y movilizar a 100.000 personas el 8 de junio

La izquierda abertzale lanza la cadena por la independencia siguiendo la estela catalana

La izquierda abertzale acelera los preparativos de su próximo gran reto: unir las ciudades de Durango (Vizcaya) y Pamplona con una cadena humana

Foto: Pancartas y carteles afines a la izquierda abertzale en San Sebastián. (EFE)
Pancartas y carteles afines a la izquierda abertzale en San Sebastián. (EFE)

La izquierda abertzale ha acelerado los preparativos de su próximo gran reto: unir las ciudades de Durango (Vizcaya) y Pamplona con una cadena humana. La iniciativa, calcada de la que promovió el pasado mes de septiembre el independentismo catalán para proclamar su derecho a la autodeterminación, persigue situar en el centro del escenario político vasco ese mismo objetivo. Según los propios convocantes, la cita busca “lograr la activación y la adhesión ciudadana a favor del derecho a decidir de los vascos y vascas”. Tendrá lugar el próximo 8 de junio. La organización asegura que ya han confirmado su participación más de 22.000 personas.

Los promotores de esta iniciativa, que ha recibido el nombre de Gure Esku Dago (en castellano, Está en nuestras manos), necesitan llegar como mínimo a los 50.000 manifestantes para cubrir los 123 kilómetros que separan Durango y Pamplona. No deberían tener problemas para conseguirlo. La última gran cita convocada por la izquierda abertzale, Tantaz Tanta (Gota a Gota), una manifestación en apoyo a los presos de ETA que acabó convirtiéndose en una protesta contra la política antiterrorista del Gobierno de Mariano Rajoy, logró sacar a las calles de Bilbao a más de 100.000 personas el pasado 11 de enero. Los organizadores de Gure Esku Dago aspiran poder superar finalmente esa cifra de asistentes.

La cadena humana de Barakaldo

Campaña de lanzamiento

Para conseguirlo han puesto en marcha una ambiciosa campaña de promoción que ya ha comenzado a recorrer las principales localidades de País Vasco y Navarra. Esa fue la misma estrategia que utilizaron para difundir la manifestación de Bilbao. Pero hay más similitudes. Al igual que en Tantaz Tanta, la izquierda abertzale ha optado por crear una plataforma supuestamente independiente dedicada en exclusiva a la promoción y organización de la cadena humana. En teoría, se trata de una iniciativa creada espontáneamente por la sociedad vasca.

Sin embargo, fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por este diario aseguran que la plataforma está totalmente controlada por el brazo político de ETA. Los expertos preguntados no hayan ninguna diferencia entre este movimiento y otros promovidos en el pasado por la izquierda independentista radical con vocación de convertirse en mayoritarios.  

Lo cierto es que las conexiones de Gure Esku Dago con la galaxia asociativa de la izquierda abertzale son más que evidentes. El pasado sábado, en un acto organizado en el polideportivo de la Casilla de Bilbao para lanzar oficialmente la cadena, pasaron por el escenario personas tan vinculadas con el entorno proetarra como Arantza Urkaregi, concejala de Euskal Herritarrok en la capital de la capital vizcaína en la legislatura 1999-2003 y detenida en 2009 por la Policía en una operación contra la cúpula de Batasuna, o el miembro de ETA Juan Francisco Gómez López alias Patxi, condenado en 1989 por intentar atentar contra una patrulla de la Policía Nacional. También estuvieron presentes Endika Guarrotxena, antiguo miembro de la dirección de Herri Batasuna, y los payasos Pirritx y Porrotx, conocidos por su abierta identificación con las causas habituales de la izquierda abertzale. El portavoz de Sortu Txelui Moreno ha participado en otros actos de la campaña. 

La iniciativa popular Gure Esku Dago

Nueva etapa en el independentismo vasco

La iniciativa abre una nueva etapa en el independentismo vasco marcada por el fin de la violencia de ETA. La tristemente célebre estrategia de “socialización del sufrimiento” que acuñó la banda en los 90 para justificar la eliminación de sus adversarios políticos se convierte ahora, en palabras de Gure Esku Dago, en la “socialización del derecho a decidir como un derecho que une a los vascos”. Los fines son los mismos, pero los movimientos independentistas se han lanzado decididamente a perseguirlos por la vía política. 

La plataforma reconoce que la cadena humana del próximo 8 de junio, dos semanas después de las elecciones al Parlamento Europeo, sólo es un paso intermedio en el recorrido hacia la autodeterminación. Serán los ciudadanos vascos los que decidan luego, según los portavoces de Gure Esku Dago, qué camino debe recorrerse para poder alcanzar esa meta.

Cadena humana por la independencia de Cataluña. (EFE)
Cadena humana por la independencia de Cataluña. (EFE)

La cita también está planteada con el propósito de que sirva para recaudar fondos. La plataforma pide cinco euros a cada una de las personas que quiera participar en la cadena. Los metros se venden en su página web. Los interesados pueden elegir en qué punto del recorrido prefieren situarse, aunque los organizadores también pueden recomendar lugares en los que se necesitan voluntarios. Si alcanza la iniciativa alcanzan su objetivo de 100.000 asistentes, ingresará 500.000 euros que permitirán costear nuevas actuaciones.

El ejemplo catalán

El referente inmediato de la cadena humana vasca es el llamamiento que hizo el pasado 11 de septiembre la Asamblea Nacional Catalana (ANC) a los ciudadanos de Cataluña para que formaran una vía que atravesar de Norte a Sur el territorio de la comunidad en defensa del derecho a decidir. Según el Departamento de Interior de la Generalitat, 1,6 millones de personas se colocaron en algún punto de los 400 kilómetros de distancia del recorrido, aunque otras fuentes rebajan la asistencia a 350.000 personas. La ANC también aprovechó para financiarse con la venta de camisetas y todo tipo de merchandising.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios