el gobierno intenta recuperar la iniciativa

Rajoy ‘vende’ al PP la bajada de impuestos para reconciliarse con su electorado

Rajoy intenta recuperar la iniciativa ante la sangría de votos experimentada por el PP en las europeas y empieza por 'vender' la bajada de impuestos

Foto: Cristóbal Montoro, junto a Mariano Rajoy. (Reuters)
Cristóbal Montoro, junto a Mariano Rajoy. (Reuters)

El Gobierno intenta recuperar la iniciativa política para dar respuesta a la sangría de votos experimentada por el PP en las elecciones europeas. Su apuesta sigue siendo la economía, otra vuelta al reformismo. El nuevo sistema tributario, presentado como compensación a la rebaja de impuestos prometida en 2011 que se convirtió en subida en 2012, inaugura una ofensiva de Mariano Rajoy con el objetivo de reconciliarse con sus bases electorales.

El presidente del Gobierno reúne este sábado en la sede central de su partido en Génova (a puerta cerrada) a los principales dirigentes del partido, al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y a responsables de Economía en los gobiernos autonómicos para explicar la reforma fiscal y encomendarles la misión de propagar la buena nueva por toda España.

La reunión de trabajo se considera interna y de partido, pero el PP facilitará el seguimiento del cónclave (por televisión) de las intervenciones fundamentales: las del presidente del Gobierno y la de la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Rajoy sale otra vez de su encierro en La Moncloa y vuelve a encabezar al comité de dirección de su partido: Cospedal; los vicesecretarios, Carlos Floriano, Javier Arenas y Esteban González Pons; y los portavoces parlamentarios: Alfonso Alonso (Congreso) y José Manuel Barreiro (Senado).

Dolores de Cospedal y Carlos Floriano.
Dolores de Cospedal y Carlos Floriano.

El jefe del Ejecutivo ya los reunió, acompañado por Pedro Arriola, hace dos semanas en el Parador de Toledo para hacer un primer análisis de las elecciones europeas, donde el partido fracasó en su objetivo de movilizar al núcleo de su electorado fijo: seis millones de votantes que se quedaron en cuatro la noche del 25 de mayo.

Según dicen en la dirección del partido, después de más dos años de ajustes, recortes y subidas de impuestos, es la hora de congraciarse al menos con su propio electorado, con las clases medias, con los sectores sociales que más han sufrido la crisis. Evitada la quiebra del Estado y el rescate total por la UE en 2012, insisten en que toca cumplir con los principios del partido: menos impuestos y más mercado (libertad) para los ciudadanos y las empresas.

Los resultados de las elecciones europeas, con una pérdida de 2,5 millones de votos y 16 puntos sobre los comicios de 2009, sembraron el pánico en el PP. Sobre todo entre los dirigentes regionales y locales del partido, que son los que se examinan más pronto ante las urnas: en mayo del próximo año.

El primer análisis de las europeas apunta a que el grueso del electorado más fiel que dio la espalda a la candidatura de Arias Cañete prefirió abstenerse como consecuencia del disgusto acumulado con el GobiernoEl primer análisis de los datos apunta a que el grueso del electorado más fiel a los populares que dio la espalda a la candidatura encabezada por Miguel Arias Cañete prefirió abstenerse como consecuencia del disgusto acumulado con el Gobierno. Pero no se fue a otros partidos como ocurrió en el caso del PSOE, según sostienen en Génova para darse ánimos y concluir que tienen margen para reaccionar.

“No hay nadie a quien no hayamos metido el dedo en el ojo”. Esa es la explicación que han dado los dirigentes regionales del PP que han pasado por la sede central de la calle Génova en las últimas semanas para examinar el fiasco en las europeas. También es un análisis asumido por la propia dirección del partido. Problemas de comunicación aparte (reconocen que lo hacen mal), en Génova asumen que las decisiones impopulares tomadas por el Ejecutivo pasaron una elevada factura al PP en las urnas. Por eso apuntan que tendrá que ser Rajoy, con las decisiones que tome desde el poder, quien encabece el intento de reconciliación con sus electores.

De aquí a agosto, el Ejecutivo se reactiva después del parón institucional y parlamentario provocado por la sucesión en la Corona. Además de la bajada de impuestos, en fuentes del Gobierno apuntan que seguirán con la asignatura que llevan más retrasada en la legislatura: la reforma de la Administración.

Reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP ante las elecciones europeas. (Efe)
Reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP ante las elecciones europeas. (Efe)

Rajoy debuta como conferenciante ante las FAS

Rajoy se estrenará además en una función que hasta ahora eludía: la presencia en actos de las Fuerzas Armadas. El martes debutará en el Centro Superior de Estudios de la Defensa para pronunciar una conferencia ante el XV curso de Estado Mayor.

Sobre si la ofensiva de imagen y para recuperar el ritmo reformista que empieza ahora Rajoy puede seguir después del verano con la remodelación del Ejecutivo, en medios del PP se muestran escépticos.

A la campaña del partido ante las municipales y autonómicas de mayo que empezará de hecho en septiembre le vendría bien el impulso de un cambio de caras en el Gobierno. Pero Rajoy no quiere cambiar de equipo, salvo que tenga que prescindir de Luis de Guindos a final de año porque le pueda colocar en el Eurogrupo. El otoño será la misma época en la que Rajoy tendrá que tomar decisiones de personal sobre algunas de las candidaturas fundamentales para mayo como la de la Alcaldía de Madrid. Se le puede juntar todo para hacer un movimiento general de relevos entre Gobierno y partido al estilo de José María Aznar. Pero no es su estilo.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios