JAVIER RODRÍGUEZ, NUEVO CONSEJERO

Ignacio González 'sacrifica' al consejero de Sanidad tras paralizar el proceso privatizador

La TSJM decide que la gestión hospitalaria no pase, de momento, a manos privadas. La última baza con la que cuenta el PP es que mandar el caso al Supremo.

Foto: El ex consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. (efe)
El ex consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. (efe)

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha presentado su dimisión a Ignacio González. La Comunidad de Madrid ha decidido paralizar la externalización sanitaria horas después de que los jueces de la Sala Tercera del Tribunal Superior de Justicia de Madrid hayan decidido mantener paralizada cautelarmente la privatización de seis hospitales públicos que puso en marcha el Ejecutivo regional madrileño. Javier Rodríguez, hasta hoy el portavoz de Sanidad del PP en la Asamblea de Madrid, asume las riendas de la consejería.

El ya ex consejero de Sanidad ha asegurado en rueda de prensa que se va "por la responsabilidad" que suponía ser la persona que había puesto en marcha el proceso privatizador de la gestión hospitalaria que había provocado más de un año de movilizaciones de la denominada marea blanca, formada por trabajadores y médicos de la sanidad pública que se oponían desde el primer momento a esta medida la Comunidad justificó como la única vía para ahorrar en la prestación del servicio sanitario.

El presidente ha dado la cara apenas unas horas después de conocer el fallo judicial y, en una rueda de prensa sin límite de tiempo ni preguntas, ha  criticado duramente la actuación de la Justicia, "que lleva casi ocho meses sin tener definidida esa medida cautelar, generando una incertidumbre y falta de seguridad que no podemos seguir manteniendo".

Hace dos semanas, el pleno del TSJM decidió devolver los siete recursos que mantenían paralizado el proceso a sus salas de origen, que acaba de desestimar los recursos de reposición presentados por la Comunidad y las empresas adjudicatarias. La última baza con la que contaban en la Puerta del Sol era acudir al Tribunal Supremo. La decisión definitiva podía alargarse más de un año.

La Sección Tercera consideraba que, dadas las circunstancias que concurren y que pormenorizadamente se exponen en las tres resoluciones, de no aceptarse la petición de medida cautelar de suspensión se podrían producir "perjuicios de difícil o imposible reparación".

La demora también impedía que las empresas a las que González adjudicó los hospitales Infanta Sofía, Infanta Leonor, Infanta Cristina, Del Henares, Del Sureste y del Tajo tomaran el mando de los centros sanitarios. Asimismo, el proceso para privatizar la gestión de estos centros hospitalarios seguirá paralizado hasta que las secciones tomen una decisión, "que podría tardar un año", según fuentes jurídicas consultadas.

El último cartucho para que la Comunidad pudiera seguir adelante con este proceso era presentar un recurso de casación ante el Supremo contra la suspensión cautelar. Las fuentes jurídicas consultadas estimaban que el Alto Tribunal podría tardar entre seis meses y un año en resolver el caso. Pero el presidente de la Comunidad ha preferido desactivar la externalización. Mantener el pulso en los tribunales suponía que el asunto se resolviese en plena batalla electoral por revalidar la mayoría absoluta en Madrid en las elecciones de 2015.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios