La Policía busca la clave oculta tras el odio visceral que llevó al asesinato de Carrasco
  1. España
las familias rompieron su relación en 2011

La Policía busca la clave oculta tras el odio visceral que llevó al asesinato de Carrasco

La investigación del asesinato de la presidenta de la Diputación de León y del Partido Popular provincial Isabel Carrasco se está viendo forzada a desentrañar los secretos personales que explicarían su asesinato

placeholder Foto: Pasarela donde la presidenta de la Diputación de León y del PP provincial, Isabel Carrasco, fue abatida a tiros. (EFE)
Pasarela donde la presidenta de la Diputación de León y del PP provincial, Isabel Carrasco, fue abatida a tiros. (EFE)

La investigación del asesinato de la presidenta de la Diputación de León y del Partido Popular provincial Isabel Carrasco se está viendo forzada a desentrañar los secretos personales que explicarían que una madre y su hija con una vida completamente normal, sin antecedentes penales de ningún tipo, formación universitaria e ingresos medio-altos decidieran este lunes convertirse en criminales y descerrajarle tres tiros a bocajarro a la dirigente del PP.

Las dos presuntas autoras de esa trágica muerte son María Montserrat González Fernández, de 55 años, y su hija Montserrat Triana Martínez González, de 35, mujer e hija respectivamente del inspector jefe de Policía de la comisaría de Astorga, Pablo Antonio Martínez García. La única hipótesis que contemplan por ahora los agentes que trabajan en el caso es que el móvil del asesinato sea “venganza personal”, según confirman fuentes del Ministerio del Interior. Ninguna de las dos detenidas ha reconocido aún su participación en los hechos, pero los investigadores cuentan con la declaración de un testigo presencial que las implica en el crimen, un policía nacional jubilado que además de ver los disparos ayudó luego a apresar a las dos únicas sospechosas a escasos metros de la pasarela del río Bernesga, en la que unos minutos antes habían abordado a la víctima. Primero le dispararon dos veces por la espalda. Después, le pegaron un tiro de gracia en la cabeza.

En ese sentido, los principales datos del crimen ya han sido resueltos. Pero los agentes aún tratan de descifrar las claves del odio que llevó a las dos presuntas asesinas a acabar con la vida de Carrasco. Fuentes del caso aseguran que en estos momentos se baraja cómo principal explicación que el crimen haya sido la respuesta de las detenidas a una reciente sentencia que obligó a Montserrat Triana Martínez a devolver a la Diputación de León, la entidad que presidía Carrasco y para la que habría trabajado la joven acusada hasta 2011, una parte de la indemnización que recibió por su salida. En concreto, según las fuentes consultadas, la Diputación consiguió que la Justicia obligara a Triana a reingresar los emolumentos que cobró como complemento de exclusividad.

Triana, ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad de Cantabria, había comenzado a trabajar para la Diputación de León en 2007 realizando labores de asesoramiento y consultoría para los ayuntamientos de la provincia. Ese empleo motivó que se trasladara a vivir desde Astorga a la capital de la región. Pero el organismo que dirigía Carrasco decidió sacar a concurso la plaza que ocupaba Triana. Esta se presentó a las oposiciones, pero quedó en segundo lugar.

Según fuentes consultadas por este diario cercanas a la detenida, Carrasco, que ostentaba un poder omnímodo en toda la provincia tras más de tres décadas en la primera línea de la política regional, tuvo mucho que ver con la contratación de la joven en 2007, pero las mismas fuentes apuntan a que también estuvo implicada en su posterior despido. Triana y su madre pensaban lo mismo.

Pinche para leer el documento.
Las trayectorias vitales de las dos detenidas chocaron en más ocasiones con la de Carrasco. En 2007, la chica concurrió a las elecciones municipales ocupando la séptima posición de las listas del PP de Astorga, la localidad en la que siempre había residido la familia. Tanto ella como su madre eran militantes del PP aunque no afiliadas, como ha confirmado el partido a este diario. Montserrat Triana no fue finalmente elegida concejal en esos comicios, pero siguió vinculada a la formación y, cuatro años después, aspiró a la presidencia del PP de Astorga. Sin embargo, la dirección del partido que controlaba con mano de hierro Carrasco optó por apoyar a otro dirigente.

Esos enfrentamientos laborales y políticos son los que en opinión de los investigadores habrían llevado a las dos detenidas a acumular un odio suficiente como para supuestamente asesinar a la mujer que, a su juicio, estaba haciendo todo lo posible por arruinarles la vida. El arma utilizada es un revólver Taurus de calibre 38, con el número de serie borrado y al que le faltan tres cartuchos, y fue entregada anoche en comisaría por una policía local amiga de una de las detenidas. Ayer se drenó la zona del río Bernesga en la que se produjo el asesinato para buscar la pistola, pero la policía no pudo localizarla. También se busca en otros puntos de León. Fuentes policiales confirmaron a EFE que ninguna de ellas contaba con licencia de armas.

La Policía busca en el río Bernesga el arma que mató a Carrasco. (EFE)
Aunque según fuentes de Interior el conflicto laboral es el único móvil con el que trabajan los agentes, otras fuentes cercanas a las detenidas aseguran a este diario que en el crimen también pudieron influir otros elementos aún más personales. Al parecer, las detenidas y el padre de familia tenían una estrecha relación de amistad con Carrasco desde hacía años, cimentada por su afinidad política. Sin embargo, por motivos que se desconocen, esa buena relación concluyó abruptamente en 2011. El entorno de las detenidas atribuye a ese violento distanciamiento la decisión de la Diputación de León de prescindir de los servicios de Montserrat Triana, así como los problemas que esta tuvo posteriormente para seguir vinculada con el PP.

Según otras personas también próximas a las acusadas, la amistad de esta familia con la presidenta de la Diputación y del PP provincial acabó provocando un distanciamiento de las detenidas con el padre, hasta el punto de que ambas decidieron abandonar Astorga e instalarse en León. El inspector jefe de la Comisaría de Astorga continuó residiendo en esa población, concretamente en la vivienda que hay dentro del propio recinto policial, inaugurado por Alfredo Pérez Rubalcaba en diciembre de 2007 en su etapa como ministro del Interior. Pero las detenidas sólo se desplazaban al municipio los fines de semana. Madre e hija estaban muy unidas. Casi siempre salían a la calle juntas. Como el pasado lunes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Isabel Carrasco Investigación León Policía Nacional Ministerio del Interior
El redactor recomienda