'el confidencial' publica los papeles

Aguirre sí firmó en el parte amistoso de accidentes que causó una "víctima leve"

Aguirre sí firmó un parte con los agentes de movilidad que le habían multado en el que reconoce que golpea la moto de uno de ellos provocando una 'víctima leve'

Foto: La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (EFE)
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (EFE)

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, sí firmó un parte amistoso con los agentes de movilidad que la habían multado previamente en el que reconoce que golpea a la moto de uno de los agentes provocando una “víctima leve”, tal y como consta en el documento, en contra de la versión que ella dio a los medios de comunicación después de conocerse los hechos en la que aseguraba que no había provocado ningún herido.

El pasado 3 de abril, Aguirre fue multada por una pareja de agentes de movilidad por dejar el coche en el carril bus en la madrileña calle Gran Vía mientras iba a sacar dinero en un cajero automático. De la investigación se desprende que antes de notificarle la multa, la expresidenta de la Comunidad de Madrid se dio a la fuga, tirando una de las motos, a pesar de que tanto los agentes como una pareja de policías municipales que habían acudido a controlar el tráfico intentaron que parara.

Aguirre se dirigió hacia su domicilio y allí optó por que fueran los dos guardias civiles que vigilan su casa quienes atendieran a los agentes. En esos días, se dijo que estos agentes que le habían puesto la multa se negaron a hacer un parte amistoso, extremo que queda desmentido con este documento al que ha tenido acceso El Confidencial.

En este parte, firmado por Aguirre, se puede leer en el apartado 3 que tiene una cruz donde pone “víctima(s) incluso (leve)”, lo que desacreditaría la versión de la dirigente popular, quien aseguró que lo que le había ocurrido a uno de los agentes fue un ataque de ansiedad. Fuentes conocedoras del caso sostienen que la 'popular' embistió la moto que estaba delante de su coche y próxima al agente, provocándole una lesión en la articulación de la rodilla izquierda, por lo que tuvo que acudir a la mutua para ser atendido.

Por su parte, Aguirre asegura que ella propuso a los agentes de movilidad firmar ese parte amistoso al golpear la moto y caerse ésta al suelo pero ellos inicialmente se negaron. Ante esta situación, y al tener su vehículo seguro a todo riesgo, la dirigente 'popular' optó por dejar el parte firmado en blanco, una vez que ya estaban en su domicilio, ya que aseguraba que tenía que irse de viaje. Su versión es que fueron los agentes quienes rellenaron el documento sin estar ella presente. A su vuelta del viaje, fue cuando tuvo conocimiento que finalmente sí elaboraron el parte.

En el croquis del parte, que está incorporado en el Juzgado de Instrucción número 14 donde se sigue este asunto, se aprecia cómo el vehículo A, propiedad de Aguirre, choca contra una moto que se encuentra estacionada o parada provocando daños "lateral derecho, cabecera y luminosos". En el comunicado que ella remitió a los medios aseguraba que “en ningún momento he arrollado a nadie y mucho menos me he dado a la fuga”, extremos que se contradicen no sólo con este parte, sino con el atestado de la Policía Municipal en el que relataba cómo intentaron, sin éxito, que la conductora parara el coche.

Los papeles desmienten su versión

Los policías aseguran que llegaron a circular “de forma paralela"” junto a su coche, pero que ella hizo "caso omiso" a sus indicaciones. En el atestado, el policía municipal actuante relata que a las 16.15 horas de aquel día observaron cómo un agente de movilidad estaba denunciando a un vehículo que estaba estacionado en el carril 'bus taxi' con las luces de emergencia encendidas, “no encontrándose en el interior el conductor del mismo”. Los agentes se posicionaron en la parte posterior señalizando tal hecho con el fin de canalizar el tráfico y proteger la integridad del agente de movilidad, debido a la gran intensidad de vehículos. Es en ese momento, según el parte, cuando aparece otro agente de movilidad y se sitúa con su moto en la parte delantera del coche.

Posteriormente, y pasados unos instantes, "una mujer se aproxima a uno de los agentes de movilidad, manteniendo una breve conversación, para a continuación meterse dentro del vehículo, un Toyota Verso de color blanco". "En el momento que proceden a notificar la denuncia a la conductora, la misma comienza a realizar maniobras con la intención de iniciar la marcha y, haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes de movilidad, procedieron a detener el vehículo, golpeando con el lateral derecho del vehículo la motocicleta que se encontraba delante, tirándola al suelo", señala el policía actuante.

 

Los agentes de movilidad le indicaron en varias ocasiones que no arrancase, que no abandonara el lugar y que no avanzase con el coche, mientras uno de los agentes se encontraba junto a la puerta de la conductora y el otro delante de coche de esta, con sus manos incuso en el capó. Aun así, ella aceleró y se marchó, teniendo que apartarse uno de los agentes para no ser atropellado, según fuentes del caso.

Este atestado cuadra con el parte amistoso, que indica que el golpe a la moto se produjo a las 16:20, cinco minutos después de que el agente procediera a redactar la multa. Sin embargo, estas horas no cuadran con lo asegurado por Aguirre, quien aseguró en su comunicado que: “He presentado mi documentación a los agentes de movilidad, quienes sin motivo alguno, querían que siguiera allí parada cuando ya habían transcurrido 15 minutos. En ese momento he decidido marcharme y he comunicado a los agentes que podrían localizarme en mi domicilio para cualquier cosa”.

Un tachón en el parte

En el parte amistoso se puede ver, en el apartado 14 de observaciones, un tachón en el que, según fuentes conocedoras del caso, se podía leer que el “VEH 'A' se da a la fuga” pero que se mandó tachar una vez redactado. Estos documentos los tiene en su poder el juez Carlos Valle, que ha decidido que esta causa vaya como juicio rápido por una falta contra el orden público y descarta juzgarla por un delito de desobediencia a la autoridad al no haber agresión, fuerza ni intimidación, según fuentes jurídicas.

El instructor tiene pendiente de recibir el informe médico de uno de los agentes, así como tomar declaración a una camarera que se encontraba en la terraza enfrente del lugar de los hechos y que presenció lo ocurrido. Por otro lado, Valle también ha requerido a la Policía Nacional que busque si hay cámaras de seguridad por la zona en las que se pueda visionar lo ocurrido.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios