LLEVAR A CONSULTA UNA PROPUESTA DEL GOBIERNO

Artur Mas busca una salida: ya admite una tercera vía, pero "que venga de Madrid"

Desde CiU y el Gobierno catalán se lanza un órdago en toda regla: “La tercera vía a la que aluden algunos sólo existe si viene de Madrid"

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

El proceso catalán aún tiene una salida. Esa es la afirmación que hacen a El Confidencial fuentes de la cúpula de Convergència i Unió (CiU). Durante los últimos días, algunas fuentes de los propios convergentes, así como dirigentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), declararon finiquitada cualquier tercera vía, tal y como insisten en proponer tanto el líder democristiano Josep Antoni Duran i Lleida como el socialista Pere Navarro. El propio Artur Mas se mostró públicamente convencido de que esa tercera vía ya estaba desechada definitivamente y hace pocos días certificó esa impresión.

En algunos círculos, este posicionamiento de los nacionalistas se interpreta como una exclusiva táctica destinada a hacer intervenir al Gobierno central para desbloquear la situación. Es decir, lo que pretende es circunscribir la solución a una negociación bilateral.

De ahí que no todo sea como se quiere hacer ver. Y ahora, desde CiU y el Gobierno catalán, se lanza un órdago en toda regla: “La tercera vía a la que aluden algunos sólo existe si viene de Madrid. De aquí al 9 de noviembre [la fecha en la que supuestamente ha de celebrarse el referéndum], el Gobierno central tiene tiempo de plantear una propuesta y nosotros prometemos que la tendremos en cuenta. Si ellos quieren, tienen todo el tiempo del mundo para presentar una alternativa. Nuestra propuesta está encima de la mesa, con dos preguntas en el referéndum, relativas a si queremos un Estado propio y a si lo queremos independiente. Que ellos hagan su oferta”, asegura a este diario un miembro de la cúpula de CiU.

Ese es el ofrecimiento que se hace a Mariano Rajoy, aun sabiendo que difícilmente desde el Ejecutivo central se atenderá el ruego. “En realidad, tenemos pocas esperanzas de que Rajoy haga algún movimiento. Pero que sepa que el 9 de noviembre haremos la consulta. Sea como sea. Y tiene la oportunidad de que sea el propio pueblo catalán quien le diga si acepta lo que le propone”, subrayan las fuentes.

La plataforma Societat Civil Catalana presenta su manifiesto a favor de una 'España de todos'. (Efe)
La plataforma Societat Civil Catalana presenta su manifiesto a favor de una 'España de todos'. (Efe)

¿Quiere decir esto que se abre un puente de diálogo para tratar de llegar a alguna solución del llamado problema catalán? No exactamente. Los nacionalistas ponen algunas condiciones para sentarse a dialogar. La primera es que ha de ser el Gobierno central quien postule la oferta de la tercera vía. La segunda condición es que ha de ser una oferta consensuada. “No vale que se haga una oferta sin pies ni cabeza, destinada a hacernos perder el tiempo. No queremos que nos engañen. Ya ha pasado en otras ocasiones y estamos escarmentados, por lo que no admitiremos maniobras de distracción”. A partir de ahí, el Gobierno catalán se compromete a “trasladar esa propuesta al referéndum que celebraremos. Nos comprometemos a que el pueblo de Cataluña sea el que decida”.

El 'no' del Gobierno central

En otras palabras, lo que la Generalitat ofrece es enfrentar en el referéndum la propuesta de independencia de Artur Mas con la que quiera formular Mariano Rajoy. “No habrá propuesta del Gobierno español porque no habrá referéndum”, contesta una fuente cercana al Ejecutivo central ante este ofrecimiento, que considera disparatado. “Artur Mas se encuentra entre la espada y la pared, pero esa situación se la buscó él. Lo que ha de tener claro es que no podrá celebrar ninguna consulta ni el 9 de noviembre ni ningún otro día. ¿Quiere una tercera vía? Pues vía sólo hay una, y es la de la legalidad vigente”, subrayan las fuentes consultadas.

(Efe)
(Efe)

La estrategia del Gobierno español es hacer oídos sordos a las peticiones de los nacionalistas, a sabiendas de que el tiempo corre a su favor y de que el referéndum independentista no se convocará ilegalmente. Ni siquiera le preocupan los ases en la manga que pueda guardar Artur Mas, como el de provocar un golpe de efecto llenando las calles de urnas vacías el 9 de noviembre “para dar a conocer al mundo que España no nos deja ejercer la democracia”. Estos golpes de efecto, según las fuentes populares consultadas “pueden incluso volverse contra los propios independentistas, ya que España es una democracia y como tal celebra elecciones con todas las garantías cuando toca”.

Desde la orilla nacionalista, no obstante, se insiste en que “la gente ha de poder votar. En estos momentos, para nosotros es más importante el voto que el propio resultado de la votación, porque el principio de democracia está por encima del principio de nación. Por tanto, no podemos negar ese voto al pueblo”.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios