joyas y obras de arte

Urdangarin utilizó contactos de Corinna para subastar en Sotheby's propiedades del Rey

La princesa Corinna, amiga del Rey, ayudó a Urdangarin a contactar con la casa de subastas Sotheby's para cumplir un encargo de Don Juan Carlos a su yerno

Foto: Corinna zu Sayn-Wittgenstein (d) con el rey Juan Carlos, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin (Archivo).
Corinna zu Sayn-Wittgenstein (d) con el rey Juan Carlos, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin (Archivo).

El 23 de enero de 2005, en plena expansión del Instituto Nóos, Iñaki Urdangarin envió un correo electrónico a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey, para comentar los detalles de su posible fichaje por la Fundación Laureus. Antes de despedirse con un "big kiss" ('gran beso') de agradecimiento por las gestiones que la princesa alemana estaba haciendo para agilizar su nombramiento, finalmente malogrado, como representante en España de esa fundación, el yerno de Don Juan Carlos escribió: "Te envío mi número de cuenta bancaria para actualizar nuestras operaciones".

El email está incorporado al sumario del caso Nóos que instruye el juez José Castro, pero las "operaciones" a las que aludía el duque de Palma no tenían nada que ver con la Fundación Laureus –una entidad sin ánimo de lucro que impulsa proyectos sociales vinculados al deporte–, sino con "los encargos que el Rey hacía de cuando en cuando a Urdangarin con ayuda de los contactos de Corinna", según han revelado a El Confidencial fuentes cercanas al marido de la infanta Cristina de Borbón. De hecho, ni Urdangarin ni el Instituto Nóos, añaden las mismas fuentes, facturaron jamás servicio alguno a la Fundación Laureus.

¿Por qué, entonces, Urdangarin facilitó a Corinna los datos de su cuenta bancaria? La investigación judicial ha acreditado que la amiga del Rey hizo al menos un ingreso de 50.000 euros en esa cuenta de La Caixa, en la que el duque de Palma figuraba como titular y su esposa, la infanta Cristina, como autorizada. "Uno de los encargos que el Rey hizo a Urdangarin fue negociar con Sotheby's en su nombre para subastar joyas y obras de arte", sostienen las fuentes consultadas, "y Corinna fue quien le puso en contacto con la casa de subastas".

Urdangarin, en efecto, informó puntualmente al Rey de la marcha de sus gestiones en la sede londinense de Sotheby's. El 23 de junio de 2004, el duque de Palma envió un correo electrónico a su suegro desde su cuenta en el Instituto Nóos para comunicarle que "el Sr. Woodhead me ha dejado un recado telefónico para continuar con las conversaciones iniciadas en Londres", en alusión a Robin Woodhead, en aquel momento consejero delegado de la prestigiosa casa de subastas. "Le comentaré mañana en Madrid más detalles", concluía el mensaje de Urdangarin a Don Juan Carlos, que al día siguiente viajó a la capital de España.

Fue Corinna, siguiendo las instrucciones del monarca, quien puso en contacto a Woodhead con Urdangarin para que éste cumpliera el encargo del jefe del Estado. "En lugar de desplazarse él mismo a Londres, el Rey delegó las gestiones en su yerno por comodidad y, sobre todo, por discreción y confidencialidad. Nadie debía saber que era Don Juan Carlos quien quería subastar algunas de sus propiedades", añaden las mismas fuentes. 

Estrechas relaciones

"Las relaciones entre Urdangarin y Corinna fueron mucho más estrechas de lo que se ha dicho", prosiguen las fuentres consultadas. "Ella no sólo hizo de intermediaria en negocios públicos y privados del Rey, sino que ayudó a Urdangarin en algunos de sus proyectos". En 2007, la princesa alemana y el propio Don Juan Carlos hicieron gestiones ante el rey saudí Abdullah bin Abdulaziz para que este aportase 110 millones de euros al llamado Proyecto Ayre, impulsado por el duque de Palma, patrocinando una segunda embarcación española en la 33ª edición de la Copa América de vela.

El monarca saudí, Abdullah bin Abdulaziz Al Saud. (EFE)
El monarca saudí, Abdullah bin Abdulaziz Al Saud. (EFE)
Abdullah viajó a España en visita oficial en junio de 2007. Don Juan Carlos le impuso el Toisón de Oro, la mayor distinción que puede otorgar a título personal. Y al día siguiente, en el palacio de El Pardo, Corinna participó en la presentación del Fondo Hispano-Saudí de Infraestructuras. Dos meses más tarde, el Rey interrumpió sus vacaciones estivales en Marivent (Mallorca) y se desplazó de improviso a Marbella para visitar al príncipe Salman, gobernador de Riad, hermano del desaparecido rey Fahd y tío de Abdullah.

En aquel encuentro, según las fuentes consultadas, Salman y Don Juan Carlos acordaron que la familia real saudí aportaría los 110 millones que Urdangarin necesitaba para el Proyecto Ayre, finalmente frustrado por una batalla legal entre los equipos Alinghi y BMW-Oracle que paralizó la competición de vela durante más de un año y medio. Esas gestiones del Rey con su homólogo saudí en favor de su yerno coincidieron en el tiempo con los contactos que Corinna llevó a cabo en el país árabe, por encargo del monarca, para cerrar un importante contrato de venta de carros de combate españoles a Riad.

Los contactos entre Urdangarin y Corinna eran habituales en aquellos años, aseguran las fuentes consultadas. Algunos de esos encuentros, todos ellos conocidos por el Rey, tuvieron lugar en España, y la mayoría en el extranjero. En 2004, por ejemplo, la amiga y el yerno de Don Juan Carlos se reunieron en la ciudad escocesa de Glasgow. Un correo electrónico remitido el 2 de noviembre de aquel año por Luisa Massuet, secretaria del Instituto Nóos, a Carlos García-Revenga, asesor personal de las Infantas, decía: "Para el viaje de Iñaki a Glasgow, ¿si va como Iñaki Urdangarin debe ir algún representante de la embajada o consulado a recibirlo?".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios