ASPIRA A CONSEGUIR DOS EURODIPUTADOS

Javier Nart, de Ciudadanos: “Nosotros no somos el partido de una lideresa”

¡Tertulianos al poder! Abogado, rostro habitual de la televisión, excorrresponsal de guerra y, ahora, en un nuevo giro, Nart es el candidato de Ciudadanos.

Foto: El candidato de Ciudadanos al Parlamento Europeo, Javier Nart. (EFE)
El candidato de Ciudadanos al Parlamento Europeo, Javier Nart. (EFE)

¡Tertulianos al poder! Abogado, rostro habitual de la televisión y la radio, excorresponsal de guerra y, ahora, en un nuevo giro, fichaje de Ciudadanos para las elecciones europeas. Javier Nart (Laredo, 1947), plenamente convencido de sus posibilidades, asegura que la formación está rozando ya el segundo escaño en Bruselas, donde podría estrenarse este domingo. Sea como fuere, la formación de Albert Rivera aspira a lograrlo por su cuenta y riesgo toda vez que los intentos de sumar esfuerzos y votos con UPyD –el que parece su aliado natural– hayan caído siempre en saco roto, por más que padrinos de postín como el dramaturgo Albert Boadella hayan encarecido públicamente a que ambas fuerzas “follen” juntas “aunque no haya obligación de casarse”. “Si hay una persona que te exige la veneración, la genuflexión y la sumisión, pues qué le voy a contar, va a ser que no”, zanja el candidato en descarga de Ciudadanos y apuntando con trazo grueso a la líder de UPyD.

PREGUNTA: ¿Le resulta fácil encontrar su propio espacio político en la pugna con UPyD?

RESPUESTA: Yo no creo que sea difícil por una razón: nosotros no somos el partido de una lideresa ni tenemos veneración ni adoración por un egregio personaje que es el propietario del partido. La señora Rosa Díez no es precisamente lo que entendemos como objeto de servidumbre. Nosotros servimos y tenemos unas ideas. Yo, por ejemplo, soy independiente de Ciudadanos. Tengo el mayor respeto por personas de UPyD que considero admirables, como Sosa Wagner, que me parece un hombre de un profundo pensamiento, o Fernando Sabater, que ha sido para mí un referente ético y que ha tenido una actitud heroica jugándose la vida por unas ideas. Pero yo no puedo entender un partido al servicio del líder. Estoy curado de líderes. Estuve en el PSP de Tierno Galván y después pasé al PSOE de Felipe González. Estoy vacunado de liderazgo.

P.: ¿Pero les habría gustado ir en coalición?

R.: Era muchísimo mejor sumar que dividir. Eso se lo hemos dicho desde el principio y nos parecía muy razonable que, con independencia de las diferencias de criterio que pudiéramos tener, básicamente, con Rosa Díez –vamos a decirlo claro–, pues lo lógico habría sido sumar fuerzas. En cualquier elección como esta, las fuerzas próximas, por ejemplo el PNV y CIU, van juntas porque no tiene sentido que vayan separadas. Pero si resulta que hay una persona que te exige la veneración, la genuflexión y la sumisión, pues qué le voy a contar, va a ser que no. Y es lamentable.

P.: Tertulianos al poder…

A mí Franco me definió antiespañol por luchar contra la democracia. La camarada Forcadell me denomina enemigo de CataluñaR.- Yo soy abogado y fui corresponsal de guerra durante 20 años. El hecho de estar en algunos lugares dando mi opinión será una cualidad. Si uno va a tertulias y dice tonterías, tienes la fama de que eres un memo. Y me da la impresión de que siendo un memo conocido por la ciudadanía no puedes tener demasiado seguimiento, sino al contrario. Lo importante, por tanto, no es que uno esté en la televisión, sino que lo que uno diga tenga sentido. Lo que yo no termino de entender es por qué a ilustrísimos funcionarios de partido que en su puñetera vida han visto una nómina fuera del partido se les da la categoría de políticos como si eso fuera algo digno de ser admirado. Parece que eso de ser tertuliano viene a ser una especie de anécdota de la farándula, cuando somos personas que hemos vivido de nuestro trabajo toda la vida y que nuestro conocimiento público se corresponde con nuestro pensamiento.

P.: ¿Qué le ha llevado a unirse a Ciudadanos?

R.: Es el único partido que ha tenido una posición clara y firme con respecto a algo que para mí es trascendente, y que son los derechos básicos de la persona: la igualdad, la solidaridad  y, en consecuencia, la libertad, que es la lucha contra cualquier tipo de privilegio.

No creo en la reconstrucción nacional ni nada así. Las reconstrucciones nacionales son proyectos anacrónicos y casposos que se corresponden con un criterio histérico de la historia. O sea, cuando Franco decía que la patria era lo que él definía, eso es un concepto totalitario y excluyente. Cuando la señora Carme Forcadell presidenta de la Asamblea Nacional Catalana– se permite el cuajo y el desparpajo de decir que, de un lado, está el Estado, el Partido Popular y Ciudadanos y, del otro, los ciudadanos de Cataluña, eso es franquismo sociológico puro y duro. Es decir yo soy la verdad y la vida, yo soy la nación y la patria y los demás son la antipatria. Bueno, pues a mí Franco me definió antiespañol por luchar contra la democracia y parece ser que, por la misma razón, por luchar por las libertades y los derechos de la persona, la camarada Forcadell me denomina anticatalán y enemigo de Cataluña. En el Franquismo se habría encontrado plenamente conforme con su pensamiento, que es el pensamiento de que la patria únicamente la tienen quienes la poseen y la inscriben en el registro de la propiedad.

Ciutadans presenta sus candidatos a las elecciones europeas. (EFE)
Ciutadans presenta sus candidatos a las elecciones europeas. (EFE)

P.: El independentismo va a medir sus fuerzas en estas elecciones…

R.: Es verdad, y lo que es trágico es que unas elecciones europeas se conviertan en elecciones internas españolas, en este caso, con la clave de vamos a ver el independentismo hasta dónde llega. Por la misma razón el PP y el PSOE las han convertido en su particular pugilato donde las ideas están ausentes. Yo no sé qué tendrá que ver luchar por una Unión Europea, por profundizar las instituciones o luchar por eliminar la corrupción con un proceso secesionista que está en las antípodas de Europa. Cuando veo a los independentistas hablar de una Cataluña en Europa pienso si no se dan cuenta de que lo primero que va a pasar cuando sean independientes –si lo son, que no lo serán–, es que se van a ir de Europa. Esto lo reconoce Jordi Pujol, todos los dirigentes de la Unión Europea y los jefes de Estado y de Gobierno. Ninguno ha dado respuesta positiva de ninguna clase a la carta de Artur Mas. Ocultan una declaración muy interesante de Jordi Pujol del 12 de septiembre de 2012 en la que decía que todos aquellos que propugnan un nuevo estado tenían que darse cuenta de que ese nuevo estado saldría de la Unión Europea y tendrá que negociar para entrar.

P.: ¿Ciudadanos se está asentando fuera de Cataluña?

R.: Somos un partido español nacido en Cataluña como podría nacer en cualquier otro lugar. Por tanto, estamos defendiendo el concepto de ciudadanía común, de solidaridad común y de nación común. Eso no significa una bandera y unos símbolos ni las Navas de Tolosa… Significa ciudadanía común y no buscar privilegios en el propio ombligo del pequeño nacionalismo y del pequeño separatismo. Nuestro sentimiento está en toda España porque si pensamos que nuestro proyecto es un proyecto catalán, entonces sólo tendríamos los votos de Cataluña. Vamos a sacar dos eurodiputados en toda España. Esto es lo que dicen las encuestas, que nos valoran en toda España. Y perdona que parezca un poco prepotente. Cuando se me da a mí como la persona de mayor valoración de todos los candidatos en varias encuestas no es mirándonos al ombligo de Cataluña, sino en el amplio espectro de la sociedad española. Ya va siendo hora de que digamos que España existe, que parece que sólo existe una cosa que es Cataluña y en cambio lo otro es el Estado español, un concepto que es una horterada y que es como Franco definió a su régimen. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios