Es noticia
Menú
El entorno de Barcina cree que Miguel Sanz es ‘la mano que mece’ el órdago del PSN
  1. España
“MÁS AYUDA EL QUE NO ESTORBA”, ASEGURAN

El entorno de Barcina cree que Miguel Sanz es ‘la mano que mece’ el órdago del PSN

En el entorno de Yolanda Barcina no las tienen todas consigo en relación a Miguel Sanz, quien fuera su padre político en UPN y antecesor en el cargo

Foto: El expresidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz (Efe).
El expresidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz (Efe).

En el entorno de Yolanda Barcina no las tienen todas consigo en relación a Miguel Sanz, quien fuera su padre político en UPN y antecesor en el cargo. El expresidente del Gobierno de Navarra, artífice en 2008 de la ruptura del pacto entre UPN y el Partido Popular y visiblemente alejado en la actualidad de la política de su sucesora, es observado con recelo por parte de algunos de los hombres más cercanos a la inquilina del Palacio de Navarra. Empresarios y personas de confianza que en su día estuvieron muy vinculados a Sanz, admiten, a día de hoy, que puede estar guiando los pasos del líder de los socialistas navarros, Roberto Jiménez. “Más ayuda el que no estorba”, resumen, gráficamente, altos cargos del partido regionalista.

“Sanz es el culpable de todo lo que está pasando”, admite una de estas personas que en el pasado ejerció de correo frecuente entre Madrid y Pamplona y que ayudó en su momento a limar las relaciones entre los socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Sanz. Según esta tesis, la salida no pacífica del expresidente del Gobierno de Navarra y otros episodios posteriores, como el colapso de la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) y el escándaqo de las dietas, habrían llevado al expresidente a jugar un papel extraño en toda esta crisis institucional.

Un papel que, en todo caso, y según estos hombres de confianza de Barcina, estaría más cerca del propio Roberto Jiménez que de la presidenta del Gobierno foral. “Que Miguel está ahí, no tengo duda. Si se pasa todo el día comiendo con Roberto Jiménez… Estoy indignadísimo con él”, explican a El Confidencial estas fuentes. “No digo que esté detrás de lo que ocurre, pero sí que está en ese conjunto de cosas que están pasando”, añaden estas fuentes, que implican también en la trama a otros personajes relevantes de la sociedad navarra.

Yolanda Barcina. (Efe)“La salida de Miguel ha sido tumultuosa. El tema de la Caja ha sido absolutamente nefasto y todo esto en una comunidad muy pequeña. El problema es que al entrar Yolanda, mucha gente ha perdido el acceso a esas pequeñas chorradas de negocios que se hacían en el pasado, cuando había ingresos. No digo que hubiera corrupción, pero ahora ya no hay chalaneo y ya no pueden mangonear”, añaden.

Las relaciones políticas y personales entre Sanz y Barcina hace tiempo que están rotas. Sobre todo, desde que la presidenta de UPN recompuso con Mariano Rajoy, en 2011, el acuerdo de coalición que él mismo había dinamitado para favorecer su propia gobernabilidad. Una ruptura que, en la práctica, le había permitido marcar distancias con el PP y aproximarse al PSN convencido de que el futuro de Navarra depende, sí o sí, de que ambos partidos sepan coaligarse para gobernar frente a la amenaza nacionalista y de los herederos de la antigua Batasuna. “Ya se sabe cuál es la teoría de los expresidentes y los jarrones chinos”, explica un alto cargo del partido. “Más allá de eso, entiendo que él debe tener la misma preocupación que ella por el posible asalto de Bildu a las instituciones navarras. Otra cosa es cómo articule su ayuda a UPN y a Barcina y si es acertado cómo lo está haciendo”, añaden.

Alberto Catalán. (Efe)Barcina rehizo el pacto con el PP en 2011 y, el año pasado, revalidó su cargo de presidenta de UPN en un reñidísimo Congreso interno en el que Sanz no solo no estuvo con ella sino que, además, hizo campaña a favor de su adversario, el hoy presidente del parlamento navarro, Alberto Catalán.

En una entrevista que, por aquel entonces, Barcina mantuvo con este diario, la presidenta reconoció las abiertas diferencias que mantenía con su antes mentor. “Alberto Catalán comentó que le parecía importante que Sanz viniese a mediar entre nosotros y a mí me pareció bien. Lo que no cabe duda es que en el último Consejo Político que tuvimos, que fue bastante tenso -ojalá no hubiéramos tenido un Consejo de estas características- se vio que él, en ese momento, ya era de parte. De parte de Alberto Catalán”, explicaba entonces la presidente foral.

Según estas fuentes, que en los últimos días han intensificado sus consejos a la presidenta del Gobierno foral, lo mejor que podría hacer Barcina en los próximos días es convocar ella misma elecciones anticipadas aunque sin hacerlas coincidir con el domingo de las europeas, el 26 de mayo. Añaden también estos consejeros que la crisis de la Hacienda foral, lejos de pasar factura a la presidenta, está movilizando el “voto del miedo” de todos los que no quieren ver a Bildu acercarse a las instituciones navarras. A la espera de ver si el anunciado órdago del PSN contra ella se materializa, la atención en Navarra se centra estos días en los primeros pasos de la comisión de investigación que acaba de comenzar a rodar en el parlamento navarro.

En el entorno de Yolanda Barcina no las tienen todas consigo en relación a Miguel Sanz, quien fuera su padre político en UPN y antecesor en el cargo. El expresidente del Gobierno de Navarra, artífice en 2008 de la ruptura del pacto entre UPN y el Partido Popular y visiblemente alejado en la actualidad de la política de su sucesora, es observado con recelo por parte de algunos de los hombres más cercanos a la inquilina del Palacio de Navarra. Empresarios y personas de confianza que en su día estuvieron muy vinculados a Sanz, admiten, a día de hoy, que puede estar guiando los pasos del líder de los socialistas navarros, Roberto Jiménez. “Más ayuda el que no estorba”, resumen, gráficamente, altos cargos del partido regionalista.

Navarra Enrique Goñi Yolanda Barcina Mariano Rajoy
El redactor recomienda