Otra baja maternal deja en punto muerto el caso del ático de Ignacio González
  1. España
LA JUEZ del caso vuelve dejar el tribunal

Otra baja maternal deja en punto muerto el caso del ático de Ignacio González

La juez Isabel Conejo, responsable del juzgado número 5 de Estepona, vuelve a cogerse vacaciones y una baja maternal. El caso del ático se paraliza

Foto: Ignacio González en una foto de archivo. (EFE)
Ignacio González en una foto de archivo. (EFE)

La juez Isabel Conejo, responsable del juzgado número 5 de Estepona, vuelve a cogerse vacaciones y una nueva baja maternal. El caso del ático del presidente de la Comunidad de Madrid queda de nuevo en punto muerto, salvo que la sustituta lo reactive, como hizo la suplente Mariana Peregrina.

Conejo se reincorporó a su puesto hace tres meses, tras una larga excedencia, y vuelve a dejar ahora la plaza vacante y con “asuntos muy relevantes” pendientes. Según ha sabido El Confidencial, la magistrada se ha ido de vacaciones y lo unirá a su baja maternal mientras “la patata caliente” de este diminuto juzgado sigue su proceso. Los cajones de estas dependencias están atestados de sumarios. Pero si algo preocupa realmente es el futuro de la causa del ático de Ignacio González.

La investigación no avanzaba cuando Conejo era titular y, curiosamente, cuando le sustituyó Peregrina, esta empezó a mover papeles y a hacer caso a las denuncias de los sindicatos policiales. Sin embargo, cuando la titular volvió hace tres meses, el caso volvió a quedar en punto muerto.

No se ha tocado nada. Según fuentes del juzgado, “la juez Peregrina se fue al incorporarse Conejo. Como había mucho trabajo, llegó otra juez de apoyo, Laura, para ayudar a la titular. Nadie lo entendimos. Muchos trabajadores creíamos que debía ser Peregrina quien se quedara para ayudar, ya que sabe el funcionamiento a la perfección de estas dependencias judiciales”.

Pero la realidad no ha sido esa. Conejo entró y salió Peregrina, la juez suplente que había centrado todo su empeño en saber quién compró el ático que tiene el matrimonio González-Cavero.

En enero de 2013, el presidente de los madrileños reconoció haber adquirido el inmueble de lujo en 2012, después de que Peregrina ordenara a la Agencia Tributaria, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, que investigase quién era el auténtico propietario de la misma. En concreto, dijo haber pagado 770.000 euros, de los que, según las escrituras, el 80% pertenece a su mujer. También reconoció haber formalizado un crédito con un banco para pagar su parte. Ahora todo el papeleo judicial sigue en uno de los cajones del juzgado.

Ignacio González, junto a su esposa, Lourdes Cavero, Jesús Posada, y Ana Botella. (Efe)
Ignacio González, junto a su esposa, Lourdes Cavero, Jesús Posada, y Ana Botella. (Efe)

Baja tras baja

No es la primera vez que la juez Conejo deja los juzgados por una baja. Ella tuteló las primeras detenciones del caso de corrupción Astapa en junio de 2008 desde el juzgado número 1 de Estepona y luego se pasó al 5. Cuando le cayeron las primeras pesquisas del caso González, se dio de baja por un “embarazo complicado”. Luego disfrutó de los permisos de maternidad y lactancia y otros que fuentes judiciales “no han especificado”.

Una de las últimas acciones que realizó su suplente en ese periodo fue inhibirse en favor de la Audiencia Nacional en el caso González. La togada entendía que “podrían tratarse de delitos de nacionales cometidos en el extranjero”. Esta decisión fue recurrida por la Fiscalía Anticorrupción y hace sólo unas semanas el caso volvió al juzgado al que ya se había reincorporado Isabel Conejo. Ahora, la juez se ha vuelto a ir y el asunto queda en manos de una nueva sustituta que, además, deberá lidiar con el aumento de denuncias en los meses de verano, lo que complica sobremanera que el caso ático pueda avanzar.

Ignacio González Lourdes Cavero Marbella Investigación
El redactor recomienda