Interior sortea el veto a las pelotas de goma y se emplearán para frenar los asaltos a la valla
  1. España
ENVÍA POLICÍAS, QUE NO TIenen prohibido su uso

Interior sortea el veto a las pelotas de goma y se emplearán para frenar los asaltos a la valla

El Ministerio del Interior ha dejado en la práctica sin efecto la orden que dio la Dirección General de la Guardia Civil para prohibir el uso de las pelotas de goma en Ceuta y Melilla

Foto: Algunos de los más de 500 inmigrantes que entraron este martes en Melilla tras saltar la valla (EFE)
Algunos de los más de 500 inmigrantes que entraron este martes en Melilla tras saltar la valla (EFE)

El Ministerio del Interior se ha metido en un callejón sin salida huyendo de la tragedia del espigón del Tarajal (Ceuta) del 6 de febrero, en la que murieron 15 inmigrantes que trataban de llegar a nado a territorio español, y de la presión política y popular que siguió a ese episodio. Para aplacar las críticas que culpaban a la Guardia Civil del ahogamiento de los inmigrantes por lanzarles pelotas de goma y botes de humo cuando ya estaban en el agua, la Dirección General del Instituto Armado anunció que sus agentes dejarían de usar medios antidisturbios en Ceuta y Melilla. Pero Interior trata ahora de revocar esa medida improvisada ante la situación “de emergencia” que según el propio Jorge Fernández Díaz viven ambas ciudades autónomas. Este martes, unos 500 inmigrantes consiguieron acceder a Melilla en el asalto a la valla fronteriza más numeroso que se haya producido nunca.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, fue el primero en matizar la prohibición de las pelotas de goma al asegurar que las restricciones impuestas a los agentes de la Guardia Civil sólo afectaban al medio marítimo. “El uso de medios antidisturbios no se ha prohibido ni en Ceuta ni en Melilla”, aseguró este martes el máximo representante del Ejecutivo central en la ciudad autónoma, en contra de lo que había sostenido en las últimas semanas desde organismos oficiales. “Siguen en vigor siempre y cuando no sea en el agua”, remachó.

“Oportunidad, proporcionalidad y congruencia”

Fuentes de Interior consultadas por este diario han confirmado que, efectivamente, las órdenes verbales de la Dirección General de la Guardia Civil sólo se refieren al empleo de pelotas de goma y botes de humo en el mar, y que los únicos criterios que condicionan su uso en tierra son los principios de “oportunidad, proporcionalidad y congruencia”, los mismos que deben guiar cualquier actuación policial. Recuerdan, además, que la utilización de esos artilugios depende siempre de criterios operativos y “no de decisiones políticas”.

No era ese el espíritu original de la orden de la Dirección General de la Guardia Civil. En concreto, según informó entonces ese organismo, se imponía a los agentes en las ciudades autónomas que “utilicen con carácter general escudos, defensas de goma y disparos de fogueo” y sólo en “circunstancias extremas pelotas de goma y botes de humo”. La instrucción fue transmitida únicamente las comandancias de Ceuta y Melilla.

Más policías que guardias civiles

Pero la presión migratoria ha llevado a Interior a revocar esa orden. El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, denunció ayer la “actitud violenta” que ejercieron los inmigrantes que entraron en la ciudad este martes, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Ambrosio Martín Villaseñor, admitió que sus efectivos recurrieron al material antidisturbios aunque sin hacer uso de “nada especial”. En un primer momento se negó su empleo.

placeholder Varios miembros de la Guardia Civil junto a un grupo de inmigrantes. (EFE)

Interior también trata de sortear esa instrucción autoimpuesta incrementando la presencia en la zona de agentes de la Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, que no han recibido ninguna orden para limitar el uso del material que emplean para disolver manifestaciones o aglomeraciones incontroladas de personas. A pesar de que el trabajo de la Policía Nacional en la frontera con Marruecos se limita al control del tráfico de personas y vehículos por los puntos habilitados, el departamento de Fernández Díaz decidió este martes enviar a Melilla con carácter de urgencia dos grupos de la UIP integrados en total por 100 agentes antidisturbios. Se sumarán a los 50 que ya estaban sobre el terreno. Interior también ha enviado refuerzos a la Guardia Civil pero, en este caso, sólo se trasladará desde la Península a 20 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (equivalentes a los antidisturbios), que dejarán la cifra total de efectivos de esta unidad en Melilla en 80.

Zapatero sacó al Ejército

El asalto a la valla de este martes es el mayor que se haya producido nunca. El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla alberga en estos momentos a más de 1.900 personas, el cuádruple de su capacidad idónea fijada en 480 plazas. La Cruz Roja ha cedido tiendas y 200 lotes de mantas y ropa. Por su parte, el Ejército ha montado 10 tiendas de campaña en el exterior del CETI y ha cedido literas para 400 personas, que se suman a las 350 que ya había aportado.

En octubre de 2005, cuando se produjo la entrada masiva en Melilla de 350 inmigrantes que hasta ahora ostentaba el récord, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero también recurrió al Ejército pero no para el montaje de tiendas. En aquel momento, el jefe del Gobierno decidió movilizar a 480 soldados para reforzar las labores de vigilancia de la frontera de la Guardia Civil.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, visita el CETI de Melilla. (EFE)

Interior reclama implicación a la UE

Fernández Díaz reclamó de nuevo ayer a la Unión Europea que se comprometa “de manera decidida” en la búsqueda de soluciones para tratar de mitigar la avalancha de inmigrantes irregulares que pretenden acceder al continente por los enclaves españoles en el Norte de África. “Hay miles y miles de personas inmigrantes ilegales en Marruecos que pretenden entrar en España a través de los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla”, recordó el ministro del Interior. “España ni puede ni debe dar una respuesta en solitario. Bajo el principio de solidaridad y responsabilidad compartida, la Unión Europea tiene que comprometerse de manera decidida en la resolución de un fenómeno de estas características”, exigió.

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, se reunió el lunes en Rabat con su homólogo alauita, Charki Draiss, para preparar la cumbre hispanomarroquí que se celebrará el próximo 26 de marzo en Tánger para abordar el relanzamiento del acuerdo bilateral que permite la devolución inmediata a Marruecos de todos los inmigrantes que entren en territorio nacional de forma irregular por los puntos no autorizados.

Esta tarde, el propio secretario de Estado de Seguridad comparecerá en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados para ofrecer nuevos datos sobre los sucesos del espigón del Tarajal.

Melilla Policía Nacional Jorge Fernández Díaz Ministerio del Interior Guardia Civil Unión Europea Ejército Ceuta
El redactor recomienda