Aluvión de pretendientes para ocupar las sillas de Ana Botella e Ignacio González
  1. España
EL PP, PREOCUPADO POR PERDER MADRID

Aluvión de pretendientes para ocupar las sillas de Ana Botella e Ignacio González

Las quinielas del PP para no perder Madrid son de lo más varopintas. Desde Soraya Sáenz de Santamaría hasta Lucía Figar, pasando por Pizarro y Cifuentes

Foto:

El principal misterio que deberá despejar Mariano Rajoy en 2014 es dar a conocer los nombres de los dos candidatos que intentarán revalidar una mayoría absoluta más en duda que nunca en la alcaldía y la Comunidad de Madrid, un granero de votos tradicional de la derecha. El Partido Popular arrastra una crisis de dimensiones considerables en su principal ayuntamiento, el de la capital de España, y en la Real Casa de Correos, sede de la comunidad, desde que sus dos cabezas de lista en 2011, Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, abandonaran el barco en mitad de legislatura. Ana Botella e Ignacio González no cuentan con el tirón de sus antecesores en el cargo, pero las quinielas sucesorias tampoco son especialmente alentadoras para la dirección nacional del PP, con una Esperanza Aguirre asomando en el horizonte y con ganas de concluir su carrera política como regidora del Consistorio.

Los dos dirigentes madrileños se escudan en el desgaste derivado de los recortes aplicados por el Gobierno de Mariano Rajoy para justificar sus planes de contención del gasto. En todo caso, dentro del PP aseguran que están “más preocupados por gestionar la crisis” que por unas elecciones que serán dentro de dos años y que pueden verse influidas por un posible repunte de la economía en 2014. Distintas fuentes consultadas por este diario en el PP madrileño coinciden en un punto: “La clave estará en las encuestas que realice el partido antes de las municipales; el candidato se escogerá en ese momento. Así se gestó la operación en la que se movió a Gallardón por Álvarez del Manzano y entró Aguirre en la Comunidad”.

El baile de nombres para suceder a González y Botella es incesante. Mucho se ha especulado con el desembarco de Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, impulsado por una “ausencia de referentes del PP de Madrid, porque ni Botella es Gallardón, ni González es Aguirre”. A nadie le pasó desapercibida su aparición estelar el día de la Constitución en la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, tras permanecer casi cuatro meses alejada del primer plano informativo por un accidente de moto grave. En todos los corrillos se hablaba del tándem que formaban González-Cifuentes de cara a las elecciones de 2015. Pero no hay nada definitivo.

González, Rajoy, Aguirre, Floriano y Cifuentes, en la cena de Navidad del PP (Efe).El presidente de la Comunidad, al contrario que Cifuentes, no niega que quiere optar al mismo cargo, esta vez en las urnas. Lo dice sin tapujos y se postula de forma abierta y directa. De hecho, ya se habla de que la parejaGonzález-Cifuentes podría convencer aMariano Rajoy, a quien el sustituto deEsperanza Aguirreno termina de convencer como cabeza de cartel a la presidencia de la Comunidad.Diciembre no ha sido un buen mes para González, que ha visto cómo se ha esfumado Eurovegas, el proyecto con el que quería apuntalar su reválida en la Comunidad, y la imputación de su mujer, Lourdes Cavero, en el caso de la sospechosa compra de un ático de lujo que el matrimonio tiene en Estepona.

Aguirre, la opción que menos gusta a Rajoy

La única urgencia para Aguirre y los suyos es prevenir que el frente judicial no derive en una imputación de Ignacio González, ya que se vería forzado a dejar la presidencia, lo que provocaría una fuga mayor de votos en Madrid. Entonces habría que ocupar la interinidad que dejaría el delfín de Esperanza hasta mayo de 2015. Y es ahí donde aparece el nombre de Lucía Figar, consejera de Educación, con escaño en la Asamblea, buena imagen y moderna, 39 años, valorada en Génova. También cuenta con la simpatíade Mariano Rajoy. Pero no sería suficiente para que el presidente la colocase en la cabeza de la lista electoral. "Si González consigue archivar el proceso del ático antes de las elecciones, puede venderlo como un triunfo y salir reforzado", replican los aguirristas.

Lucía Figar y Esperanza Aguirre.Esperanza Aguirre, de momento, se mantiene en un segundo plano a la espera de que se desarrollen los acontecimientos, si bien en el partido se da por seguro su intento de hacerse con la candidatura a la alcaldía de Madrid. Un movimiento político que, además de indeseado en Génova 13, donde están hartos de los continuos desmarques de la lideresa, convertiría a la pareja Aguirre-González en un duopolio de tremendo poder en manos del sector más alejado de los 'marianistas'. El núcleo duro del presidente del Gobierno duda de que Rajoy llame a Aguirre para que sea cabeza de cartel en la capital. Sin embargo, todavía quedan 'populares' -no tan influyentes- que creen que ganar Madrid es prioritario para mantener el Gobierno en las generales, que se celebrarán justo después de las municipales y autonómicas de 2015. Es la pregunta del millón: ¿Aceptará Rajoy el mal trago de colocar a Aguirre con tal de no perder Madrid, todo un símbolo del PP?

Los que mejor conocen a Rajoy no tienen tan claro que el presidente del Gobierno no deje repetir a Ana Botella como cabeza de lista en Madrid. “Ana cuenta con el apoyo del ala más conservadora del PP, y puede que Rajoy opte por presentarla y que ella sola caiga con todo el equipo antes de enfrentarse a Faes y Aznar", opinan otros. Ante el veredicto actual de las encuestas, otra esperanza del PP para ganar Madrid sería la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, aunque en el partido todos dan por descontado que el presidente quiera prescindir de ella en el Gobierno, donde se ha convertido en una pieza insustituible.

Manuel Pizarro y Mariano Rajoy (Efe)El terror de Rosa Díez

El Partido Popular ha incluido el nombre de Manuel Pizarro entre las opciones que baraja para las elecciones a la alcaldía. El nombre lo trasladó el propio jefe del Ejecutivo a su entorno más cercano durante las consultas que ha mantenido para sondear el clima electoral madrileño. Para el PP, Pizarro puede acceder a cualquier puesto de responsabilidad pública. Por su amistad con el líder popular y “por su afecto y reconocimiento”, subrayan en su entorno. Sin embargo, pocos creen que Pizarro aceptase la idea de encabezar la lista popular por Madrid si es que Rajoy se lo llega a pedir.

La hipótesis de una Rosa Díez candidata al ayuntamiento, que podría compaginar con su acta de diputada, colocaría al PP en una posición delicada, ya que creen que les haría un gran daño electoral. En la formación magenta dan por seguro que volverán a presentar a David Ortega, el único portavoz de la oposición que reconoce abiertamente que quiere volver a luchar por la alcaldía de Madrid. Pero la hipótesis que manejan en el PP no parece descabellada.Díez, mujer y líder del partido que más se beneficia de la pérdida de votos del PP, pondría en verdadero riesgo las mayorías en la capital y la autonomía. Si se cumpliera esta hipótesis, UPyD obligaría al Partido Popular a pactar para gobernar. La propuesta de los 'populares'sería que la formación magenta se hiciera con el mando en la comunidad a cambio de que el PP mantuviera el ayuntamiento. Pero quizá UPyD opte por levantar un frente anti-PP integrado por UPyD, PSM e Izquierda Unida.

Mariano Rajoy Esperanza Aguirre Ignacio González Cristina Cifuentes Lucía Figar
El redactor recomienda