Rajoy abre el baile de la bajada de impuestos y se guarda la baza de la crisis de Gobierno
  1. España
nuevo examen interno para rubalcaba

Rajoy abre el baile de la bajada de impuestos y se guarda la baza de la crisis de Gobierno

Rajoy afronta su segundo debate sobre el estado de la nación desde el Gobierno obligado a reconciliarse con su electorado con la rebaja de impuestos

Foto: Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate del estado de la nación en febrero de 2013. (EFE)
Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate del estado de la nación en febrero de 2013. (EFE)

Mariano Rajoy afronta su segundo debate sobre el estado de la nación como presidente del Gobierno obligado a empezar la reconciliación con su electorado. Recuperación económica, bajada de impuestos y firmeza en la defensa de la unidad de España frente al desafío separatista de Mas son los argumentos que maneja para arrancar una segunda parte de la legislatura que tiene en los comicios europeos del 25 de mayo su primera prueba electoral. El presidente del Gobierno empieza a vender su reforma fiscal y se guarda para marzo la baza de hacer cambios en su gabinete.

El tradicional debate que el Congreso celebra los años en que no hay sesión de investidura es un puro ejercicio de intercambio de discursos, réplicas y contrarréplicas entre el jefe del Ejecutivo y los portavoces de la oposición. La principal consecuencia práctica es que sirve para medir la fortaleza del Gobierno y la capacidad del jefe de la oposición de presentar una alternativa. Al final se aprueban grandes mociones que pasan a reposar en los diarios de sesiones y el CIS dictamina si ha ganado el presidente del Gobierno (lo normal) o el principal aspirante a sucederlo.

La novedad del debate de este año es que llega a tres meses de unos comicios que servirán para verificar realmente cómo aguantan la opinión pública y los respectivos electorados la marcha del proyecto político del Gobierno por un lado (PP), el trabajo de oposición del PSOE por otro y hasta el propio reparto tradicional del voto ciudadano: el bipartidismo imperfecto vigente desde 1982.

Los diputados no esperan en el Congreso grandes anuncios, cambios de rumbo o nuevos discursos de sus jefes de filas. Más bien se preparan para oír un balance de gestión y un borrador de discurso preelectoral. Rajoy repetirá y ampliará su discurso sobre la recuperación económica, empezando por el recordatorio de que logró salvar a España del rescate total en 2012 y concluyendo que ha llegado la hora de la creación de empleo y de la bajada de impuestos (para 2015).

En fuentes gubernamentales apuntan que el jefe del Ejecutivo aprovechará para destacar la importancia de la política europea, que no es una cuestión de asuntos exteriores. Ya repite Rajoy que el gran cambio de los últimos años es que en Bruselas se decide casi todo lo que afecta a la vida diaria de los españoles. También dan por hecho que el presidente del Gobierno aportará algún detalle sobre la reforma fiscal que prepara Hacienda. Hasta ahora se queda en anunciar rebaja genérica de impuestos para familias, clases medias y emprendedores.

Además de presumir de haber evitado “el desastre de la intervención”, Rajoy podrá aducir que por primera vez desde que empezó la crisis las estadísticas oficiales registran este año un mínimo descenso en el número de parados (apenas 70.000). Sobre los proyectos de reformas para los próximos dos años, en los citados medios añaden que el jefe del Ejecutivo insistirá en la importancia de sacar adelante los cambios y medidas de ahorro incluidos en el informe de la comisión correspondiente para “racionalizar” la Administración, en lograr la unidad efectiva de mercado y en una reforma severa de las llamadas “políticas de empleo”.

El líder del PSOE, Pérez Rubalcaba (i), y la portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez.Discurso aparte, de lo que están pendientes los diputados del PP es de los ánimos de su jefe, de si resulta convincente en la bajada de impuestos, en el mensaje de firmeza ante el desafío separatista de Mas o ante las últimas operaciones de imagen de ETA a las que se presta el PNV. Son factores fundamentales para reconciliarse con sus bases electorales que, después de dos años de recortes y subidas de impuestos, son las que les pueden salvar de la primera derrota en las urnas.

En el Partido Popular siguen pendientes de la decisión de Rajoy sobre el cabeza de lista para esos comicios. Dan por hecho que será el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y lo que provoca ahora mayor inquietud son los tiempos que se fija el presidente del Gobierno para anunciarlo. Lo deja para el congreso del Partido Popular Europeo convocado en Dublín para el 6 y 7 de marzo y “es posible” que para la vuelta de esa cita, según dijo María Dolores de Cospedal, otro dato para animar la teoría de que prepara una remodelación en el gabinete que igual no es tan mínima como se decía en enero.

Monumento a Rubalcaba en Génova

En el Grupo Popular dan por descontado el discurso “catastrofista” de Rubalcaba, que se resume en su frase favorita de las últimas semanas para negar la recuperación económica: “Lo peor está por venir”. Será un duelo preelectoral entre el jefe del Ejecutivo y el dirigente socialista, que se juega en esos comicios buena parte de sus bazas para seguir al frente del PSOE.

En el PP cuentan la maldad de que un destacado dirigente del partido ha propuesto levantar dos monumentos en Génova: uno en memoria de Manuel Fraga como fundador y otro en agradecimiento a Rubalcaba por su insistencia en seguir al frente de los socialistas porque les garantiza que ningún votante propio (del PP) o ajeno (de izquierda) se sienta atraído hacia las siglas del PSOE mientras el exministro de Zapaterosiga al frente.

Recuperación económica Impuestos La Más Leída Mariano Rajoy
El redactor recomienda