Desahucio frente a Palacio
  1. España
103 AÑOS, 51 EUROS Y 170 METROS CUADRADOS

Desahucio frente a Palacio

Inocencia Zofio paga 51 euros de alquiler desde hace 80 años. Su propietario murió sin herederos. Ahora Hacienda lo vende por 3 millones de euros.

placeholder Foto: Inocencia Zofío (i) y su hija (d) (El Confidencial)
Inocencia Zofío (i) y su hija (d) (El Confidencial)

Inocencia Zofío nació el 1 de mayo de 1910. “A las cuatro de la tarde”, añade la protagonista. Desde el año 1942 vive de alquiler en el cuarto piso del número 9 de la calle Bailén, frente al Palacio Real. “Pago cinco mil pesetas”. 51 euros más luz y agua, para ser exactos, por un piso de 170 metros cuadrados desde el que se disfruta de unas vistas privilegiadas. El propietario de este edificio en el que viven cinco familias con una media de edad de 80 años murió hace ocho años y no dejó herederos. El inmueble ahora pertenece al ministerio de Hacienda y no hay tregua: o lo compran entre todos por 3 millones de euros o lo abandonan antes del 11 de mayo.

El matrimonio formado por Miguel Sanclemente, aparejador del Palacio Real que murió hace once años, e Inocencia, vive en este barrio de Madrid desde los años 40. Él trabajó toda su vida cruzando la calle, en el Palacio Real. Era aparejador. Ella, una mujer que con casi 104 años lee el periódico todos los días y se pinta las uñas de rojo pasión, fue taquimecanógrafa en una editorial.

Inocencia posee una mente privilegiada para su edad. Si se lo pides, todavía se atreve a garabatear en un cuaderno una frase en signos taquigráficos sin que le cueste mucho esfuerzo. Las líneas curvas y cerradas le salen solas. “¿Qué quieres que te ponga?”, pregunta, sin perder ni un segundo la sonrisa. Sabe de memoria las escaleras que sube a diario hasta el cuarto piso del que ahora la quieren echar. “Cien escalones y no, no me canso”. Pero parece que su mente se cierra cuando se le habla del futuro, del qué pasará después del 11 de mayo. “Ah, yo me quedo aquí. ¿Dónde voy a ir? He vivido aquí siempre”.

La agonía para esta anciana comenzó hace cinco años, cuando recibió la primera notificación de que el edificio pertenecía al Estado y que tenían que abandonarlo porque tenían que reformarlo. Inocencia vive con una de sus hijas, Beatriz, la verdadera protagonista de este calvario. “No pudimos comprar el edificio por la millonaria oferta que nos hicieron, y como no tenemos posibilidad económica ni técnica, han decidido desahuciarnos”.

placeholder

Beatriz e Inocencia viven con una doble pensión que recibe la anciana: entre viudedad y orfandad, los ingresos de la familia ascienden a los 1.200 euros. Otra de las hijas, María Jesús, lleva días buceando por Internet para encontrar el nuevo hogar donde su madre pasará lo que le queda de vida. “Es que como la saquemos de aquí la matamos”, cuenta, con la voz muy baja, para que no la oiga su madre. Una vivienda similar en el barrio supera los 1.500 euros al mes de alquiler, “así que la tendremos que cambiar de zona”, se resigna mientras recuerda cómo ella y sus hermanos más, Miguel Ángel, Beatriz, Cristina y Mercedes nacieron entre esas paredes.

La propia Inocencia mandó antes de ayer una carta escrita de su puño y letra a Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, en la que le comunica que “no me voy a ir. Yo no tengo fuerzas para ello, y si usted no puede hacer nada para evitarlo, esperaré a mirar a los ojos de los guardias que me envíe para que ejecuten una sentencia que, no sé si técnicamente será correcta, pero humanamente les llena de infamia”.

Alberto Ruiz-Gallardón Madrid
El redactor recomienda