Zaplana glosa el “talento y la independencia de criterio” de Vidal-Quadras, líder de VOX
  1. España
VOX PROPONE CERRAR YA RTVE

Zaplana glosa el “talento y la independencia de criterio” de Vidal-Quadras, líder de VOX

Vidal-Quadras, esa voz discordante del PP que durante años clamó en el desierto de Génova, tuvo ayer su bautizo de fuego en el Club Siglo XXI

Foto:  Alejo Vidal-Quadras (i), acompañado de Eduardo Zaplana. (EFE)
Alejo Vidal-Quadras (i), acompañado de Eduardo Zaplana. (EFE)

Alejo Vidal-Quadras, esa voz discordante del Partido Popular que durante años ha clamado en el desierto de Génova 13 hasta terminar encabezando VOX, la nueva marca que agrupa a algunos exmilitantes y dirigentes del PP, tuvo ayer su bautizo de fuego en el influyente Club Siglo XXI de Madrid, la tribuna de debate que dirige el exministro Eduardo Zaplana y a la que pocos –muy pocos– de los nuevos partidos con ínfulas de conseguir escaños en el Parlamento Europeo pueden acceder. El encuentro, a última hora de la tarde, revestía de especial interés por ver con qué halagos se desharía el exportavoz de Aznar hacia quien fue, en otro momento, parte de aquella vieja guardia aznarista y que ha acabado, sin embargo, encabezando una nueva apuesta que amenaza con romper el voto monolítico de la derecha.

Zaplana, como buen anfitrión, no ahorró en buenos calificativos hacia su antiguo compañero de filas. Sintió su marcha, “dolorosa”, a VOX y reconoció que Alejo es un político de los que “no dejan indiferente a nadie”. Rememoró algunos de los intensos debates que ambos mantuvieron en el Congreso del Partido Popular de 1996 y reconoció que, para algunos, “es una figura incómoda”. “Es un hombre de talento que dice las cosas como las ve y como las piensa”, añadió. “Tiene una gran independencia de criterio, una virtud que corre peligro de extinción en la clase política y en otros ámbitos”.

El exministro hablaba desde la libertad que da la condición de ex, porque ningún otro compañero del Partido Popular –ni amigos ni enemigos– se prestó a arropar a Vidal-Quadras en su estreno en la tribuna del Club. Zaplana alegó, eso sí, que la conferencia había coincidido con el funeral in memoriam por la exconcejal del PP de Madrid, Mercedes de la Merced, razón que quizá muchos alegaron para no ir a escuchar al nuevo líder de VOX, que disertó durante más de una hora sobre la necesidad imperiosa de reconvertir el Estado y de renovar el ‘quién es quién’ oficial de los protagonistas de la escena política. Alejo contó, eso sí, con un salón abarrotado con los que le han acompañado en su nueva aventura: entre otros, el también ex del PP Santiago Abascal o el exministro de Suárez, Ignacio Camuñas.


Vidal-Quadras, por su parte, enderezó un contundente discurso en el que vino a exponer lo que, a su juicio, son las verdades del barquero que asuelan el actual estado de la nación. En concreto, seis afirmaciones contundentes. Que el Estado de las autonomías no ha conseguido los objetivos para los que fue concebido y “nos está arruinando”. Que los dos principales partidos no son democráticos internamente y están “controlados por oligarquías cerradas y soporíferas”. Que no hay una “verdadera separación de poderes” y que el sistema ha puesto “todas sus palancas de cambio en un reducido grupo de dirigentes”. Cuatro, que el tejido productivo no genera los recursos necesarios para mantener un Estado tan complejo. Que “los nacionalistas no son integrables por la sencilla razón de que no son integrables” y, por último, que el capital humano de España ha sufrido un importante deterioro que merma la capacidad de recuperarse.

El político catalán, que goza de una dilatada trayectoria política tanto en España como en Bruselas y Estrasburgo, donde ha ocupado una de las vicepresidencias del Parlamento Europeo durante varias legislaturas, urgió a poner en marcha una importante reconversión total del Estado con propuestas muy contundentes. Entre ellas, pidió a los ciudadanos que no voten el 25-M a aquellos partidos que no hayan elegido a sus candidatos en un proceso interno de primarias. Y sin citar directamente a Miguel Arias Cañete, añadió que “cuando el cabeza de lista es nominado por SMS se ha tocado fondo en la degradación” de la clase política.

Vidal-Quadras abogó también por la supresión total de las subvenciones a los partidos, sindicatos y organizaciones empresariales y sorprendió con una medida como la de pedir el cierre de Radio Televisión Española al igual que se ha hecho en Valencia con la antigua Canal Nou. A su juicio, le televisión pública es sólo “un órgano de propaganda al servicio del Gobierno de turno”. “Es un ejemplo paradigmático de la hipertrofia de un Estado que los españoles no tenemos por qué costear ni enterrar cada año 900 millones de euros”, explicó.

Alejo Vidal-Quadras Eduardo Zaplana Vox RTVE Santiago Abascal
El redactor recomienda