CENTRA EN LA ECONOMÍA SU DISCURSO

Rajoy rebaja las cotizaciones sociales y garantiza que "los españoles puedan decidir"

El presidente del Gobierno ha arrancado la batería de novedades anunciando que la contratación indefinida tendrá una tarifa plana de cotización de 100 euros

Foto: Mariano Rajoy tras finalizar su intervención (Reuters)
Mariano Rajoy tras finalizar su intervención (Reuters)

Mariano  Rajoy ha puesto de largo en el debate sobre el estado de la nación su reforma fiscal con un anuncio que será realidad esta misma semana en el Consejo de Ministros: la rebaja de las cotizaciones sociales (tarifa plana de 100 euros) para fomentar la creación de nuevos empleos. Con ese anticipo, la revisión al alza de las previsiones macroeconómica y el solemne compromiso de mantener la unidad de España (“tengan por seguro que cumpliré con mi obligación”), el presidente del Gobierno ha despachado un largo discurso de arranque de la sesión en el que ha evitado hablar de la reforma del aborto pero no de la corrupción.

Esta vez el jefe del Ejecutivo se ha quedado tan corto al explicar detalles de su reforma fiscal como predecían en el PP, pero ha sorprendido a  la Cámara con esa rebaja de impuestos efectiva para la creación de “empleo neto”, que entrará en vigor en cuanto esté en el BOE del lunes y que supone una reducción de hasta el 75 por ciento en las cotizaciones sociales. Tarifa fija de sólo 100 euros durante 24 meses.

Intervención del presidente del Gobierno en el debate sobre el estado de la Nación

“Hasta ahora no ha sido posible, pero ya sí”. Con ese anuncio Rajoy ha rematado su extensa exposición sobre la situación, orígenes y medidas tomadas por su gabinete contra la crisis económica, desde el abismo al que se asomó España cuando desde Bruselas, Berlín y los mercados exigían que pidiera el rescate completo hasta los últimos datos positivos: prima de riesgo, recorte del déficit público, inflación, exportaciones o mejora de la competitividad.

El presidente del Gobierno se ha alargado en todo tipo de detalles y mensajes de optimismo ante el nuevo panorama que ofrece la economía española, pero reconociendo que los 5,6 millones de parados exigen mucho más y que el mérito de la mejoras lo tienen, sobre todo, los ciudadanos obligados estos dos años a cargar con los recortes y las subidas de impuestos.

“Por primera vez podemos decir que hay menos parados” y “Después de 68 mensualidades negativas, entramos en cifras positivas de creación de empleo”, ha proclamado Rajoy para ofrecer no ya esperanza en la recuperación económica como el año pasado, sino incluso “ambición” una vez que España “ha cruzado el Cabo de Hornos” de la crisis.

El jefe del Ejecutivo ha elevado las previsiones oficiales de crecimiento del PIB hasta un punto para este año y 1,5 para 2015. Sobre la reforma fiscal ha adelantado que los ciudadanos que ganen menos 12.000 euros anuales estarán exentos de pagar IRPF y que se reducirá la presión impositiva para las familias con hijos.

Economía aparte, Rajoy se ha volcado en su mensaje de respuesta al desafío separatista de Artur Mas. Ha sido el episodio de su discurso más celebrado desde los escaños del PP. Sin novedad de fondo (cumplirá y hará cumplir la Constitución y las leyes), los matices han estado en el énfasis puesto en que no le temblará la mano en la defensa de la unidad de España y los derechos de todos los ciudadanos catalanes y en el enfoque positivo para mantener esos lazos de siglos que vinculan a todos los españoles.

Rajoy habla de la crisis

“Los españoles no hemos conocido otra condición que la unidad y, ni queremos ni nos conviene quebrarla”. Esa ha sido una de sus frases más aplaudidas, junto con la advertencia de que “nadie unilateralmente puede privar al conjunto del pueblo español de su derecho a decidir su futuro”. Es el mantra de los independentistas catalanes, pero dado la vuelta: ni el Gobierno, ni Mas y ni siquiera el Congreso pueden decidir sobre el pueblo español. “Como todos ustedes saben, ese referéndum no se puede celebrar. No es legal”, ha remachado Rajoy.

El presidente del Gobierno también ha apelado al interés de todos los ciudadanos españoles en seguir unidos, “porque nos conviene y juntos estamos mejor” y porque “no es la prosperidad lo que nos une, sino al revés: es la unidad lo que nos hace prósperos”. Los diputados del PP se han alargado en sus aplausos cuando Rajoy ha rematado su mensaje frente al desafío independentista: “Queremos un país unido para honrar nuestra historia y para garantizar nuestro futuro”.

Sobre la corrupción política, que ha presentado como un problema común a todos los partidos, instituciones e ideologías, el jefe del Ejecutivo se ha limitado a defender las reformas legales aprobadas por su gabinete para combatir mejor y prevenir nuevos escándalos. Además, ha ofrecido un pacto a los partidos de la oposición sobre esas medidas de transparencia y mayor control sobre las cuentas de las formaciones políticas o los altos cargos.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios