Arturo Fernández quiere comprar Ifema con los 65 millones que la Cámara tiene 'en caja'
  1. España
ANTE SU POSIBLE SALIDA DE CEIM

Arturo Fernández quiere comprar Ifema con los 65 millones que la Cámara tiene 'en caja'

El empresario madrileño se resiste a perder la cuota de poder que ha tenido en Madrid durante años. Ser amigo de Esperanza Aguirre le benefició

placeholder Foto: El presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández. (EFE)
El presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández. (EFE)

No hay nada decidido todavía, pero por si acaso Arturo Fernández pierde las elecciones a la CEIM (Confederación de Empresarios Madrileños), que se celebrarán en marzo, el todavía presidente de los empresarios madrileños ya tiene un plan para no perder cuota de poder en Madrid: convertirse en el socio mayoritario de Ifema. Para desembarcar en el recinto madrileño, Fernández pondrá parte deldinero que la Cámara de Comercio que también preside tiene ‘en caja’: 65 millones de euros, según la versión oficial. Casi cien millones, según la extraoficial.

Los ingresos de la Cámara de Comercio proceden de sus propios servicios y de la aportación que ponen religiosamente los comerciantes de la Comunidad de Madrid, que en privado critican duramente las intenciones de Arturo por conquistar Ifema. “Nos parece un auténtico disparate que se gaste el dinero en esto. La única persona interesada en esta compra es el presidente”, se quejan.

Los comerciantes critican que la dirección de la Cámara de Comercio no invierta ese dinero en planes para fomentar el empleo, tan castigado en la Comunidad de Madrid, ni en promover el desarrollo comercial y empresarial para reactivar la economía. “Nos están tomando el pelo”, aseguran. Desde la Cámara intentan quitar hierro al asunto asegurando que la posible compra todavía es un tema “muy embrionario” y todavía no hay nada decidido. De momento, el Ayuntamiento de Madrid, que posee el 31% de Ifema, y la Comunidad, que tiene otro porcentaje idéntico, estudiarán la oferta presentada por Fernández.

El deseo del actual presidente de la Cámara de Comercio de Madrid de invertir en Ifema se hizo patente pocos días después de que Hilario Alfaro, el único candidato por ahora para sustituirlo en la presidencia de CEIM, anunciara que renunciará a presidir la institución cameral si los empresarios madrileños le eligen como presidente.

Arturo Fernández es más consciente que nunca de que tiene serias posibilidades de perder la presidencia. Su popularidad ha caído en picado entre el sector empresarial madrileño, sobre todo desde que Esperanza Aguirre, antigua compañera de estudios en el Colegio Británico, se apartó de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Desde siempre ha mantenido una relación privilegiada con los populares madrileños, que lo ponían como el ejemplo del “empresario modelo”.

Arturo Fernández, Juan Rosell e Ignacio González. (EFE)La relación con el Ejecutivo de Ignacio González no es, ni de lejos, la relación estrechísima que mantenía con Esperanza Aguirre. Fernández ha intentado ganarse al delfín de la expresidenta hasta tal punto que no dudó en crear un puesto de la nada para convertir en su mano derecha a la esposa del presidente, Lourdes Cavero, ahora imputada por la forma en la que el matrimonio González-Cavero adquirió un ático en Málaga.

Los problemas de liquidez cercan a Fernández

Los dos candidatos a presidir la CEIM ya han puesto toda la maquinaria a punto para hacerse con el poder. Fuentes presentes en esta batalla creen que, por primera vez en la historia, elEjecutivo regional apoya más la candidatura de Alfaro que la de Fernández. Así justifican las ansias del vicepresidente de la CEOE por comprar un 20% del ferial, que se sumaría al 31% que ya tiene. Quienes conocen a Arturo reconocen que "igual que sabe ganar, sabe perder". Algunos empresarios que han seguido muy de cerca a Fernández coinciden en un punto: "Sabe que ganar sería casi un milagro".

La obsesión del todavía presidente de la CEIM por no abandonar la presidencia de los empresarios madrileños no se entiende en los círculos del poder político, que sacan a relucir los males económicos que atraviesa el empresario madrileño.En diciembre, la Agencia Tributaria remitió a la Asamblea de Madrid una diligencia de embargo por importe de 1,4 millones de euros, en la que se insistía que se le pague directamente cualquier deuda pendiente con el grupo Arturo Cantoblanco, concesionario de la cafetería del Parlamento madrileño. Dicho de otro modo, Hacienda le pedía a la Comunidad de Madrid que ingrese los pagos que adeude al empresario por las deudas que este tiene con la Agencia Tributaria.

Sus problemas no acaban ahí. El grupo empresarial de Arturo Fernández se enfrenta a más embargos. La Tesorería General de la Seguridad Social presentó el 14 de diciembre en la Asamblea de Madrid un embargo de facturación por más de 400.000 euros por deudas contraídas por el empresario, por impagos de cuotas a la Seguridad Social. A su vez Ifema, que rescindió su contrato con el empresario el 31 de diciembre, le reclama una deuda de 1,27 millones de euros. Ese mes, Fernández puso a la venta su grupo Cantoblanco por 50 millones de euros. “¿Tiene legitimidad un empresario con estas deudas para gestionar correctamente la liquidez con la que hoy cuenta la Cámara de Comercio?”, se queja más de un empresario en privado.

Ignacio González CEIM Ifema Esperanza Aguirre Arturo Fernández
El redactor recomienda