Carlos), había una nutrida representación de felipistas y guerristas, algunos aún en activo: Alfonso Guerra, Carlos Solchaga, Rosa Conde, Fernando Ledesma, Virgilio Zapatero, José Luis Corcuera, Juan José Laborda o Francisco Fernández Marugán, entre ellos.

El grupo socialista, por boca de su portavoz en el Congreso Soraya Rodríguez, sostiene para justificar la abstención que hubiera sido mejor una ley específica para aforara a Don Juan Carlos o que se incluyera en la reforma general del marco del Poder Judicial que ni siquiera ha aprobado el Consejo de Ministros. Esa vía no habría resuelto la cuestión hasta finales de año.

Las enmiendas para resolver el aforamiento ya han recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Congreso y serán votadas en el pleno de la Cámara mañana mismo con el apoyo del Grupo Popular y dos diputados del Grupo Mixto. Los socialistas se quedarán alineados en la abstención, ni a favor ni en contra, con los nacionalistas de CiU.

El Senado cerrará el trámite parlamentario entre los días 8 y 10 de julio, según fuentes de la Cámara Alta. Don Juan Carlos y los demás miembros de la Casa Real tendrán la condición de aforados, como otros 10.000 cargos públicos en España, en dos semanas.

Rajoy aprovechó ayer su presencia en el Senado para defender la decisión del Gobierno y criticar el debate abierto sobre la iniciativa, una discusión que a su juicio “no tiene ningún sentido” porque se trata de dar protección a quien “ha dedicado toda su vida al servicio de España”.

El presidente del Gobierno comentó que Don Juan Carlos debe equipararse “al menos con todos los diputados de los parlamentos autonómicos que, por ejemplo también están aforados” y recordó que se trata simplemente de aprobar que si el Rey abdicado tuviera algún problema con la Justicia será juzgado por el Tribunal Supremo.

Mariano Rajoy Casa Real Senado Alfonso Guerra Alfredo Pérez Rubalcaba
El redactor recomienda