Un frío Rajoy pasa el trámite y cede el papel de hombre de Estado a Rubalcaba
  1. España
DURAN ASUME ÍNTEGRO EL DISCURSO DEL AGRAVIO

Un frío Rajoy pasa el trámite y cede el papel de hombre de Estado a Rubalcaba

Resultado abrumador a favor de la ley de abdicación aparte, el Congreso ha registrado el último discurso de hombre de Estado de Alfredo Pérez Rubalcaba

placeholder Foto:

Resultado abrumador a favor de la ley de abdicación aparte, el Congreso ha registrado el último discurso de hombre de Estado de Alfredo Pérez Rubalcaba ante los socialistas, el empeño de Mariano Rajoy en normalizar la sucesión en la Corona y el afán de Josep Antoni Duran de quedar bien con todo el mundo (hoy con Artur Mas). El bloque parlamentario constitucional (PP, PSOE, UPyD, más algunos diputados del Grupo Mixto) cumplió su objetivo de que la Cámara admitiera la renuncia de Don Juan Carlos y pusiera en marcha el relevo por Don Felipe. Al final, 341 diputados presentes, con 299 a favor, 19 en contra y 23 abstenciones incluida la de Odón Elorza. El otro diputado díscolo del PSOE, el mallorquín Guillem García, prefirió ausentarse, como los de Amaiur.

El presidente del Gobierno se ha puesto muy didáctico, con discurso de estricta lectura de texto, sin permitirse casi ni el énfasis en sus pasajes clave. Tan solemne y frío ha estado que sus diputados le han aplaudido en contadas ocasiones y por escasos segundos. Rajoy no ha querido dar a la sesión parlamentaria el rango de debate y se ha quedado en una simple presentación de la ley orgánica preparada por Presidencia para que las Cortes tomen nota de que Su Majestad el Rey ha abdicado.

En la misma clave de aclaraciones se ha extendido en recordar a la Cámara que ahora no se vota sobre la estructura del Estado ni sobre la sucesión en la Corona. Los españoles ya decidieron en 1978 dotarse de una monarquía parlamentaria. La voluntad popular plasmada en las urnas en referéndum estableció el mecanismo que se pone en marcha para la proclamación de Don Felipe.

El problema del trámite lo tenían hoy en el Congreso los socialistas para reafirmar su apoyo al pacto constitucional que ellos mismos contribuyeron a alumbrar hace 36 años. La extrema izquierda (IU y Podemos) aprieta en clave de nostalgia republicana (del Frente Popular de 1936), y también dentro de su casa. Rubalcaba aprobó con nota alta el reto (sólo dos díscolos) y convencidos aplausos a su discurso de hombre de Estado y al tiempo de izquierdas, con citas de Luis Gómez Llorente, alabanzas al Rey que también lo ha sido con el PSOE. Y, al mismo tiempo, abierto a la reforma de la Constitución, pero con consenso.

El secretario general de los socialistas, cuando le queda mes y medio en el cargo, dejó en la Cámara la gran pregunta sobre el futuro de su partido: ¿podrían haber hecho ese discurso de hombre de Estado alguno de los hoy aspirantes a sucederle?

La otra cara de Duran

Duran confirmó por su parte que esta semana le toca congraciarse con su jefe, Artur Mas. Está muy a disgusto con el desafío separatista y acelerado, pero quiere seguir de portavoz parlamentario hasta que termine la legislatura. Asumió íntegro el discurso de agravios a Cataluña por parte de “España” y de los partidos constitucionalistas, aunque el suyo lo fuera durante tres décadas.

El portavoz oficial de CiU insistió esta vez en serlo, pero también alabó a Don Juan Carlos por la trayectoria global de su reinado, deseó lo mejor a Don Felipe y reconoció su gran preparación. Además, se acordó de la Reina para reconocer el importante papel que ha cumplido en los últimos 39 años.

La exhibición de doblez molestó en algún momento a los diputados del PP, que respondieron con murmullos y amagos de abucheo cuando Duran sostuvo que le habían marginado en la elaboración del proyecto de ley de la abdicación. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría le informó en persona antes de que lo aprobara el Consejo de Ministros.

Duran Lleida tras su intervención (Reuters)

La pega que le puso a Don Juan Carlos es no haber sido receptivo a las exigencias nacionalistas de los últimos años: al secesionismo. Igual que hace Mas, su portavoz parlamentario también dejó claro que a CiU no le vale la reforma constitucional para el mejor “encaje” del nacionalismo catalán.

UPyD con el constitucionalismo

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, asumió en su intervención el apoyo al proyecto de ley con parecidos argumentos que populares y socialistas. El PNV se ratificó en sus principios: no estuvo en el pacto constitucional, acata pero no apoya. Por eso se abstiene. Cayo Lara y los diputados de la izquierda nacionalista dieron el anunciado mitin contra la Monarquía, el régimen constitucional y el bipartidismo, y los batasunos de Amaiur se fueron de la votación para que se hablara de ellos.

Mariano Rajoy Alfredo Pérez Rubalcaba Odón Elorza Rosa Díez
El redactor recomienda