la coalición dará libertad de voto

La ley del aborto de Gallardón también divide a CiU: Duran la apoya, CDC la ataca

La reforma del aborto impulsada Alberto Ruiz-Gallardón, también divide a CiU: los diputados de Unió quieren que se tramite, los de CDC lo rechazan

Foto: El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón y Josep Antoni Durán y Lleida. (EFE)
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón y Josep Antoni Durán y Lleida. (EFE)

La reforma de la ley del aborto impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no sólo divide a los dirigentes del PP, también lo hace con la coalición nacionalista catalana Convergència y Unió. Los democristianos de UDC en el Congreso (6 diputados) se declaran a favor de la defensa de la vida y quieren que la Cámara tramite el proyecto de ley. Los nacionalistas puros de CDC, el partido de Artur Mas, no admiten la reforma y consideran que es un texto “cruel con las mujeres”.

Los nacionalistas catalanes están doblemente divididos cada vez que se toca la legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Los diputados de Convergència tienen libertad de voto y mezclan las posiciones a favor, en contra y la abstención; los de Unió imponen disciplina de partido y programa electoral a favor del principio de respeto a la vida del no nacido.

En la reunión de la Diputación Permanente del Congreso, el PSOE pedía un pleno extraordinario de la Cámara para que el Gobierno desista de su intención de reformar la ley vigente. Al mismo tiempo, los socialistas solicitaban convocatorias de las comisiones Constitucional, de Justicia y de Sanidad para que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, Ruiz-Gallardón y Ana Mato expliquen sus intenciones “ante la regresiva reforma de los derechos de las mujeres” que anuncia el Gobierno.

Gallardón y Sáenz de Sanamaria en el Congreso. (EFE)
Gallardón y Sáenz de Sanamaria en el Congreso. (EFE)

Las peticiones de la oposición de izquierdas fueron rechazadas anoche por la mayoría del Partido Popular, acompañada por los diputados de Unió y con el resto de los nacionalistas sumados a las exigencias de socialistas e IU. Por el grupo parlamentario de CiU, su portavoz adjunto Josep Sánchez Llibre tomó la palabra para recordar que su partido es “defensor de la vida” y que no tiene ningún inconveniente en que el Gobierno tramite su reforma del aborto, texto sobre el que se pronunciará cuando esté terminado, pase por los órganos constitucionales de consulta y llegue al Congreso. Sólo era la opinión de Unió.

A continuación intervino el diputado de CDC Pere Macías en nombre del resto del grupo (10 convergentes frente a 6 democristianos) para hacer el discurso contrario, basado en descalificar la iniciativa anunciada por Ruiz-Gallardón, que consideró “hipócrita”, “un viaje al pasado” y “cruel con las mujeres”.

Pese a sumarse a las posiciones de los socialistas en la materia, Macías reconoció que no había votado en 2009 a favor de la vigente ley Aído, que admite el aborto hasta en el caso de menores de edad y sin conocimiento de los padres. Tampoco estaba claro que esa fuera la posición de todos los diputados de Convergència. En esa reforma impuesta por Zapatero, los nacionalistas se dividieron de la siguiente forma: los cuatro diputados de Unió votaron en contra, los seis de Convergència se repartieron en tres bloques y por parejas: dos a favor, dos en contra y dos abstenciones.

La sesión parlamentaria dejó sentado en la Cámara que, una vez que Ruiz-Gallardón efectué las “mejoras” que algunos dirigentes de su partido piden en la reforma del aborto (en el supuesto de malformaciones), tiene varios socios más que probables en el Congreso para sacar adelante la ley: el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran, los otros 5 diputados de Unió y alguno más de Convergència, además del parlamentario de UPN. Pueden ser 190 votos seguros aunque Celia Villalobos vuelva a saltarse la disciplina del PP en la materia. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios